María Luisa, la abuela

Nacionales 10 de abril de 2019 Por
Leer mas ...
El mensuario de Abuelas de Plaza de Mayo rescató, en la edición de julio de 2008, la historia de María Luisa Vitaloni de Solsona, la madre del rafaelino Carlos Solsona, suegra de Norma y la abuela de la nieta recuperada 129. 
En ese artículo firmado por Luciana Guglielmo, se contó que María Luisa "fue una de esas mujeres que no llegó a besar ni a decirle al hijo de Norma y Carlos cuánto lo buscó y cuánto lo quiso". "Su infancia. María Luisa nació en Ancora, un pueblito de Italia. Hija de padre albañil y madre modista, a sus dos años vinieron al país como tantos compatriotas buscando nuevos horizontes y un futuro mejor. Se crió en Colón, un pueblo chico de la provincia de Buenos Aires, donde vivió hasta que se casó. No hizo más que la primaria, porque no había dónde estudiar en aquella época, y cuando inauguraron un magisterio donde continuar su formación, la Abuela ya tenía preparada la ropa para casarme con Domingo Solsona". 
"Así que prefirió dedicarse a su nueva vida de casada. Ella tenía tan solo 16 años y él 19. Una vez juntos, se mudaron a Rafaela, provincia de Santa Fe donde se quedaron y echaron raíces. Conoció a su marido en Colón, su pueblito de la infancia. El vivía con unos tíos y fue a aquel lugar a trabajar en un negocio familiar de librería y juguetería donde se enamoraron. Después tuvo que cumplir con el Servicio Militar y partió a Rosario, pero la distancia no hizo más que unirlos. Se casaron jóvenes porque ansiaban formar una familia. Tuvieron 3 hijos: Carlos, María Rosa y Miguel Angel".
"Los hermanos tuvieron una infancia feliz, Carlitos era el más estudioso. Durante la primaria iban a la escuela Belgrano a dos cuadras de su casa y en el tiempo libre practicaban muchos deportes: natación, básquet, fútbol. Fueron creciendo y Carlitos se fue a estudiar Ingeniería Electrónica a Córdoba, luego trabajó de chofer de colectivos para pagar sus gastos en esa misma provincia. El amor también lo sorprendió y se puso de novio con Norma, una compañera de la misma edad y al año siguiente se casaron".
"Fueron los únicos de la familia que no se casaron por iglesia. La unión fue en Cruz del Eje, en marzo de 1975. Hicieron una fiesta muy linda en la casa de un tío de ella. Fue una hermosa reunión. Los que la recuerdan dicen que Norma era una chica muy hermosa, nació en Cruz del Eje el 9 de agosto de 1951, y se caracterizaba por ser calladita, pero sumamente atenta. María Luisa asegura que se querían muchísimo con Carlitos".

REENCUENTRO
Tras el viaje de Carlos a España y la desaparición de Norma y de su hijo, con el paso del tiempo se restablecieron los contactos con la familia de Rafaela. Dice la revista de Abuelas: "La comunicación entre Carlos y Marcos era por carta, por lo que para el niño era bastante difícil imaginar a su papá de quien no recordaba nada. Cuando cumplió 10 años, su abuelo Domingo le dijo “te voy a llevar donde está tu papá” y ese verano, organizaron unas vacaciones al Uruguay, para que finalmente, el reencuentro se produjera. Eran cuatro los que viajaron: Domingo, María Luisa, Miguel Angel y el pequeño Marcos, que permaneció calladito y sin preguntar nada. Llegaron al lugar pautado y bastó para que Carlos baje de un micro para que instantáneamente a Marcos se le iluminaran los ojos y corriera a sus brazos. Ese momento inolvidable quedó grabado a fuego en la memoria de María Luisa".
"Ese día, padre e hijo, caminaron mucho y Carlos le contó toda la verdad al pequeño; siempre fue partidario de decir las cosas como eran: la desaparición de Norma, el hermano que nació en cautiverio, sus años presos y fuera del país. Hoy por hoy, la relación es muy buena, lograron recomponerla y hacerla fuerte".  

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias