Supermercado (pintura ciudadana)

Información General 12 de mayo de 2019 Por
Leer mas ...

Por Víctor Hugo Ibáñez

Llego caminando hasta el lugar y el señor que ofrece LA OPINIÓN cerca de la entrada - conocedor de mi condición y situación de jubilado - ya la manera de carnada, vocea un titular falso: ¡salieron los aumentos para las jubilaciones!!!!! Y yo, que ya leí el diario y sabiendo cuál es su intención, "postergo" la compra para el día siguiente: ¡no.no, ... lo compro mañana, seguro que algo más van a aumentar! (como si fuera la cotización de una moneda extranjera ... )
Y sonriente, después de ese duelo verbal, ingreso a un mundo de góndolas y cajas, con un tránsito incesante de carritos y gente que camina ensimismada en procesión silenciosa. (Pero con la mente en plena actividad; " - tengo que acordarme de llevar café; ah, también me falta lavandina, el paquete de arroz-")
Primera exclamación: -¡nene vení acá, no te separes que después tengo que andar buscándote!
¡Uy qué lindo que se ve ese queso, debe ser picantito! ¿Qué tarjeta uso hoy? Esta la tengo muy cargada, mejor uso la otra. Y la semana que viene veré si pago en efectivo.
Siguen los problemas: mirá... mirá qué lindo juguete!
Vení vení, vamos que estoy apurada!!!!
¿Qué me está faltando? A ver, tengo que llevar fruta para el mediodía. Ah, y comprar algo de carne. ¿Cuánto cuesta este vino, que la vez pasada llevé y era tan lindo?
Me faltan un montón de cosas y no me acuerdo (viene la consulta en el recordatorio, escrito en un papel o guardado en el celular)
Más problemas: ¡mami comprame ese alfajor!
¡No, ahora no, después no comés en la mesa! ¡Vení que ya nos vamos! A ver a ver, todavía tengo que buscar papas, mayonesa, gaseosa, llevo algo de pan.
Dejo por un momento ese ámbito, para que cada uno siga haciendo lo suyo, y me vaya otro espacio.
Un lugar con mesas y sillas, preparadas para darse el gusto de un café, un "cortadito", una gaseosa o algo sólido porqué no.
Mientras camino saludo a conocidos que llegaron con la misma idea.
¡Aquí está la mesa que buscaba! ¡Hola Turco!, buen día Hugo, hola el otro Hugo (ahora tenemos dos), Tolo, Rodi, ¿qué tal?, buen día doctor Rómulo! Hola Guille ¿cómo te va?
Y con la charla se empieza a tejer un espacio de encuentros y desencuentros, acuerdos y disidencias. Con recuerdos y comentarios de actualidad. Caigo en la cuenta del acierto que tuvo Peteco Carabajal, cuando dijo en una canción que "lo cotidiano se vuelve mágico".
Me voy para continuar con mis cosas, mientras pienso y digo:
-Este es un reconocimiento para mis amigos y mi gente. No pierdan la ocasión de transmitir el suyo a sus amigos. Realmente es un ejercicio saludable.
A la manera de Facebook, imagine ahora: "Me gusta". "Compartir"
Y terminamos bien alto. "En positivo". 



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar