Un culto a la resistencia y la eficacia

Deportes 06 de mayo de 2019 Por
Ben Hur venció a San Jorge, que venía invicto, por 2 a 0 en el partido de ida de las semifinales de la Región Litoral Sur, con goles de Giacopetti y Ochoa. El Lobo fue muy oportuno, sobre todo en el primer tiempo cuando la pasó mal por la supremacía rival. El complemento fue más parejo.
Ver galería FOTO J. BARRERA PREMIO A LA BUSQUEDA./ Ochoa festeja con Giacopetti un gran gol por su perseverancia.  VOLVIO AL GOL./ Giacopetti convirtió después de tres partidos.
1 / 2 - FOTO J. BARRERA PREMIO A LA BUSQUEDA./ Ochoa festeja con Giacopetti un gran gol por su perseverancia. VOLVIO AL GOL./ Giacopetti convirtió después de tres partidos.

Pasó una dura prueba, la de seguir siendo fuerte en casa. Ben Hur ayer tuvo que prodigarse mucho más en función defensiva que ofensiva, pero así y todo ganó 2 a 0 ante Atlético San Jorge, al que le sacó el invicto en su noveno partido. Y con eso dio un paso importante, ni más ni menos porque todavía quedan 90 minutos fuera de Rafaela.
En un campo de juego muy pesado, después de la intensa lluvia (83 milímetros en la ciudad) de las últimas horas, la intensidad fue notable. El primer tiempo mostró a un oponente dominante, con predominio de campo y pelota, y a un Ben Hur agazapado para esperar su oportunidad.
La visita mostró orden táctico con un 4-2-3-1 muy aceitado, con varios jugadores intercambiando posiciones con mucha verticalidad, lo cual no es para nada frecuente en esta categoría. Ben Hur pudo contrarrestar ese protagonismo visitante con la seguridad de Cascote Astrada, que a los 5 minutos tuvo una intervención a puro reflejo para sacar con un manotazo un cabezazo de pique del grandote Barreyro; y de la última línea que tuvo en Kummer, como un verdadero capitán, a una muralla.
El problema del Lobo fue la mitad de la cancha en los 45' iniciales. Sola y Saavedra no dieron a basto para recuperar y padecieron la movilidad de Novero, que estuvo en todos lados. Por los costados, Guibert la tuvo complicada con Bonilla, y fue más parejo el duelo de Mathier con Cuberli.
El juvenil Castellano, aun con su dinámica natural, estuvo incómodo y no pudo sostener la pelota. Ante este panorama, el Lobo apeló muchas veces a saltear líneas, lo cual a veces es un buen recurso si hay precisión.
Y la otra carta se presentaba en la pelota parada. En una de ellas, desde la izquierda, de segunda jugada en un corner el centro de Ochoa fue peinado en el corazón del área y en el segundo palo puso el pie Giacopetti para a abrir el marcador.
Pareció que el golpe afectaba a San Jorge, pero no fueron más de tres minutos. Otra vez Novero pidió la pelota y se juntó sobre todo con Bonilla. En un centro de este último, por milímetros no llegó a conectar por el medio Rodriguez. Después, Moreyra le erró al arco en línea de rebote en un corner cuando estaba bien perfilado; un cabezazo franco de Barreyro fue bien neutralizado por Astrada; y en la última de la etapa inicial, Novero escapó otra vez por derecha, buscó el pase al medio y solo Bonilla ante Astrada no le dio con precisión para que el remate se vaya desviado.
El segundo tiempo ya fue otro panorama. Como se preveía, el equipo visitante ya no mantuvo la intensidad del primero. Y tanto la tenencia de pelota como el predominio de campo fue más repartido.
Ben Hur pudo respirar un poco más con el balón. Tanto Ochoa como Giacopetti entraron un poco más en juego y sobre todo aparecieron algunas chances de contra, como la que tuvo a los 3 minutos el ex Peñarol, con un remate cruzado desde la derecha, donde Correa respondió con una volada para rechazar.
Quizás fue el aviso. El partido no estaba tan claro para un segundo gol, porque San Jorge seguía insinuando cuando la pelota pasaba por Novero. En una aparición por el medio le puso la diagonal a Barreyro y el centrodelantero le dio desviado cuando estaba cómodo para pegarle.
Pero Ochoa está en un gran momento y lo ratificó a los 20' cuando solo contra tres defensores se llevó la pelota a puro forcejeo en el sector izquierdo, entró al área y cuando enfrentó al arquero en su salida, punteó el balón que ingresó mansamente sobre el palo izquierdo. Un gol tranquilizador por sobre todas las cosas.
Para responder, Labaroni agregó a Mansilla como recambio, mientras que previamente Mosqueira había entrado por Novero (de las figuras del partido). En el Lobo ya estaba Pavetti por Castellano, y después Paz tuvo su chance para hacer de nexo con Ochoa. El Lobo ya estaba 4-4-1-1 para tratar de buscar otra oportunidad de estirar el margen.
En el final se le dio una opción a Vera con mucho campo para encarar hasta Correa, pero su remate salió mordido. Pero hubiera sido exagerado. Por esas cosas del fútbol, este 2 a 0 es el resultado más holgado que ha sacado Ben Hur en los play offs en casa, pero a la vez el optimismo es más moderado en función del rival. Igualmente, su trabajo lo hizo y ahora la presión pasa al "uruguayo".

Te puede interesar