El juez considera que es homicidio preterintencional

Policiales 15 de junio de 2019 Por
Javier Bottero, el juez que dispuso la prisión preventiva por 60 días para el único imputado en la investigación por la muerte de Luciano Beninca, analizó el jueves las primeras pruebas y considera, por ahora, que se trataría de un caso de homicidio preterintencional. ¿Cambia la causa?

580-x-100-FA-MM

El último martes, en los Tribunales de Rafaela, José María Williner (35 años), el único imputado en la causa, quedó en prisión preventiva en el marco de la investigación por el homicidio de Luciano Beninca (39) y las lesiones graves sufridas por el hermano de la víctima fatal, Guillermo (42), delitos cometidos el pasado sábado 8 de junio en un complejo de departamentos situado en calles Belgrano y Aarón Castellanos de nuestra ciudad. La medida cautelar fue dispuesta por 60 días por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Javier Bottero, a raíz del pedido formulado por los fiscales Guillermo Loyola y Martín Castellano en la extensa audiencia realizada en la Oficina de Gestión Judicial (OGJ). Como es de público conocimiento, Williner es investigado como autor de los delitos de homicidio simple en concurso real con lesiones graves dolosas en perjuicio del hermano de la víctima fatal.
Este jueves, el magistrado dio los fundamentos de las primeras pruebas y considera, por estas horas, que se trata de un homicidio preterintencional, con lo cual la carátula podría cambiar de curso, según la información que pudo recabar LA OPINION en las últimas horas, y ya no sería homicidio simple y lesiones graves.
Para cerrar esta primera semana de investigaciones, se hizo hincapié fundamentalmente en la búsqueda de más pruebas que puedan aportar a la causa. En este sentido, se han mandado a Rosario dos celulares para que se continúen con las pericias, ya que en los próximos días se dependería mucho de eso en caso de que surjan datos nuevos que sean importantes. Por otro lado, quedó confirmado que no se ha registrado ningún registro fílmico, mientras que la fiscalía ya cuenta con los fundamentos que no tuvo el día de la audiencia imputativa y se verán los pasos a seguir.

ALTA PARA GUILLERMO
Con respecto a Guillermo Beninca, en las últimas horas fue intervenido quirúrgicamente a raíz de la fractura que sufrió en la tibia y peroné de su pierna derecha -le pusieron varios clavos- y ya se encuentra en su domicilio particular. La Fiscalía ya lo interrogó horas después del trágico hecho entre amigos y no se descarta que posteriormente se le vuelva a tomar declaración, teniendo en cuenta que Néstor Oroño, el abogado defensor, pidió que se lo impute por las lesiones que sufrió Williner.

PEDIDO COMO QUERELLANTE
No obstante, en representación de la familia de Beninca, en la mañana de ayer se presentó en sede del Ministerio Público de la Acusación el pedido por parte del Dr. Juan Bautista Degiovanni, de la constitución como parte querellante en la causa que le sigue al imputado José María Williner por el homicidio de Luciano Beninca. En diálogo con LA OPINION, el abogado querellante Degiovanni expuso que “esto representa, en términos generales, los intereses de la familia de la víctima, Luciano Diego Beninca, para colaborar con el Fiscal en la investigación. Su padre, también de nombre Luciano, firmó el poder en donde se acredita el vínculo y se realizó la presentación por escrito".

Ahora el Fiscal debe elaborar una resolución ante este pedido y se corre traslado al abogado defensor del imputado para notificarlo. En caso de que el Dr. Oroño rechace la conformación de la querella, entonces se efectúa una audiencia en los Tribunales para resolver y terminar el proceso de la querella.

Por otra, en relación a la situación procesal de Guillermo Beninca, Degiovanni explicó que “no está imputado" más allá que en la audiencia del pasado martes el propio Oroño pidió que sea imputado por su participación en la gresca que concluyó con saldo fatal.

¿QUE ES HOMICIDIO PRETERINTENCIONAL?
El homicidio preterintencional se verifica cuando el agresor actúa con la intención de provocar lesiones a otra persona, con un medio idóneo para ello, pero finalmente le provoca la muerte. Así, se tiene en cuenta la intención –que no es la de matar– y el medio –que no debía razonablemente ocasionar la muerte–. El ejemplo clásico: una persona le pega a otra con la intención de causarle un daño físico. La víctima se cae producto de ese golpe y muere porque su cabeza pega contra el cordón de la vereda. El agresor sería responsable de un homicidio preterintencional porque no tuvo la intención de asesinar, y, a la vez, porque el golpe en sí mismo no tenía la entidad para provocar la muerte. El homicidio preterintencional conlleva una pena de 1 a 6 años de prisión según el Artículo 81 del Código Penal. Está “en el medio” entre el homicidio simple (de 8 a 25 años de prisión) y el homicidio culposo (seis meses a cinco años). Este mínimo permite que los acusados de cometerlo puedan esperar su juicio en libertad. Mucho más grave, en cambio, es la figura del homicidio simple. Hace referencia al crimen con una intención clara. El autor ya no tiene el deseo de provocar un daño sino directamente de matar a otro. El artículo 79 del Código establece penas de entre 8 y 25 años de cárcel para este delito. Por lo tanto, no es excarcelable.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias