El destino de los dólares

Editorial 17 de abril de 2019 Por
Leer mas ...
Siempre es una discusión de alta sensibilidad lo que sucede en la Argentina con el dólar y en particular con la deuda externa, cuyo debate en torno a su conformación nunca terminó de saldarse. Cada vez que se aborda el tema, que incluye a modo de subcapítulo la fuga de capitales, se generan grietas puesto que en determinados momentos históricos incorporó pasivos privados, por lo que se cuestiona la legitimidad de esa deuda, es decir se objeta que el Estado haya asumido el pasivo de un conjunto de empresas beneficiando a grandes grupos económicos. 
Ahora se publicó un nuevo documento ligado a endeudamiento y fuga de capitales que realimenta esa discusión histórica. Se trata del informe del Observatorio de Deuda Externa (ODE), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y dirigido por el ex director de Banco Central Arnaldo Bocco, en el que se señala que unos 97.274 millones de dólares se fugaron de la Argentina durante los primeros tres años de gestión del presidente Mauricio Macri, exactamente el 50,22% de toda la deuda que emitió el país en ese período.
De acuerdo a este estudio, la Argentina emitió deuda por 187.706 millones de dólares en lo que va de la gestión de Cambiemos, de los cuales el 85,8% fueron colocaciones del Tesoro Nacional (unos 161.030 millones de dólares). En tanto, las emisiones de deuda del Tesoro Nacional en moneda local y extranjera, los desembolsos por el préstamo con el FMI suscripto en junio de 2018 y las emisiones de las provincias y el sector corporativo en moneda extranjera suman desde inicios de la gestión de Cambiemos unos USD 187.706 millones.
En este contexto, el 82,4% de la deuda, son colocaciones en moneda extranjera, y el 85,8% son colocaciones del Tesoro Nacional (aproximadamente USD 161.030 millones), detalló el informe del ODE-UMET. A este escenario de poca sustentabilidad, se suma que a la próxima administración le esperan vencimientos de deuda en moneda extranjera por casi 150.000 millones de dólares en 2020-2023, por tanto el presidente Mauricio Macri deja una marca dolorosa en la economía, sostuvo Nicolás Trotta, rector de la UMET al hacer una lectura de este reporte.
Por su parte, Bocco explicó que la deuda externa es el mayor obstáculo estructural para el futuro argentino. Los indicadores de sustentabilidad presentan cifras exorbitantes; en el año 2018, según datos de la Secretaría de Finanzas, el stock de deuda pública alcanzó los 332.192 millones de dólares y el 86,2 por ciento del PIB. Y agregó que los próximos dos años será un período en el que faltarán dólares para cubrir la demanda de todos los sectores de la economía, principalmente para el pago de deuda y la fuga de capitales antes de las elecciones. Para el ex director del Banco Central la renegociación es inevitable. 
El informe detalla que la fuga de capitales suma 94.274 millones de dólares durante la gestión de Cambiemos, y advierte que los seguros contra un default argentino subieron casi un 250 por ciento en los últimos doce meses, alcanzando un máximo de 914 puntos. ¿Qué significa? Que el mercado le otorga al default una probabilidad cercana al 50 por ciento para los próximos cinco años. Según Bocco, la desconfianza obedece a la cargada agenda de vencimientos que debe afrontar el gobierno, pero sobre todo quien lo suceda a partir de diciembre de este año. 
La Argentina está en crisis, su economía no se recupera y encima debe pagar crecientes vencimientos de su deuda. No es tan complicado concluir que será un enorme desafío cumplir con los compromisos. En este sentido el decimoséptimo informe del ODE detalla que a la próxima administración le esperan vencimientos de deuda en moneda extranjera por 20.376 millones de dólares en 2020, 31.608 millones en 2021, 49.923 millones en 2022 (el monto más alto para todo el período 2020-2045) y 46.594 millones en 2023, mientras que los desembolsos que se esperan del FMI son de tan sólo 3.875 millones y 1.937 millones de dólares para los años 2020 y 2021, respectivamente.
Realmente son números que asustan. ¿Está en condiciones la Argentina de honrar los pagos de la deuda o el temor a un posible default irá creciendo a medida que se acerquen las fechas de vencimiento? ¿Cuál es el costo social a cambio de tener los dólares para los acreedores externos? ¿Más pobreza de la que ya hay? A esta altura todos los argentinos están preocupados por llegar a fin de cada mes, por lo que los problemas del 2020 en adelante pueden esperar. No obstante, el informe de UMET describe la magnitud del problema de la deuda que espera el año que viene para un país que no tiene certezas sobre cuándo volverá a la senda del crecimiento, más allá de una u otra cosecha récord. Y encima los dólares que llegan del FMI se venden a los especuladores y a quienes fugan la plata del país. 




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar