Los bomberos voluntarios celebraron su día

Policiales 03 de junio de 2019 Por
Como hace una década, el renovado cuartel se abrió este domingo y se vistió de fiesta para conmemorar la gesta de Oreste Liberti y festejar un nuevo día del bombero voluntario argentino. Estuvieron presentes autoridades municipales, representantes de instituciones locales, miembros de CD, integrantes del cuerpo activo, aspirantes y cadetes, entre otros.
FOTO LA OPINION EMOCIONADO. Andrés Baldessari formuló palabras muy especiales en una nueva celebración del ámbito bomberil.
FOTO LA OPINION EMOCIONADO. Andrés Baldessari formuló palabras muy especiales en una nueva celebración del ámbito bomberil.

Un 2 de junio, pero de 1884, por iniciativa del Orestes Liberti -inmigrante italiano y vecino del barrio porteño de La Boca- se creaba el primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la República Argentina. Esa fecha se tomó, como referencia, para celebrar el todo el territorio nacional “el día del bombero voluntario argentino”, por lo que este domingo, a 135 años de tan solidario y noble gesto voluntario, los bomberos voluntarios de Rafaela se reunieron en su cuartel de Bulevar Lehmann para celebrar su día tan especial, como así también para brinda un profundo reconocimiento a ese grupo de valientes que sin buscar beneficios ni esperar retribución personal alguna, protege la vida y los bienes de nuestra querida ciudad.
El acto que se celebró ayer fue presidido por miembros de la actual Comisión Directiva de la Asociación Bomberos Voluntarios de Rafaela representados por su presidente, Miguel Gómez, el jefe de Cuerpos Activo Oficial Inspector Andrés Baldessari y el subjefe de Cuerpo Activo Sargento César Salis. Además, estuvieron presentes, entre otras autoridades, el senador provincial Alcides Calvo, el presidente del Concejo Municipal, Raúl Bonino; el secretario de gobierno, Eduardo López; la secretaria de desarrollo social, Brenda Vimo y los concejales Jorge Muriel, Lisandro Mársico, Leonardo Viotti, Evangelina Garrapa, Carina Visintini y Hugo Menossi, representantes de entidades gremiales, de bien público, educativas y público en general.
Ser bombero voluntario es más que lucir el uniforme de la institución, ser bombero voluntario es más que apagar un incendio o socorrer a un accidentado, ser bombero voluntario es mucho más que recibir un galardón por años de servicio, ser bombero voluntario es una forma de vida...de testimonio permanente, altruista y maravilloso, de entrega solidaria y desinteresada al prójimo...un bombero voluntario no se pone medallas ni mueve banderas, pero si sabe honrar a su compañero caído. Es por ello que el cuerpo activo, aspirantes y cadetes de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Rafaela rindieron homenaje a todos los bomberos caídos en cumplimiento del deber a integrantes de comisión directiva fallecidos durante estos primeros 10 años de vida. En este sentido, se realizó un especial reconocimiento al Comisario Nildo José Giovannini, guía y referente del primer cuerpo activo y protector de todos sus bomberos por toda la eternidad.
Luego de 15 segundo se sirena de una de las autobombas, se llevó a cabo la ceremonia de traspaso de banderas. Portar la insignia patria es un privilegio al que muchos aspiran pero al que solo algunos acceden. Como ya es tradición en este cuartel, aquellos que hayan sobresalido por su esfuerzo, desempeño y dedicación durante el año anterior tendrán el honor de llevar nuestra bandera nacional a todos los actos y eventos en donde se la requiera, y de representarnos frente a las máximas autoridades de la ciudad y de la provincia. En este sentido, abanderado y escoltas salientes hicieron entrega del símbolo patrio a los bomberos que tendrán dicho honor en el transcurso del presente año. Ellos son Pamela Capafons -abanderada-; Nicolás Oggero -1er escolta- y Claudio Lorenz -2do escolta-.
En el cambiante andar de la vida, el destino de los bomberos se va marcando con la firmeza con el herrero forja el metal, con la esperanza del que siembra, con la fe de la madre ante sus hijos, con el dolor de la fatalidad, con la maldad del que lastima, con la inocencia de un niño, con la luz de un nuevo día. Acto seguido, se hizo entrega de ascensos al personal que contado con la antigüedad suficiente, durante 2018 obtuvo la calificación necesaria. Ellos son Adrián Almada, César Salis, Juan Demartin, Daniel Galván Céspedes, Mónica Moreno, Cristian Capeletti, Bruno Díaz y Daniel Ambra.
Miles de hombres discurren sus días en busca de sus destinos, solo algunos encuentran el suyo, y se transforman en bomberos. A continuación, se entregaron los cascos a los bomberos voluntarios promoción 2018, Pamela Capafons y Nicolás Oggero.
Estar en servicio no es saber de descansos; es una comida sin terminar, un trabajo a medio hacer, una cita sin cumplir o una fiesta sin festejar. Posteriormente, hubo un reconocimiento por los primeros 5 años de servicio a integrantes de la promoción 2014 de bomberos voluntarios de Rafaela. Se tratan de César Salis, Manuel Gasser, César Bravo y Abel Cisterna.
Ser bombero voluntario es ayudar al prójimo, aliviar su dolor, sanar sus heridas y luchar en el abismo de la muerte para proteger la vida...es integrar una familia hermanada por el anhelo de servir y unida por la paz que tienen las almas de las personas que en este mundo de egoísmo e intereses mezquinos arriesgan lo más valioso que poseen para ayudar al prójimo a cambio de nada. Por último, se entonó la marcha del bombero voluntario argentino y para el cierre del acto se desarrolló el clásico desfile de unidades en las calles de la ciudad.

“MUCHO A CAMBIO DE POCO”
Con un emotivo discurso, el Oficial Inspector Andrés Baldessari, muy sensibilizado también, se dirigió a los presentes, mencionando que “hace 10 años nosotros asumimos nuestra responsabilidad y la ratificamos todos y cada uno de los días, tengamos o no intervenciones. Quizás alguna vez les haya mencionado la cantidad de horas invisibles y silenciosas que cada uno de estos hombres y mujeres aportan gratuitamente para que todo lo que hay en nuestro cuartel, unidades y equipos estén impecables y disponibles por y para la comunidad, horas que restamos al descanso, a la familia, incluso muchas veces al trabajo. Los bomberos voluntarios ofrecemos mucho a cambio de poco, por eso cada 2 de junio reivindicamos lo que por derecho nos corresponde, y que no es otra cosa que el reconocimiento de nuestra labor mediante una actitud que lejos de ser una tibia expresión ocasiones, sea el compromiso perenne de una población que ve en sus bomberos a personas entrenadas y capacitadas dispuestas a arriesgarlo todo, las 24 horas del día los 365 días del año sin otro fin que el simple hecho de ayudar. La comunidad necesita de sus bomberos, y nosotros necesitamos de nuestra comunidad. Necesitamos de la ayuda y el compromiso de cada ciudadano en señal de apoyo hacia su cuartel de voluntarios. Necesitamos de la sensibilidad de nuestros gobernantes, cualquiera sea su órbita de acción, color político o ideología, porque la seguridad y el bienestar no es solo de los rafaelinos, sino de todas las personas”.

Te puede interesar