Editorial

La Palabra 25 de mayo de 2019 Por
Dejarlo ver

El trabajo periodístico es sugerente, desafiante, entre tantos adjetivos calificativos que podemos asignarle. Pero no siempre la actitud es la investigación. Nuestra entrevistada ha asumido ese destino profesional. De su labor cotidiana iniciada en los años setenta y siendo parte de los equipos de los medios de comunicación más importantes del país, se fue construyendo un camino sin regreso, donde su intención por conocer la historia más oculta de alguna provincia, la llevó a descubrir momentos de la vida de ese país interior que negaba hechos, conservaba los miedos, escondía una memoria difícil de liberar, pero a la vez contenida por bloqueos represivos ante un pasado que se decidió evitar recordar. Con verdadera pasión, imprimió en cada paso que fue dando para reunir la información necesaria, de tal manera que las secuencias permitan armar aquello tan disperso, ese derrotero tan intenso como desconocido para la mayoría de los argentinos. Haberlo logrado, no puede menos que ser reconocido, por la unción con que se fue gestando el objetivo, así como por la importancia de poder insertar esos capítulos de crueldad que hasta ahora parecían imposibles de suceder.

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar