Warren Buffet inaugura asamblea de su imperio

Internacionales 05 de mayo de 2019 Por
CON UN BAÑO DE PUEBLO
CON UN BAÑO DE PUEBLO, WARREN BUFFETT INAUGURA LA ASAMBLEA GENERAL DE SU IMPERIO EN EEUU

OMAHA, 5 (AFP-NA).- El multimillonario estadounidense Warren Buffett inauguró el sábado la tradicional asamblea general anual de su imperio, Berkshire Hathaway, que atrae a decenas de miles de seguidores a la pequeña ciudad de Omaha, el corazón del Nebraska rural, en el centro de Estados Unidos.
"Bienvenidos", lanzó Buffett, al dar la bienvenida a los periodistas un poco antes de la 07H00 locales (12H00 GMT) en el centro de exposiciones donde se celebra el gran evento, al que asisten los principales directivos, inversionistas y millonarios provenientes de todo el mundo. Este año llegaron numerosas delegaciones chinas y Tim Cook, presidente de Apple, como una de la figuras protagónicas.
Vistiendo traje gris, camisa blanca con una corbata roja moteada, Buffett, de 88 años, respondió las preguntas de los periodistas antes de iniciar un baño de pueblo de una hora.
El magnate recorrió los pasillos de un centro comercial donde se encontró con varios objetos que tienen su imagen, desde chocolates hasta diamantes pasando por collares de perlas, camisetas, tazas y pendientes.

INGRESOS POR
21.000 MILLONES 
Buffett disfrutó también de las muestras de afecto y admiración que acompañaban cada uno de sus pasos, al encontrarse con un grupo de mujeres que habían acudido directamente de la India para verlo, haciendo una pausa para que un padre y su hijo gritaran su nombre, u otra para hacerse selfie un poco arruinada por los brazos de los guardias de seguridad que lo rodeaban.
Para acercarse a él, unas 20.000 personas que lograron obtener el pase de acceso al sitio tuvieron que hacer cola desde las 05h00 de la mañana.
En un anfiteatro parecido a un estadio de fútbol, "el oráculo de Omaha" y Charlie Munger, de 95 años, su socio de hace tantos años en los negocios, respondían luego durante más de cinco horas las preguntas de accionistas que llegaron para escucharles hablar de las buenas inversiones financieras que se avecinan.
Su sucesión y el nombre de su reemplazante son dos de las interrogantes que seguramente le plantearán al magnate.
Buffett mantendrá igualmente reuniones privadas con inversores y jefes de empresas.
El año pasado unas 40.000 personas se desplazaron hacia esta ciudad verde de poco más de 410.000 habitantes sólo para verlo y oírlo.
Berkshire Hathaway, que tiene un valor de más de 530.000 millones de dólares en el mercado de valores, anunció con antelación el sábado ingresos netos de 21.660 millones de dólares para el primer trimestre, en comparación con una pérdida de 1.100 millones de dólares en el mismo período en 2018.
Estos robustos beneficios son sin tomar en cuenta las pérdidas previstas por su participación en Ketchup Heinz, cuya empresa matriz, Kraft Heinz, ha deteriorado recientemente muchos activos valorados en miles de millones de dólares.

 "WOODSTOCK DE
LOS CAPITALISTAS"
Además de inversiones en empresas como American Express, Apple, JPMorgan Chase y Goldman Sachs, Berkshire Hathaway opera en los sectores de seguros (Geico), de ferrocarriles (BNSF) y energía (PacifiCorp).
La Asamblea General de Berkshire Hathaway ha evolucionado a lo largo de los años hasta convertirse en el "Woodstock de los capitalistas", como lo llaman los "asistentes al festival", un muestrario de "quién es quién" en la comunidad empresarial estadounidense.
Además de caras conocidas como la del multimillonario Bill Gates, amigo y compañero de Buffett, muchos líderes empresariales vienen a este evento para buscar el consentimiento de uno de los pocos multimillonarios populares, en momentos en que las desigualdades sociales están contribuyendo al rechazo de las élites.
"Es un ejemplo para los dirigentes, especialmente para los dirigentes económicos en momentos en que carecemos de líderes carismáticos", dice a la AFP el millonario de origen indio Paul Singh, de 68 años, que se convirtió en "mentor empresarial" (angel investor) tras la venta de su compañía Primus Telecommunications.
Warren Buffett, poseedor de una fortuna de 90.000 millones de dólares, continúa viviendo en una casa modesta que adquirió en 1958, a diez minutos de auto del centro de la ciudad.
El único signo visible de medidas de seguridad en los alrededores son las cámaras de vigilancia, pero bien puede suceder que un guardia salga rápidamente de la casa para preguntar "gentilmente" al curioso con qué objeto está sacando esas fotos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar