Ni una menos, nunca más

Notas de Opinión 04 de junio de 2019 Por
En la Argentina, se comete un femicidio cada 33 horas. En este marco, ayer se realizó una nueva edición de la marcha Ni una Menos, para reclamar nuevamente contra la violencia hacia la mujer.

Por Fabiana Tuñez (*)

Llega un nuevo 3 de junio, y con este la oportunidad de volver a reflexionar sobre los avances y desafíos en torno a una de las formas más habituales, extendidas y frecuentes de violación de los derechos humanos en todo el mundo: la violencia contra las más mujeres.
¿Qué cambió desde aquel grito unánime del 3 de junio de 2015 a la actualidad? Mucho, aunque aún queda mucho más por hacer.
El histórico "Ni Una Menos" puso en la agenda pública lo que el movimiento de mujeres venía reclamando, tal vez con menos masividad pero definitivamente con la misma contundencia, hacia años: "nos están matando, por ser mujeres, esto tiene que parar". Ese reclamo colectivo se transformó, meses después, en parte constitutiva de la agenda de gobierno. Así, presentamos en 2016 el primer Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres; punto uno del manifiesto del Ni Una Menos.
Antes del Plan no había un abordaje integral de todos los tipos y modalidades previstos en la Ley 26.485. Antes, la Línea 144 era solo un servicio limitado a la derivación a recursos locales. Ahora, además de ampliar en un 50% su capacidad de atención, generamos un espacio de escucha, contención y seguimiento y, gracias a un acuerdo con las compañías de telefonía celular, garantizamos al 100% la gratuidad del servicio. Tengas o no tengas crédito podés llamar y recibir atención las 24 hs, todos los días desde cualquier lugar del país. Para estar más cerca de todas las mujeres, en conjunto con Trenes Argentinos generamos un espacio de atención presencial en la Línea Belgrano Sur; el vagón de la Línea 144 y en breve abriremos más.
El Plan también permitió potenciar el alcance de las políticas públicas en distintos sectores. Así, estamos dando pasos sustantivos en materia de protección - con el establecimiento a nivel nacional del sistema de dispositivos duales para el monitoreo de agresores -; patrocinio jurídico gratuito -con la reglamentación y puesta en marcha del Cuerpo de Abogadas/os Especializado en Violencia contra las Mujeres y en materia de reparación - con la implementación de la Ley 27.452 que establece el Régimen de Reparación Económica para hijas e hijos de víctimas de femicidios.
El Ni Una Menos impulso, asimismo, cambios clave a nivel institucional. Antes el organismo rector de las políticas para la igualdad de género de género de nuestro país, el Consejo Nacional de las Mujeres, estaba des jerarquizado, desfinanciado y que no ejecutaba su magro presupuesto - en 2015 ejecuto sólo el 60% del mismo-. En virtud de ello, creamos el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) un organismo descentralizado con rango de Secretaría de Estado. Aumentamos en un 36% su personal, y en un 500% su presupuesto entre 2015 y 2019. Creamos el Área de Litigio Estratégico dentro del INAM a través de la cual un equipo de profesionales especializados/as trabaja para promover la adopción de la perspectiva de género en la Justicia mediante el asesoramiento e intervención en causas judiciales como los casos de Victoria Aguirre en Misiones, el femicidio de Lucía Perez en Mar del Plata o, recientemente, el travesticidio de Marcela Chocobar en Santa Cruz. Entre 2016 y 2019 se realizaron más de 13.000 intervenciones.
También estamos dando pasos sustantivos para abordar la causa raíz de la violencia; la desigualdad. En diciembre de 2018 presentamos el Primer Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos (PIOD 2018-2020) que reúne más de 200 compromisos de todos los Ministerios Nacionales. Incluye acciones innovadoras como la elaboración del Presupuesto Nacional con Perspectiva de Género, la implementación de la Capacitación Obligatoria en Perspectiva de Género y Violencia contra las Mujeres para el funcionariado público de los tres poderes del Estado, potenciada a partir de la adopción de la Ley Micaela (27.499), y la promoción de medidas específicas para el empoderamiento integral de las mujeres, como la creación de una línea de crédito para PyMES lideradas por mujeres y el monitoreo de la Ley de Paridad.
Si bien hemos avanzado, aún queda mucho por hacer. Desterrar siglos de dominación patriarcal va a llevar tiempo. Pero estamos en la senda correcta. Hoy, la erradicación de la violencia contra las mujeres es política de Estado. Hoy, ante el machismo y la discriminación no damos ni un paso atrás. Hoy trabajamos con la convicción de que el Ni Una Menos sea un verdadero, nunca más.

(*) Titular del Instituto Nacional de las Mujeres. Publicado en agencia Télam

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar