Los automovilistas europeos son agresivos y reacios a la autocrítica

Automotores 26 de abril de 2019 Por
Leer mas ...

"El infierno son los otros". La célebre frase del filósofo existencialista, Jean-Paul Sartre, se aplica perfectamente a los conductores europeos, entre los cuales reina un exceso de confianza y autosatisfacción, según un reciente estudio. Este barómetro europeo, realizado por la firma Ipsos para la Fundación Vinci Autoroutes, analiza desde hace seis años los
comportamientos y hábitos de automovilistas de once países europeos, incluyendo España, Francia y Alemania.
Según las conclusiones, la falta de atención se sitúa, por primera vez, como la principal causa de muerte en las rutas (54%) en el Viejo Continente, delante del consumo de alcohol o estupefacientes, y de la velocidad.
¿Los culpables? Los móviles, los asistentes de navegación, los auriculares Bluetooth... todos esos aparatos conectados que se han multiplicado dentro de los coches en los últimos años. Y aunque la conciencia del riesgo ha progresado, los malos hábitos de los conductores perduran. Así, aunque 97% de ellos están de acuerdo en que escribir un mensaje de texto mientras conducen es peligroso, uno de cada cuatro admite hacerlo (24%).
Al preguntarles por qué lo hacen pese a que conocen los riesgos, los automovilistas responden que "dominan el volante y conocen sus límites" o que "no piensan ponerse en riesgo, lo que demuestra, según los autores del estudio, "un exceso de confianza patente".
Los griegos y los italianos son los más indisciplinados a la hora de conversar por teléfono -usando Bluetooth- mientras conducen, y británicos y los españoles son los más prudentes. 
El estudio arroja también un "elemento universal" entre los conductores: la mayoría cree que "son los demás los que conducen mal, y que ellos son buenos conductores", explica Bernadette Moreau, de Vinci Autoroutes.
Al interrogarles sobre cómo calificarían su manera de conducir, los europeos dicen ser "vigilantes" (74%), "tranquilos" (57%) y "corteses" (28%). Pocos son los que admiten estar "estresados" (10%), o ser "agresivos" (3%) o "irresponsables" (1%).
Pero pese a esta autocomplacencia, muchos reconocen que tienen prácticas peligrosas. 92% de los suecos, grandes amantes de la velocidad, admiten que no respetan siempre los límites de velocidad, 45% de los griegos dicen olvidar ponerse su cinturón de seguridad y 56% de los españoles no siempre ponen luces intermitentes antes de rebasar a otro coche o cambiar de dirección.
Esta indisciplina crónica alimenta la incivilidad entre los automovilistas, que progresa en todos los aspectos, según el barómetro. Así, 53% de los europeos utilizan el claxon para mostrar su irritación frente a otros automovilistas, una cifra en aumento de 7 puntos en relación a 2017, una mala costumbre muy extendida en España (66%).
Esta encuesta fue realizada por Ipsos del 25 de febrero al 13 de marzo 2019 en línea entre 12.418 personas.



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar