MUROS CON VIDA

SUPLEMENTO RURAL 14 de marzo de 2019 Por
Leer mas ...
Las plantas trepadoras se utilizan para resaltar lugares gracias a su floración o colorido en las distintas épocas del año, para tapar zonas de servicios, para formar cercos en espacios no tan anchos, para cubrir pérgolas y así determinar una zona de sombra, como se darán cuenta los usos son múltiples.
Hay muchísimas para elegir por eso hoy les contaré solo sobre algunas de ellas.
LAS QUE SE OBTIENEN DESDE SEMILLA:
Estas trepadoras desaparecen en invierno. Se tratan como anuales y en general se resiembran solas. Se utilizan para dar movimiento y color a lugares de verano o para renovar estacionalmente algunas zonas del cerco o la pileta. Una vez que han semillado es importante podar los tallos que están secos.
*Campanilla (Ipomea sp.): podemos usarla para lugares resguardados y con sol. Es bastante vigorosa y florece abundantemente en verano y con flores azuladas. Desaparece en invierno. Es fácil de cuidar porque se resiembra sola y tiene zarcillos para adherirse a la pared sin ayuda.
*Alverjilla (Lathyrua sp): necesita sol. Desaparece en invierno y florece en verano. Es muy perfumada y de crecimiento rápido. Se resiembra sola y sus flores son de variados colores.
Necesita ser atada a soportes. Porque si no se cae.
*Paraguayita: necesita sol y al igual que la anterior se resiembra sola en los meses de primavera.
Su crecimiento es muy rápido con unas flores muy pequeñas de color rosa intenso. Desaparece con los primeros fríos y se trepa sola con la ayuda de zarcillos.

LAS QUE TIENEN PERFUME:
Con estas especies debe tenerse cuidado porque atraen a los insectos, pero sin lugar a duda su ubicación ideal es cualquier zona de paso para así poder apreciar el aroma. Conviene observar de dónde viene el viento habitualmente y así aprovechar más aún su perfume.
*Jazmín de leche: tolera lugares con media sombra y poca agua. Florece sobre brotes nuevos, por lo que conviene podarlo luego de la floración. Sus flores son blancas. Necesita ser guiado permanentemente. Es persistente y no pierde las hojas.
*Madreselva: tolera media sombra. Es semipersistente, pierde algunas hojas. La más común tiene floración amarilla pero existe otra de floración rosa. Necesita algún soporte donde enredarse. Es muy vigorosa y tolera casi cualquier suelo.
*Jazmín del país: ideal para lugares soleados. Florece en primavera, verano y otoño. Sus flores son blancas, muy perfumadas y necesitan de un sostén.
*Glicina: no puede vivir en otro lugar que no sea al sol. Hay de floración lila o blanca. Atrae muchos insectos y es muy vigorosa. Suele usarse en pérgolas pero hay que disponer de estructuras bien fuertes y firmes porque pueden doblarse.

LAS SIEMPRE VERDES
*Enamorada del muro: tiene órganos que se adhieren a la pared. Hay que podar las ramas que se despegan, siempre que se produzca esto, porque sino la planta se volcará por completo. Es muy vigorosa.
*Hiedras (Hedera sp): tienen órganos al igual que la anterior que se pegan a la pared. Hay diferentes tipos de variegado y hojas. Son lentas para adaptarse pero después crecen rápidamente. Conviene despuntarlas para estimular la ramificación, porque tienden a hacer ramas muy largas.
LAS QUE TIENEN COLORES OTOÑALES
*Ampelopsis: se adhieren a la pared sola. Cuando la planta comienza a sentir el otoño sus hojas toman una tonalidad rojiza, y por época tienen 3 colores: verde, amarillo y rojo. Se pela completamente en el invierno y queda el encanto de una pared surcada por ramitas. Requiere poco mantenimiento ya que al pelarse se “autopoda” y por lo tanto los insectos pierden su casa.
LAS QUE TIENEN FLORACION MUY ATRACTIVA
*Bignonia venusta: su floración naranja durante el otoño invierno no puede pasar desapercibida.
Es muy vigorosa, persistente, tolera media sombra y tiene un crecimiento muy rápido.
*Bignonia Spectabilis: flores como campanas de buen tamaño en verano. Crecimiento rapidísimo y algo desordenada. Semipersistente, excelente para lugares amplios y soleados.
*Santa Rita: floración espectacular de verano. Existe gran variedad de colores y de tamaño de flor.
Pierde sus hojas y es espinosa, a pesar de las espinas vale la pena disfrutar de ella. Hay variedades enanas. Necesita lugares soleados y reparados del viento.
LAS APOYANTES PARA CERCOS.
*Jazmín amarillo: florece a fin del invierno. Necesita buena fertilización para poder brindarnos su excelente floración como una lluvia de flores amarillas. Es persistente y ocupa un par de metros de ancho. Es de fácil mantenimiento.
*Jazmín celeste o blanco: es de crecimiento rápido y florece desde la primavera hasta el otoño.
Conviene podar las ramas que van quedando abajo porque se irán secando. Es de muy fácil mantenimiento, no tienen perfume y sus flores divierten a los niños porque son pegajosas.

Suerte en la elección y no dejen de hacer las preguntas que necesiten.
Ing. Agr. María Paula Berta.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar