120 años de vida Pastoral y Educativa

Información General 06 de abril de 2019 Por
COLEGIO NUESTRA SEÑORA DE LA MISERICORDIA
Ver galería FOTO PRENSA COLEGIO// CELEBRACION./ Parte de la comunidad educativa festeja el aniversario. ANIVERSARIO./ Todos exaltan la significativa fecha.
1 / 2 - FOTO PRENSA COLEGIO// CELEBRACION./ Parte de la comunidad educativa festeja el aniversario. ANIVERSARIO./ Todos exaltan la significativa fecha.

Celebramos el cumpleaños 120 de nuestra escuela…de nuestra querido colegio Misericordia…y es un poquito como festejar el cumpleaños de alguien, de alguien muy querido, porque a veces, de tanto querer un lugar, de tanto ser felices allí, de trabajar , de soñar, de crecer, de creer, de crear recuerdos imborrables, de tanto cobijarnos, un lugar comienza a tener alma; y nuestro colegio la tiene, un alma llena de luz, dispuesta a abrazarnos, a alentarnos, a ayudarnos a ser en comunidad.
Esta alma de 120 años que es nuestro colegio, tiene su historia, y comienza allá… por el 5 de abril de 1899 cuando las Hermanas María Querubina, María Santa Rosa, María Inocencia y María Inmaculada, llegaron a nuestra localidad para educar a las niñas que aquí vivían y a las que veían transcurrir su niñez y adolescencia sin escuela por la distancia entre la chacra, el campo, y el pueblo. En carro o en sulky, las religiosas recorrieron las chacras con el mensaje y un proyecto educativo moralmente coherente con el ideal familiar del campesino piamontés. Ellas eran los agentes de un impulso misionero hacia los inmigrantes cuyo objetivo era revitalizar la memoria cristiana, adormecida por el agobio de las rudas jornadas de trabajo. Y el apoyo fue el esperado, el deseado, esa respuesta satisfactoria de las familias mostraba a las claras la existencia de un ancestro cristiano firme y vigoroso.
Fue el Párroco Francisco Palmieri, quien solicitó a la Reverenda Madre provincial que enviara a Rafaela cuatro Hermanas de su Congregación para regentear el colegio de niñas que deseaba abrir en una casa de su propiedad que, junto a los terrenos aledaños, donó al Obispado de Santa Fe, para concretar su sueño…así se formaron las bases de nuestro colegio.
Aquel colegio de niñas…con el transcurrir de los años, se transformó en un colegio mixto…fue en el año 1998.
Anteriormente nombramos al párroco Francisco Palmieri como unos de los iniciadores de la historia de nuestro colegio en la ciudad… y también queremos recordar al Padre Juan, de origen croata, que dejó un poquito de su alma, de su vida entre estas paredes. Hombre de carácter fuerte, pero a la vez, ejemplo de bondad y servicio. A pesar de que llegó cargado de recuerdos que lo perturbaban y entristecían, ya que estuvo en un campo de concentración en la segunda guerra mundial, llegó a nuestra ciudad, a nuestro colegio para brindarse. Frecuentemente hablaba de Dios, la Patria y la familia, factores fundamentales en la formación de alumnos y de la sociedad. En 1993 el Concejo de la ciudad le otorgó un reconocimiento especial por “honrar la vida”; él hablaba un idioma universal, el del amor al prójimo…idioma que hablaron también el Padre Dimas Mateo, la Hermana Celsa Benetti, Hna. Fortunata, Hna. Celestina, Hna. Regina, Hna. Pilar, la Hermana Rosario, Hermana Sonia, Hermana Asunta, Hermana Clara Hna. Delia, Hna. Beatriz, Hna. María Rosa, Hna. Evangelina, Hna. Fabiana, Hna. Marcelina, Hna. Elva...y la actual Hna. Ana María, quien nos acompaña hoy…
Benita Rosello consagró su Instituto a la Virgen de la Misericordia y el nombre traducía los fines de su congregación: “misericordia para las niñas pobres y abandonadas, misericordia para las niñas ricas en bienes materiales pero que necesitan guía y asistencia para su formación, misericordia para los sufrientes en cuerpo y alma, misericordia para los pecadores que se hallaban lejos de Dios.” Y estos fines de la Santa Madre siguen resonando en tus pasillos querida escuela, en tu hacer diario, en tu abrazo que consuela, en tu mirada que señala pacientemente el camino correcto…el camino de Dios…que no es otra cosa que mirarnos con más amor los unos a los otros…que siempre seamos dignos de recorrerte querido colegio…que siempre vayamos de la mano de tus valores que son los valores de la queridísima Madre Rosello, inspirada en el Padre, en la Virgen…en el amor.
Comunidad Educativa del Colegio “Nuestra Señora de la Misericordia”.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar