Sensaciones y sentimientos

Sociales 18 de junio de 2019 Por
Leer mas ...

580-x-100-FA-MM

EL FINAL DE "EL ZORRO"
Empezamos con un toque de realidad en la ficción: el verdadero final ocurrió en las oficinas de la productora Disney. Un conflicto de intereses empresarios terminó con la decisión de levantar la serie después de la tercera temporada, a pesar de un posible éxito en una prevista cuarta.
Los capítulos que se pueden ver actualmente por Canal 13, son los remasterizados en color y doblados al castellano en 1992, siendo parte de los realizados en primera y segunda temporada en los años 1957 a 1959.
¿Qué tiene de especial la tan diferente tercera temporada? Que contó solo con cuatro “especiales” de una hora de duración y que en el cuarto de ellos ocurrieron hechos que pocos –o ninguno- realmente podían prever: el Zorro se quita la máscara ante alguien que había preparado una situación para descubrirlo públicamente. Pero vamos a lo estrictamente argumental de ese último capítulo que, en blanco y negro, muestra el final filmado de la serie (“Viejo conocido”) y que nunca llegó a verse en la Argentina.
Ramón Castillo (el muy joven Ricardo Montalbán) es un viejo conocido de Diego de su época de estudiante en España, que llega a visitarlo con deseos de revancha porque Diego de la Vega lo había vencido allí en un duelo de espadachines mostrando una destreza pocas veces vista, y se sorprende al comprobar la fama de cobarde que tiene Diego en América, y además porque no ve en la casa los trofeos que había ganado Diego en España.
A esta altura del artículo, recuerden los atentos lectores que Diego de la Vega, en camino a este continente, había sido informado de los abusos de los administradores españoles, y decidido crear un personaje para hacer justicia con una identidad distinta. Por eso, los trofeos y documentos que mostraran su habilidad habían sido arrojados al mar: no debía quedar en el continente americano nada que lo pudiera relacionar con su pasado de virtuoso espadachín.
Llegaba su compañero Ramón Castillo con la intención de hacer un robo, pero –obviamente- el Zorro se lo frustra y así Castillo elabora un plan para desenmascarar a Diego y obtener el dinero que no había podido robar. Hace entonces la apuesta con el sargento García de que demostrará que Diego de la Vega es el Zorro.
¿Recuerdan cómo les fue a los que intentaron ponerle trampas al Zorro?
Con Ramón Castillo pasó igual. Diego la descubre y en un momento en la taberna en público, mediante un artificio logra que el tabernero no pueda verlo y sí Ramón Castillo mostrándose ante él sin máscara por un momento y desaparece luego. Finalmente quedan presos Castillo y su cómplice, Castillo a los gritos dice que Diego de la Vega es el Zorro, pero no consigue ni siquiera que le crean que Diego es un buen espadachín, recibiendo como respuesta una sonora carcajada general dando por hecho que Castillo, además de delincuente, está mintiendo y que solo a un fabulador como él se le puede ocurrir semejante cosa.
Los buscadores de perlas de la red pueden ver este desconocido capítulo. Sólo deben tipear “El zorro, último capítulo” en You Tube.
Ustedes, lectores atentos, pasarán un grato momento y sentirán esa nostalgia que hace bien.
Véanlo con las mejores expectativas.
La esencia de entretenimiento eficaz con buen mensaje con que fue creado El Zorro los va a dejar satisfechos como siempre, con o sin máscara.

Te puede interesar

Boletín de noticias