Profesor de matemáticas convoca multitudes

Información General 10 de marzo de 2019 Por
Roberto Fugiglando tiene 64 años, y camina el escenario del Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC con la autoridad de quien sabe de qué habla. Desarrolla un tema, escribe, explica y responde preguntas. Entre otras, Fugiglando es profesor de una de las cátedras de Matemáticas I en esta Facultad cordobesa desde hace muchos años. Sus clases son un suceso.
profesor
FOTO INTERNET - ROBERTO FUGIGLANDO. El profesor de matemáticas que convoca multitudes.

Tiene 750 alumnos y a sus clases asisten unos 600. Y para encontrar lugar en el Aula Magna hay que reservar banco con, al menos, una hora de anticipación. De lo contrario, el destino es sentarse en el piso o en las escaleras.

Lo que se observa es increíble: cientos de jóvenes –la mayoría apenas supera los 18– escuchan en silencio las explicaciones de a quien apodan "Fugi" (o "Fuyi"). Toman nota mientras él desplaza su humanidad por el escenario, y bromea mientras se cuida de no ensuciar con tiza el cabello de los estudiantes más cercanos.

CATEDRA RECOMENDADA

De acuerdo a La Voz del Interior,su cátedra es recomendada de boca en boca  y, en una ocasión, los alumnos crearon una especie de fun page de “Fugi” en Facebook. Lo cierto es que los estudiantes aprenden. Será por eso que sus clases son multitudinarias.

"El comportamiento de los chicos es bueno, aunque vienen de un colegio secundario con una formación bastante floja y acá hay un curso de nivelación que no nivela. Trato de mantener su atención de manera tal que dejo de lado el enciclopedismo, y de hacer fácil lo difícil”, explica el profesor.

CARISMATICO, Y ALGO MAS

El hombre, oriundo de Devoto, es carismático. Hace bromas que, reconoce, a veces son burdas. Así sostiene la atención de cientos de pibes a las 7 de la mañana. "Al chico tenés que darle matemáticas y, dentro de las matemáticas puras, vincularla con situaciones de la vida diaria. Para que no quede en un mero concepto”, remarca.

profesor dos

Es contador, licenciado en Administración y tiene maestrías y otros estudios. Pero, básicamente, es docente. Comenzó a los 19 como ayudante de alumnos. Es profesor de Matemáticas y Estadísticas, también, en la UTN y en la Universidad Católica. Y sostiene "amo la docencia. Esa facilidad de aprender que Dios me dio quiero brindarla a los otros. La docencia es un sacerdocio".

RESPETO AL ESTUDIANTE

Su premisa como docente es el respeto al estudiante, y señala que "les hago ver que son lo más importante de la Universidad, ya que la esencia de la función docente y, por ende, de la enseñanza universitaria es el alumno. A veces se los usa y no se dan cuenta. Tienen derecho a exigir que las autoridades respeten el derecho a aprender. Por lo tanto, la Universidad debe cumplir con el objetivo de que el proceso de enseñanza sea de calidad, acorde con lo que la sociedad requiere de los graduados".

Además, puntualiza que "hay que trabajar en forma sinérgica con los alumnos, sos un compañero más. Se los digo el primer día", a la vez que también les dice que no tengan miedo en sacarse las dudas. a la vez que destaca "si veo que alguien se burla con alguna pregunta, lo echo del aula, porque es un irrespetuoso. No es una amenaza, ya lo he hecho".

Finalmente, el enemigo del enciclopedismo sentencia que "el rendimiento de los alumnos conmigo es excelente. Les tomo parciales, y al que se saca 7 o más le tomo un examen anticipado. El 95 por ciento aprueba; y el 80 por ciento, con 10".

Te puede interesar