Editorial

La Palabra 20 de abril de 2019 Por
Permanencia

La vigencia de aquello que alguna vez fue emblemático en el paisaje cultural argentino, merece destacarse siempre. Ser parte de ese movimiento señero y creativo que llegó hace décadas y quedó impreso en el imaginario popular por años, es una buena señal de que su contenido fue importante. Lo que fueron capaces de ofrecer poetas, letristas, compositores, intérpretes, músicos en general en tiempos dorados de los repertorios de raíz folklórica tal vez no tuvieron quiénes los superen. Nuestro entrevistado fue activo protagonista de ese tiempo de siembra fecunda, que hasta hoy se puede cosechar en los temas que siguen circulando por el ambiente artístico, así como aquellas versiones antológicas que han quedado impregnadas en los oídos del pueblo. El mismo pueblo que no olvida lo que considera valioso y lo toma como un referente, cual señal orientadora del futuro que nos asegure la formación y la profundidad necesaria para confirmarnos la permanencia del pensamiento nacional.   

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar

Boletín de noticias