El Tribunal Electoral condiciona a la consulta

Locales 06 de marzo de 2019 Por
El organismo estatal adelantó que no va a intervenir en el plebiscito para determinar si la población de Santa Fe está de acuerdo o no con la Reforma Constitucional. Se iba a realizar el mismo día que las generales provinciales. Sin su intervención, implica que se realice una elección parte, con autoridades de mesa, urnas extra, y con los cómputos en manos del Ejecutivo.

Desde hace más de 20 años, los distintos gobernadores de la Provincia propusieron reformas en la Constitución Provincial. Sin embargo, siempre estuvo ligada (en mayor o menor medida) a la reelección del mandatario. En esta oportunidad, fallida la sanción por parte de la Legislatura de la necesidad de la Reforma, el Gobernador propuso realizar una consulta popular para ver si el pueblo estaba a favor de estos cambios. Sin embargo, ahora está en serias dudas. Es que el Tribunal Electoral de la Provincia (TEP) dispuso que no va a intervenir en el desarrollo de ese plebiscito, porque le resulta ajeno a sus atribuciones, al tiempo que definió que tendrá que haber mesas exclusivas para esa votación y que el personal no podrá ser el mismo que custodie el acto comicial en el que se elegirán autoridades provinciales.
Esta manifestación del Tribunal no cierra las posibilidades de que la consulta popular se realice, pero define condiciones que por un lado le podrían restar legitimidad y jerarquía a la convocatoria, y por otro implicará afectar recursos humanos y económicos que no serían necesarios si las boletas donde la ciudadanía podrá expresarse solamente por "Sí" o por "No" a la reforma estuvieran incluidas en el paquete que le entregará la autoridad de mesa a cada votante.
De acuerdo al diario La Capital de Rosario, la pretensión de las autoridades del gobierno cuando se convocó por decreto a esta consulta era que las boletas correspondientes fueran recibidas por el votante junto a las de las cinco categorías de elección que se pondrán en juego este año: gobernador, diputados provinciales, senador departamental, intendente y concejales (o presidentes de comuna en los pueblos). 
En ese esquema, el padrón era el mismo, al igual que el control del voto, y el escrutinio estaba en las mismas manos que el resto de las candidaturas, aunque las papeletas se depositaran en urnas especiales.
Con esta definición del Tribunal, no sólo habrá que contar con espacios especiales y distintos dentro de cada centro de votación, sino que además de urnas exclusivas, habrá que designar a personal separado, con lo que aumentará el gasto que implique esta elección, y podría disminuir el interés de la ciudadanía por participar en una elección en la que habría que hacer otra cola, por ejemplo.
Cooperación entre poderes el TEP "reconoce la existencia de "elevadas razones institucionales vinculadas al sistema democrático y a la cooperación entre los poderes del Estado que obligan a tomar nota de la convocatoria", aunque señala que la oportunidad y contenido "no podría examinar sin incurrir en un exceso de jurisdicción".  También aconseja "proveer favorablemente al requerimiento formulado por el Poder Ejecutivo (si bien no con el alcance que el mismo pretende), desde la comprobación básica de que no se trata de un acto que corresponda necesariamente a otro "departamento del Estado" y de que este Cuerpo no podría impedir razonablemente la realización de dicha consulta, trabando "el eficaz ejercicio de los poderes". Se manifiesta favorable a "arbitrar los mecanismos necesarios en orden a asegurar la regularidad de los comicios y a impedir eventuales confusiones en el electorado, aspectos que pertenecen al núcleo esencial de los cometidos por los cuales debe velar el Tribunal Electoral". Finalmente, accede a la formalización de un convenio de colaboración para delimitar tareas en la operatividad de la consulta. No obstante, el Tribunal Electoral recuerda que su competencia "se encuentra limitada a la aplicación de las leyes electorales, siendo ajena a su esfera de atribuciones y responsabilidades la intervención en una "consulta popular no vinculante", que excede claramente la materia electoral.
¿Cómo se podría dar, entonces, la consulta popular? El TEP dice que la Secretaría Electoral podría proveer un lugar para registrar el cómputo y que vayan a votar voluntariamente allí, con mesas exclusivas, padrones y urnas apartes, además del personal como autoridad de mesa, extra a las de las elecciones. Todo el cómputo sería llevado adelante por el Ejecutivo Provincial. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar