Fábrica de alfajores echó al 80% de su personal

Nacionales 18 de junio de 2019 Por
La empresa cordobesa Estancia del Rosario sufre por la caída de sus ventas. Despidió a 23 de sus 29 empleados.
FOTO ARCHIVO  TRADICIONAL. Estancia del Rosario atraviesa una profunda crisis.
FOTO ARCHIVO TRADICIONAL. Estancia del Rosario atraviesa una profunda crisis.
BUENOS AIRES, 18 (NA). - La fábrica más tradicional de alfajores, dulces y galletitas de la provincia de Córdoba, Estancia El Rosario, despidió a 23 de sus 29 empleados y frenó la producción por la caída de ventas en medio de la crisis económica.
Los seis trabajadores que quedaron en la firma, propiedad del empresario Alan Horwitz, temen que continúen los despidos y la empresa cierre definitivamente, después de operar desde 1924.
La fábrica está ubicada en las Sierras Chicas de Córdoba, a solo 4 kilómetros de La Cumbre y a 80 de la capital provincial.
Con el paso de los años, esta estancia se ha convertido en un atractivo turístico de la mano de sus alfajores.
En su época dorada, la fábrica llegó a alcanzar casi un 100% de su capacidad productiva y elaboraba 8,5 millones de alfajores al año.
Los trabajadores señalaron que la empresa debe "varios meses de sueldos y aguinaldos" y hay dudas sobre el pago de las indemnizaciones debido a la crítica situación financiera de la firma.
La empresa comenzó a registrar demoras en el pago de los salarios en 2016, dos años después de que Horwitz la comprara.
Desde ese entonces, comenzaron los problemas en la planta, mientras los trabajadores pusieron el marcha una serie de reclamos para pedir la regularización de los pagos.
En ese escenario, habían tomado la fábrica como modo de protesta, pero las irregularidades continuaron y en el último período ya no se fabricaba parte de sus tradicionales productos.
La crisis económica afecta directamente al sector manufacturero, que registró en abril una fuerte baja del 8,6% en comparación con igual mes del año pasado.
Según los últimos datos publicados por la Unión Industrial Argentina (UIA), el rubro acumuló en el primer cuatrimestre una contracción del 9%, al tiempo que calculó una pérdida de superior a 6.000 puestos de trabajo a lo largo de marzo.

LOMA NEGRA
La empresa cementera Loma Negra y la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA) volverán a reunirse el viernes en La Plata para intentar un acuerdo sobre la crítica situación de la planta que la firma opera en la localidad de Berker, en el partido bonaerense de Benito Juárez.
La compañía y los trabajadores se encuentran ahora y hasta el viernes en un período de conciliación voluntaria dictado por el ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, mientras continúan las negociaciones entre las partes.
El viernes pasado hubo una reunión pero no se alcanzó un acuerdo y tras ello AOMA emitió un comunicado en el que le solicitó a la compañía que "dentro de sus posibilidades efectúe una nueva oferta superadora" en las 48 horas posteriores.
El miércoles habrá una reunión entre la empresa y el gremio con la idea de avanzar en un entendimiento que sea rubricado el viernes en la cartera laboral.
El gremio AOMA asegura que Loma Negra quiere despedir a unos 194 trabajadores porque se le desplomaron las ventas en los últimos dos años y, al menos por ahora, no hay previsión de un repunte en el corto plazo, según dijeron a NA voceros de la comisión interna gremial de Berker.
Ante la situación, AOMA decidió mantener el estado de alerta en todas las fábricas de la empresa y desde el martes un quite de colaboración en las plantas de Barker, L’Amali, Sierras Bayas, Vicente Casares y Ramallo.
"La situación es delicada ya que Loma Negra está en una posición muy dura con respecto a su decisión de despedir gran parte del personal", indicaron a NA voceros de la comisión interna gremial de la planta de Berker.
Desde la compañía, en tanto, responsabilizaron a la filial de la Asociación Minera (AOMA) seccional Barker, que representó a los trabajadores, por el fracaso registrado hasta el momento en las negociaciones.
"Lamentablemente AOMA Barker no aceptó mantener una operación de molienda y embolsado funcionando en tres medios turnos, que hubiese permitido asegurar la fuente de trabajo de 136 familias", indicó la compañía.
La empresa había ofrecido mantener una operación reducida con 136 trabajadores y despedir a 194 operarios con el pago de indemnizaciones de entre 150% y 180% de lo que establece la Ley de Contratos de Trabajo.
El ofrecimiento no fue aceptado por el sindicato, que pidió conservar los 330 puestos de trabajo y por ello las negociaciones continuarán el miércoles.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar