Desequilibrios sectoriales en la creación de empleo

Suplemento Economía 23 de junio de 2019 Por
Leer mas ...
La última encuesta coyuntural a PyME industriales y de la industria de Software y Servicios Informáticos realizada por la Fundación Observatorio PyME arrojó conclusiones con interesantes elementos para el análisis, entre los que se destacan: 

Desequilibrios sectoriales de difícil compensación
Entre las PyME de Software y Servicios Informáticos (SSI), en el primer trimestre de 2019 con relación a mismo período del año anterior, se crearon cerca de 3.500 puestos de trabajo mientras que entre sus pares manufactureras se perdieron cerca de 40.000. No obstante, no son puestos de trabajo homogéneos entre sí, no responde a reconversión productiva. La industria manufacturera y la informática pueden complementarse, pero las características de cada actividad, las políticas y programas aplicados y las competencias necesarias para los respectivos puestos de trabajo difieren en esencia, no siendo posible en el corto y mediano plazo una compensación entre pérdidas de empleo en uno y contratación en otro.
* Aceleración de la inflación en ambos sectores
Aún con dinámicas en el nivel de actividad y de empleo diferenciadas, durante el primer trimestre del año y con relación a mismo período de 2018, las PyME de SSI y las manufactureras de todo el país mostraron aumentos en el ritmo de crecimiento de los precios de venta de sus respectivos servicios/productos. Si bien éste es menor en el sector de SSI, tal como la industria manufacturera, ambos mostraron una aceleración en relación al período anterior: el alza interanual del precio de PyME SSI CABA a sus clientes fue de 36% vs. 29% al cuarto trimestre de 2018 y en PyME industriales de todo el país 56% vs. 50%, respectivamente.
* Perspectivas para el resto del año
Si bien las realidades experimentadas por cada uno de estos macro-sectores discrepan, la evolución de la confianza muestra movimientos en el mismo sentido (aunque el nivel de confianza entre las de SSI es mayor). Esto responde en buena medida al impacto en las perspectivas sobre la situación actual y la evolución futura del contexto socioeconómico y político imperante (al momento de relevarlo). En particular, se observa tanto entre las PyME de SSI de CABA (70% del total PyME nacional) como de la Industria Manufacturera de todo el país, un nivel de confianza muy bajo, con un importante sesgo pesimista. Estos guarismos se asemejan a los del período de crisis de 2009 y un poco menos pero también a la recesión 2014.
Es posible que transcurridas las PASO se encuentren perspectivas un poco más definidas en relación a la evolución económica. No obstante, será fundamental un poco de calma cambiaria y de moderación en la aceleración inflacionaria para que las PyME puedan morigerar el achicamiento y/o estancamiento y hallar algo de previsibilidad en el muy corto plazo.
Mientras tanto continuará el desafío de los cambios estructurales que hacen al mejor desempeño y desarrollo de las empresas existentes y de nuevos emprendimientos (tan necesarios). Se requiere, así como la Ley de Economía del Conocimiento, la sanción de una nueva Ley PyME para el segmento de empresas menores. Esta necesidad ha sido admitida en reiteradas oportunidades por la actual gestión pública pero aún no ha tenido tratamiento parlamentario. Dicha nueva Ley PyME deberá ser más incisiva que la anterior, contemplando mayores incentivos a la inversión en bienes de capital (como puede ser un sistema de amortización acelerada) y menor presión tributaria sobre las empresas menores, con imposiciones progresivas. El resultado fiscal de un programa de esta índole sería superavitario en torno al
1% del PBI en un plazo de 3 años.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar