Valor agregado bien argento

Suplemento Economía 09 de junio de 2019 Por
Leer mas ...
Por Jorge Luis Cavanna (*)

La industria pyme nacional requiere de políticas públicas que faciliten e impulsen la puesta en marcha y profundización de proyectos productivos dotados de tecnología de última generación desarrollada localmente, ecosistema conocido como industria 4.0 o economía digital.
Según datos del Origen Provincial de las Exportaciones Argentinas (OPEX) del INDEC, en 2017, por cada tonelada de trigo exportada ingresaron al país 180 dólares, mientras que por cada tonelada de maquinaria y material eléctrico que se vendió al exterior, Argentina recibió 13.700 dólares.
Es decir que, al exportar una tonelada de tecnología y electricidad, ingresan 75 veces las divisas que aporta una tonelada de trigo.
Desde CADIEEL consideramos que esta es una oportunidad única teniendo en cuenta la capacidad y la potencia con que cuenta la industria nacional y, en particular, la industria electrónica.
Si bien en el balance podemos ver falencias como el acceso al crédito, también hay ventajas: una importante dotación de capital humano (científicos, tecnólogos, ingenieros, trabajadores calificados); algunos desarrollos ya existentes tanto en grandes empresas como en pequeñas y medianas, y la capacidad de adaptación a los cambios propia de los empresarios argentinos.
En este sentido, además del ingreso de divisas al país y del alto porcentaje (47%) de recupero fiscal para el Estado, las pymes tienen el potencial de generar empleo calificado: las 2200 empresas representadas en CADIEEL que emplean a cerca de 60.300 trabajadores de alta calificación técnico-profesional podrían incorporar otros 15.000 puestos de trabajo directos e indirectos en el mediano plazo, de la mano de medidas que apuesten a su desarrollo.
Respecto del mercado interno, sería clave la plena aplicación de la Ley de Compre Argentino que determina la prioridad de las empresas locales como proveedores en las licitaciones del sector público.
Este Ley es muy importante por su capacidad para promover empleo, ya que garantiza que un mínimo del 33% de los componentes de bienes y servicios sean de origen nacional.
Con ella, se estima que se generarían 220.000 empleos directos.
Incluso, se calcula que podría garantizar compras públicas que sumarían el 13% del PBI y representarían un ahorro de divisas por 10.000 millones de dólares.
En este caso, es fundamental que las provincias adhieran a la Ley en sus procesos de licitación para expandir aún más su alcance.
Existe además una oportunidad única que requiere de la coordinación público-privado: el proceso de innovación tecnológica vinculado a proyectos de Economía Digital.
Con el impulso de este ecosistema, se calcula que en 5 años las exportaciones argentinas podrían rondar los 7.500 millones de dólares, con un saldo comercial netamente favorable y que aumentaría el PBI en un 2%.
En tanto, para el desarrollo del mercado externo, Argentina necesita impulsar las ventas al extranjero con reintegros, reducción de las retenciones a las exportaciones industriales y financiamiento especial para las pymes.
Asimismo, se debe garantizar que los próximos tratados internacionales a los que se adhiera Argentina (como el Acuerdo Mercosur-Unión Europea actualmente en tratativas) no interfieran con la Ley de Compre Nacional ni destruyan las capacidades productivas ya instaladas.
Desde CADIEEL seguimos apostando a la expansión industrial del país con el aporte de las pymes como centro de la industria argentina.

(*) Presidente de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL), organizador de BIEL Light + Building Buenos Aires, del 11 al 14 de septiembre en La Rural.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar