Masacre en Nueva Zelanda: fue imputado el autor

Policiales 16 de marzo de 2019 Por
Se imputó a Brenton Tarrant, de 28 años, por los 49 homicidios de ayer en dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda. El sujeto, de ciudadanía australiana, expreparador físico y "fascista" autoproclamado, permanecerá detenido en prisión preventiva.
Asesino
FOTO INTERNET - ASESINO. Brenton Tarrant fue imputado por la muerte de 49 personas.

En silencio y rodeado de agentes que lo tenían bajo custodia, hizo un gesto provocador con su mano que representaba el "poder blanco". Con la mano derecha, unió pulgar e índice, el signo de OK, utilizado en todo el mundo por los adeptos del "supremacismo blanco".

La masacre reveló la violencia extremista del "supremacismo blanco", al que pertenecía el asesino, y reavivó el debate sobre la responsabilidad en las redes sociales, donde el agresor difundió la matanza en vivo con una cámara que llevaba adherida al cuerpo.

MUNDO SOLIDARIO

Da cuenta la prensa mundial que el brutal atentado despertó la solidaridad del mundo entero, en un clima de sorpresa y conmoción por la matanza sucedida en un país conocido por sus bajos índices de criminalidad y su respeto a minorías raciales y religiosas.

ACCESO A LAS ARMAS

Luego de la matanza de 49 personas en dos mezquitas en Christchurch, Jacinda Ardern -primera ministra neozelandesa-, prometió que el país endurecerá la legislación sobre el acceso a armas.

Pocas horas después de la masacre, Ardern reveló que el atacante había comprado legalmente cinco armas pesadas, incluidos dos rifles semiautomáticos.

Por otra parte, Ardern manifestó que el australiano Brenton Tarrant tenía una licencia de noviembre de 2017 que le permitió comprar legalmente las armas pesadas, que finalmente utilizó en la matanza en las dos mezquitas.

"El simple hecho de que este individuo obtuvo una licencia y adquirió armas de ese poder hace que las personas claramente busquen un cambio, y yo estoy comprometida a eso", dijo la primera ministra en una rueda de prensa.

En tanto, Chris Cahill -jefe de la Asociación de Policías de Nueva Zelanda-, celebró las palabras de Ardern y recordó que tentativas previas de adoptar algún tipo de control de armas habían sido rechazadas.

"Creo que mucha gente en nuestro país debe haber quedado asombrada de ver que alguien puede obtener ese arsenal", expresó en un comunicado.

Te puede interesar