Sobre la violencia de género

Editorial 04 de junio de 2019 Por
Leer mas ...
En los últimos años se observa un saludable auge, sin precedentes, de los movimientos que luchan por los derechos de las mujeres, la igualdad, la seguridad y la justicia. La irrupción de organizaciones feministas en la escena grande de la democracia y en especial de la política es, de algún modo, una respuesta desesperada al avance de la violencia de género contra las mujeres. 
Una investigación presentada a fines de 2018 por la Oficina de Drogas y Crimen de las Naciones Unidas (ONU) bajo el nombre de "Estudio Global sobre Homicidio: asesinato de mujeres y niñas relacionado con el género" reveló que en 2017 fueron asesinadas intencionalmente 87 mil mujeres. El 58% de ellas, esto es 50 mil, fueron asesinadas por sus parejas o familiares, lo que significa que por día 137 mujeres en todo el mundo son ultimadas por un integrante de su propia familia.
En el marco de una nueva convocatoria a movilizarse en la marcha Ni Una Menos en la Argentina, se conocieron las estadísticas sobre violencia de género durante el año pasado. Desde el año 2015, la Corte Suprema de Justicia de la Nación elabora un Registro de datos de las causas judiciales en las que se investigan muertes violentas de mujeres por razones de género. Para llevar adelante esta tarea, la Dra Elena Highton de Nolasco, en su calidad de Ministra a cargo de la Oficina de la Mujer, requirió la colaboración de todas las jurisdicciones del país, quienes desde entonces aportan la información relativa a las causas, las víctimas y los sujetos activos.
En este Registro se aclara que el concepto de femicidio que utiliza es el que proviene de la “Declaración sobre el Femicidio”, aprobada en la Cuarta Reunión del Comité de Expertas/os, celebrada el 15 de agosto de 2008: La muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal; en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión.
También recuerda la Corte Suprema que la Ley 26.791, sancionada en 2012, introdujo cambios en el Código Penal, pues se modificaron los incisos 1° y 4° del artículo 80 y se incluyeron los incisos 11° y 12° que imponen la pena de reclusión perpetua o prisión perpetua a quien “matara una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género” (inciso 11°) y a quien lo hiciera “con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación en los términos del inciso 1°” (inciso 12°), con lo que se incorporaron las figuras de femicidio y femicidio vinculado.
La Oficina de la Mujer presentó la edición 2018 del Informe de Femicidios de la Justicia Argentina, el cual identificó 278 víctimas letales de violencia de género (255 directas que incluyen cuatro travesticidios/transfemicidios y 23 femicidios vinculados), entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del año pasado. En tanto, la tasa de víctimas directas de femicidios cada 100 mil mujeres en ese período fue idéntica a la del año 2017, esto es 1,1. 
De acuerdo al estudio, el 83% de las víctimas tenía un vínculo previo con los varones indicados, imputados, procesados o condenados, con condena firme o no, en los expedientes (“sujetos activos”). En la mayoría de los casos los femicidios fueron cometidos por parejas o ex parejas de las víctimas (56%); un 15% por familiares y el 12%, por personas con otro tipo de vínculo. Estos datos revelan la existencia de un conocimiento previo entre las víctimas y sus victimarios, excepto el 6% en el que actuó un varón desconocido.
Además, si se analiza el universo de vínculos de parejas, ex parejas y familiares (71%) se observa que el 42% de los sujetos activos convivía con las víctimas. Asimismo, la investigación permitió determinar que el principal escenario del delito se produjo en el hogar (66%); en espacios públicos (19%), en otras viviendas (9%) y el resto, en otros espacios (6%). En cuanto a la edad, las principales víctimas directas de femicidios fueron mujeres jóvenes, de entre 25 y 34 años (25%). Luego, sigue el grupo de entre 35 y 44 años (19%) y, en tercer lugar, las de 45 y 59 años. 
En lo que hace al detalle por jurisdicción, en la provincia de Buenos Aires se registró la mayor cantidad de asesinatos con un total de 102, con una tasa de 1,16 víctimas cada 100.000 mujeres. En el segundo lugar se ubicó Santa Fe, con 19 femicidios y una tasa de 1,06 (significa una víctima cada 94.014) mientras que Córdoba se colocó en el tercer puesto con 16, con una tasa de 0,85. Sin embargo, si se toma en cuenta la cantidad de muertes cada 100.000 mujeres, este ránking fue liderado el año pasado por Neuquén con una tasa del 1,85 y Tucumán con 1,67.



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar