Embarazo adolescente

Editorial 04 de marzo de 2019 Por
Leer mas ...
Este tema, siempre es difícil abordarlo. Porque hay decenas de aristas que terminan generando polémica y perdiéndose el eje de la discusión.
Según cifras oficiales difundidas por la Secretaría de Gobierno de Salud, en lo que respecta al embarazo adolescente, la cantidad de nacidos vivos de mujeres entre 10 a 19 años registró un descenso, con 5.245 nacidos vivos menos que el año anterior, lo que significó una reducción de un 20%.
En este caso, se están observando los primeros resultados del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (Plan ENIA) que se lanzó en 2017 y cuenta con estrategias de sensibilización a la población en general y a las/os adolescentes en particular sobre la importancia de prevenir y disminuir el embarazo no intencional, mejorar la oferta de servicios en salud sexual y reproductiva en relación con la disponibilidad, accesibilidad, calidad y aceptabilidad de las prestaciones, y potenciar las decisiones informadas de este grupo de edad.
No obstante, para el grupo de adolescentes de 10 a 14 años (adolescencia temprana), en el año 2017 se registró un leve ascenso de 74 nacimientos.
Sin embargo, comparado con el año 2013 -en el que se registró el valor mayor de la última década-, el descenso fue de 24%.
En tal sentido, las autoridades sanitarias afirmaron la importancia de que se cumpla la ley de educación sexual integral en todo el país y que los protocolos de abuso sexual, como el que difundió el gobierno nacional, sean ampliamente aplicados.
La estadística siempre es fría y alejada de casos reales. La semana pasada se supo que una niña de 11 años que quedó embarazada tras ser violada por la pareja de su abuela fue sometida a una cesárea en el Hospital del Este "Eva Perón", de la ciudad de tucumana de Banda del Río Salí, a pesar de que tanto la menor como su madre habían solicitado la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).
La operación se realizó el pasado martes por la noche, luego de que el Sistema Provincial de Salud (SIPROSA) ordenara a las autoridades del hospital que llevara adelante el procedimiento en función de "salvar las dos vidas".
En ese marco, la médica Cecilia Ousset concurrió junto a su esposo, también médico, al Hospital Eva Perón en el que se realizó la intervención.
Si bien ella aclaró en diálogo con la prensa que es objetora de conciencia, contó que nadie quería hacerle la interrupción legal del embarazo a la menor en la institución en la que se encontraba internada.
La médica comentó que cuando ella llegó al hospital "nada fue como habían dicho".
"Cuando llegamos a la habitación nos encontramos con un cuerpo infantil no desarrollado, que no es lo que nos habían dicho. Con un embarazo de 23 semanas a pesar que ingresó con una gestación de 16 semanas", relató Ousset.
Cuando ingresaron al quirófano, el anestesista, el instrumentador, la enfermera y todas las personas que estaban allí se declararon objetores de conciencia.
"No podíamos dar marcha atrás porque ya le habíamos dicho a la nena que la íbamos a ayudar", dijo Ousset, quien también explicó que la intervención no se podía hacer por vía vaginal, porque el cuerpo de la nena no estaba preparado y porque la menor está con problemas psicológicos tras haber sido violada por la pareja de su abuela.
Una vez que la nena fue anestesiada, el esposo de la médica le practicó la micro cesárea.
"Cuando terminamos de realizar la operación y salimos del quirófano nos esperaba un oficial del Ministerio Público Fiscal para pedirnos los datos", contó Ousset, quien además señaló que su esposo fue amenazado de muerte y agredido por organizaciones "de pañuelos celestes".
"Yo soy objetora de conciencia pero no obstacularizadora.
Estoy a favor del aborto legal, y anoche casi se vulneran de nuevo todos sus derechos", indicó la médica en declaraciones al canal de noticias TN.
Al referirse a la salud del niño que nació con 600 gramos, señaló: "Hay muy bajas probabilidades de sobrevida por la edad gestacional que tenía".
La menor violada le había comentado a la psicóloga que la atendió: "Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo".
El embarazo de la menor se conoció hace casi dos meses en un centro de atención primaria de la salud del Este de Tucumán, cuando la niña cursaba la semana 16 de gestación.
La víctima había acudido con su madre al establecimiento sanitario por dolores de panza y allí reveló que fue violada por la pareja de su abuela.
La madre de la niña hizo la denuncia y el sospechoso de 65 años fue detenido por orden de la fiscal de Instrucción en lo Penal de la capital tucumana María del Carmen Reuter.
¿Cómo poder comparar las generalidades de los fríos números estadísticos con casos tan duros como el de la niña tucumana? Sin embargo, es necesario que nuestra clase política lo haga. Alejarse de la crudeza de la realidad y analizar con detenimiento. Acercarse a lo humano, para saber que cada porcentaje, en realidad, es una historia. 
En una Argentina en donde hay dos posiciones tan tajantes, lo que tiene que priorizarse es la salud pública. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar