¡Cruz de Salvación!

Sociales 05 de abril de 2019 Por
TIEMPO DE CUARESMA: CAMINAR HACIA LA PASCUA
La Cruz es el emblema del cristianismo, ya que resume en su figura la obra de la Redención del mundo hecha por Cristo Jesús, es el gesto más elocuente, más frecuente, más popular del culto cristiano(JLK).
Jesús murió en una cruz, en un instrumento de suplicio, entregando su vida al Padre como víctima de propiciación y Redención. En aquel tiempo, ese instrumento de condena a muerte tenía la forma de T, y, como tal, se empleó hasta el Siglo IV después de Cristo.
Para los primeros cristianos, el culto de veneración de la cruz era algo lógico y natural, y no temían confesar que profesaban "la religión de la Cruz".
La cruz ha sido raudamente difundida y muy venerada. Aparece en las catacumbas, pintas y grabadas por los primitivos cristianos, en sarcófagos y muros. El culto de veneración a la Santa Cruz ya se insinuaba en las apologías del Siglo II , cuando los llamados Padres Apostólicos, defendían a los cristianos  de la acusación de la idolatría.
En el Siglo III, se difundió la noticia por Tertuliano de que el signo de la cruz se realizaba con un dedo o uniendo el pulgar y el índice de la mano derecha, se trazaba sobre la frente del fiel.
Los antiguos cristianos no omitían ese gesto de la fe al levantarse , al entrar y salir de sus casas, al vestirse, al comer y al encender la lámpara. San Cirilo de Jerusalén, en el Siglo IV, afirmó que los cristianos no sólo signaban sus frentes, sino, también todas las cosas.
Desde la paz de Constantino fueron aumentando las representaciones de la cruz, y, a partir del Siglo IV los cristianos llevaron una cruz colgada al cuello; el uso de la cruz pectoral se extendió durante el Siglo V. Cuando los paganos se convertían al cristianismo, adornaban las fachadas de sus casas con una cruz.
En los Siglos VI y VII ya existía la costumbre de bendecir con una cruz, lo cual explica las diferentes formas de cruz que exhiben los mosaicos y las pinturas bizantinas de personajes eclesiásticos.
El signo grande de la cruz, que se traza desde la frente hasta el pecho y desde el hombro izquierdo hasta el derecho, según la costumbre actual, se  generalizó probablemente hacia el Siglo X.
en el medioevo, no se comenzaba ninguna escritura pública, ninguna inscripción ni Ley, sin haber trazado primero la cruz.
El culto de la veneración de la cruz se fundamenta en la estrecha relación de ella con la divina persona del Redentor. No sólo como instrumento en el que cumplió su obra de salvación universal.
Después de casi veinte siglos, la fuerza de la cruz parece haberse debilitado para ciertos cristianos que se limitan a emplearla como un adorno sin asumir las consecuencias. Sin embargo, la cruz sigue siendo el signo que nos identifica y nos exhorta desde su majestuoso silencio para quienes vivimos a su amparo.
Querido lector el apóstol nos habla: la locura de la cruz...
Personas de la casa de Cloe me han hablado de que hay rivalidades entre ustedes. Puedo usar esta palabra, ya que uno dice: yo soy de Pablo,y otro Yo soy de Apolo, o yo soy de Cefas, o yo soy de Cristo. ¿ Quieren dividir a Cristo?¿Acaso fue Pablo crucificado por ustedes? ¿O fueron bautizados en el nombre de Pablo?
Doy gracias a Dios de no haber bautizado a ninguno de ustedes, a excepción de Crispo y Gayo;  pues así nadie podrá decir que fue bautizado en mi nombre. Perdón, también bauticé a la familia de Estéfanas. Fuera de estos no recuerdo haber bautizado a ningún otro De todas maneras, no me envió Cristo a bautizar, sino a proclamar el Evangelio. ¡ Y no con discursos sofisticados! No sea que borremos la cruz del Mesías. Bien es cierto que el lenguaje de la cruz resulta una locura para los que se pierden; pero los que se salvan, para nosotros,es poder de Dios. Ya lo dijo la Escritura: destruiré la sabiduría de los sabios y haré fracasar la pericia de los instruidos. Sabios entendidos, teóricos de este mundo¡cómo quedan puestos! ¿y la sabiduría de este mundo? Dios la dejo´como loca. Pues el mundo son su sabiduría no reconoció a Dios cuando ponía por obra su sabiduría; entonces a Dios le pareció bien salvar a los creyentes con esta locura que predicamos ( 1 Corintios 1,14-21).Palabra de Dios, Gloria a ti Señor Jesucristo.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar