Serán beatificados el 27 de abril

Sociales 12 de abril de 2019 Por
Entre ellos se encuentra monseñor Angelelli.

BUENOS AIRES, 12  (NA) -- Los primeros mártires de la Iglesia argentina, monseñor Enrique Angelelli, los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longeville junto con el laico Wenceslao Pedernera, serán beatificados el próximo 27 de abril en la provincia de La Rioja.
"Nos encontramos en este momento con el acontecimiento, para la Iglesia extraordinario, para la Argentina más, de contar con estos nuevos Beatos. La vida de Angelelli está reflejada en lo que dice el Papa Francisco en la Alegría del Evangelio, vivió el gusto espiritual de ser pueblo, el gusto espiritual de amar a su pueblo", sostuvo el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea.
A través de un comunicado, el obispo de San Isidro recordó que "el martirio de Angelelli comienza cuando es amenazado reiteradamente, cuando recibe las amenazas de que iban a matar a sus sacerdotes más íntimos, más amigos y que trabajaban con él en la pastoral" durante la última dictadura militar.
A la vez, recomendó encomendar a "este nuevo beato, a la Patria Argentina en este momento tan difícil de nuestras comunidades, de la Iglesia, del país".
"Pongamos delante de él y de su intersección todas estas contradicciones y dificultades que tenemos los argentinos para salir adelante en la justicia y en la caridad", pidió Ojea.
En medio de la represión de la última dictadura militar, el 18 de julio de 1976 en el distrito riojano de Chamical, mientras Murias y Longeville terminaban de cenar en la casa de unas monjas se presentaron hombres uniformados que dijeron ser de la Policía Federal y que les comunicaron que debían acompañarlos a declarar a la capital provincial: los llevaron a la base aérea local, en donde fueron torturados durante varias horas y luego fusilados.
Sus cuerpos fueron arrojados junto a las vías del tren y hallados dos días después por un grupo de trabajadores ferroviarios.
En tanto, a Wenceslao lo fueron a buscar de madrugada el 25 de julio a su rancho tres personas encapuchadas que le dispararon delante de su mujer y sus hijas.
Finalmente, Angelelli sufrió un presunto accidente automovilístico volviendo del velorio de los dos sacerdotes: portaba una carpeta con información sobre los asesinatos que no apareció en el auto accidentado.
En 2014, la Justicia determinó que no se trató de un accidente, sino de un asesinato.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar