Juncos Racing correrá el domingo la Indy 500

Deportes 21 de mayo de 2019 Por
Leer mas ...
(Por Federico Faturos - motorsport.com). - El que abandona no tiene premio. Ricardo Juncos lo sabe muy bien y no por lo sucedido en las últimas horas en Indianápolis Motor Speedway, donde su equipo logró una clasificación histórica a las clásicas 500 Millas cuando las cuatro vueltas finales de Kyle Kaiser sacaron de la parrilla de salida a Fernando Alonso y a McLaren.
Su recorrido personal, dejando Argentina para forjar una vida -y una carrera- en Estados Unidos, está hecho de esfuerzos, sacrificios y satisfacciones.
La semana venía complicada para el Juncos Racing después de que la pérdida de dos patrocinadores dejara su auto sin apoyo y una decoración completamente blanca en busca de un lugar en la parrilla de salida para la carrera más famosa del mundo.
Luego, como si eso fuera poco, Kaiser tuvo un fuerte accidente el viernes en la curva 3 que destrozó el auto titular y puso en serias dudas la continuidad del equipo en Indianápolis.
"Sí, creo que es una historia increíble ahora que estamos en la carrera. Pero independientemente de si estamos o no, el grupo de gente que tengo en mi equipo es increíble", expresó el argentino Ricardo Juncos una vez consumada el domingo la clasificación para la tercera participación de Juncos Racing en Indy 500.
"Todo se veía tan bien que pensábamos que no podía ser, porque estábamos mostrando una velocidad para el top 10 cuando chocamos. Lo primero que pensé fue que teníamos que irnos a casa porque no había forma de que podamos salir de esta situación", dijo Juncos sobre cómo vivió el momento del accidente de Kaiser.
Pero la idea de irse estaba lejos de representar el verdadero espíritu de Juncos Racing, por lo que rápidamente quedó descartada y todo el equipo comenzó a trabajar sobre el chasis que había sido utilizado para la ronda de Austin.
"El auto estaba completo, pero era para circuitos mixtos y estaba totalmente desmontado, porque eso es lo que hacemos, desmontamos muchas cosas. Nunca pensamos que tendríamos algo así. Entonces dijimos: OK, empecemos a trabajar en este auto y si lo conseguimos, lo conseguimos, y veremos qué tan rápido puede ser".
Así comenzó una tarea que involucraría a todos los miembros del equipo Juncos -los que forman parte del programa de IndyCar y los que trabajan para las otras categorías- durante más de 40 horas de trabajo sin parar, donde "nadie se fue a su casa", según dijo el argentino, agregando que "mi esposa iba y venía trayendo comida a los chicos. Así que todos se quedaron allí, y así es como somos todo el tiempo".
Sin embargo, la odisea no terminó una vez que el chasis estuvo listo para salir a la pista, ya que aún quedaba mucho por hacer para llegar a la carrera.
"El auto no era bueno. Obviamente, la puesta a punto no estaba bien. Solo podíamos hacer una vuelta por la temperatura del motor, no podíamos mantener la temperatura, y ahora había que volver a la pista", explicó Juncos.
"Decidimos no ir a los entrenamientos, y creo que fue una decisión clave porque nos permitió trabajar cuatro o cinco horas más en el auto. De no ser por eso, probablemente no estaríamos aquí", concluyó.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar