Se inicia una semana clave para las paritarias en Santa Fe

Locales 08 de abril de 2019 Por
Hoy se reúnen los gremios docentes y de la administración central con el Gobierno. Mañana lo harán los municipales. Si no hay acuerdo, y hay nuevos paros, se sumarían a los próximos feriados por Semana Santa. Y se liquidarían los sueldos, nuevamente, sin aumento.
Este lunes se verán las caras -¿por última vez?- gobierno y sindicalistas estatales. La reunión con los representantes de la administración central se llevará a cabo a las 14:30 en la sede del Ministerio de Gobierno y Reforma del Estado, ubicada en Casa de Gobierno (3 de Febrero 2649). La reunión con los representantes de los gremios docentes fue convocada también a las 14:30 en la sede del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (Rivadavia 3049) de la ciudad de Santa Fe.
Esta vez con el precedente, en años, de haber sido la paritaria municipal quien marcó la cancha. Fue el jueves pasado cuando los municipales de FESTRAM recibieron la oferta de un 12% de aumento, cláusula gatillo y revisión en el mes de julio. Propuesta que Claudio Leoni (quinto candidato a Diputado en la lista de María Eugenia Bielsa) desaprobó antes de que lo hiciera el plenario de secretarios generales un día después. Este martes se lo harán saber a los delegados paritarios patronales, de acuerdo al análisis realizado por el corresponsal de LA OPINION, Darío Schueri.
Una semana atrás, el gobierno le mejoró la oferta a los estatales incorporando (tal como decíamos en esta columna) el 2,6% de la “gatillo” de diciembre del 2018, más un 10%. UPCN y ATE salieron conformes pero “aguardan algo más”.
El desafío estará en conseguir que quienes cobran el salario mínimo, poco más de tres mil agentes, tengan una recomposición salarial que les permita luego con la “cláusula gatillo” poder arrimarse a la pirámide salarial del resto. Y trabajar en los coeficientes recaudación e inflación para la cláusula de actualización salarial (gatillo).
Difícilmente Molina y Hoffmann salgan este lunes con el anuncio de un paro; a menos que políticamente sea necesario. Menos margen tiene AMSAFE para seguir con medidas de fuerza, habida cuenta que la próxima huelga, luego de tres etapas de 48 horas cada una, debería ser por 72 horas. Impensable.
La política, la cruda realidad económica y las elecciones se cuelan en las paritarias. Sonia Alesso tiene elecciones gremiales en junio próximo y está entre la espada y la pared. Su oposición interna no le permitiría un gesto de debilidad ante el gobierno; pero las bases tampoco aceptarán suicidarse.
El gobierno tampoco quisiera una administración pública detenida en pleno proceso proselitista; y los sindicalistas saben que están entre los reclamos de sus afiliados y la aguda mirada de los sectores privados, que no tienen ni paritarias ni estabilidad laboral.
En el caso de los municipales es diferente: no tienen un solo patrón como es la Provincia, sino 365 que de acuerdo con sus realidades financieras podrían cumplir o no con lo acordado; nadie querrá conflictos en plena campaña electoral, lo que no significa que prometan barbaridades incumplibles tampoco.
Miguel Lifschitz, más allá de su prudencia presupuestaria en un escenario de baja en la recaudación, carga sobre su espalda la campaña de Antonio Bonfatti, quien ya tiene el voto de centro-izquierda y debe salir a la conquista del arisco sector de centro derecha que critica el peso del Estado, el gasto público y la carga impositiva.

SEMANA SANTA Y
LIQUIDACION
Hay dos cuestiones más a tener en cuenta para futuras medidas de fuerza: difícilmente se concreten esta semana, porque dinamitaría cualquier posibilidad de nuevo diálogo. Pero, proponerlos para la próxima, haría que buena parte de la opinión pública se ponga en contra de los gremios y los trabajadores: pese ha haber tenido un incremento salarial del 49% el año pasado (el doble, o más que el resto) harían paros de, al menos, 48 horas.... previas a los feriados de Semana Santa. ¿Qué gremio se animaría a tanto?
Por otra parte, hay que señalar que los 20 o 21 se liquidan los sueldos. Si no hay acuerdo, no solo no habría nuevamente incremento, sino que, además, también quedaría en firme el descuento de los días por los paros realizados. 
Todo este panorama hace suponer que esta semana podría haber un arreglo. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar