Caruso: "Amontonar gente no es sinónimo de mayor prevención…"

Locales 14 de febrero de 2019 Por
Después de que en diciembre presentara la renuncia a su rol de coordinador a honoren del Comando Unificado, José Caruso explicó su visión sobre por qué no se logran resultados positivos en materia de seguridad.
FOTO ARCHIVO CARUSO. En diciembre renunció a su cargo como asesor en seguridad del Municipio.
FOTO ARCHIVO CARUSO. En diciembre renunció a su cargo como asesor en seguridad del Municipio.
Alejado del cargo que si bien lo realizaba sin cobrar le exigía un compromiso con la gestión local, más relajado y sin tener que quedar bien con nadie, el Lic. José Caruso conversó sobre la seguridad, la prevención, y la coordinación entre las diferentes fuerzas que intervienen en un tema sumamente complejo.
Regresó a la función pública convocado por el intendente Luis Castellano, quien después del sacudón electoral de 2017, entendía que había que reaccionar ante la demanda de la población sobre este tema. Se fue a finales del año pasado entendiendo que en la política muchas veces “el diablo mete la cola” y los planes de acción previstos son desplazados por la agenda electoral, según una entrevista que ofreció a Next Noticias, que se emite al mediodía por el canal Next Tv. 
-¿Por qué se fue?
-Lo dije en el momento en que presenté mi renuncia, simplemente porque mi tarea había terminado. La cuestión de seguridad iba tomando otros rumbos y yo creí necesario dar un paso al costado, porque ya no estaba para lo que yo había conversado en su momento con el intendente Castellano e incluso con los concejales.
- ¿Se enojó porque no fue invitado a la cumbre de seguridad del 20 de diciembre en la Municipalidad en la que participaron el Intendente, el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti y el ministro de Gobierno de la Provincia Pablo Farías?
-Si me enojara... ya tengo edad para enojarme y desenojarme, podríamos decir que me sorprendí.
- Teniendo en cuenta los últimos hechos delictivos en Rafaela, ¿qué cree que nos está pasando como sociedad y por qué el sector que debe darnos las respuestas pareciera no encontrarlas?
- La vuelta no es muy fácil ni es muy corto el trayecto que hay que recorrer para encontrarle la solución; lo que sí es muy preocupante es que ha habido un cambio de modalidad. Nosotros veníamos teniendo una modalidad delictiva en la ciudad en donde la sociedad estaba sufriendo una serie de consecuencias de hechos algunos graves pero eran los mínimos y una multiplicidad de hechos pequeños que molestaba la vida cotidiana. Sin embargo se han producido rápidamente y en muy corto tiempo, varios sucesos de carácter grave, con una violencia inusitada y sobre todo por la modalidad para realizarlos… entonces creo que los análisis hay que enfocarlos desde ese lado, porque quienes los llevaron a cabo no son gente improvisada, por lo tanto se debería contar con la información adecuada para seguir la trayectoria del hecho.
-¿Cree que priman más las mezquindades políticas que las acciones concretas que puedan solucionar las cosas?
-Siempre el delito corre un paso más adelante de la prevención cuando no hay una técnica preventiva adecuada. Desgraciadamente los períodos electorales tan cercanos unos a otros nos está pasando, el diablo mete la cola en esas situaciones y resulta difícil separar los reproches por seguridad por los reproches de, que vos no haces lo que tenés que hacer y me pedís a mí. Esas mezquindades lamentablemente se ven y desde el punto de vista técnico son muy complicadas de sortear, porque muchas de las medidas que se deberían tomar en materia de prevención no se terminan de adoptar, porque producen los efectos en el largo tiempo y muchos políticos no están acostumbrados al largo plazo, sino al tiempo que les marca la agenda electoral. Entonces allí es donde vienen los problemas desde el punto de vista de la planificación.
-Cada vez hay más fuerzas de seguridad en la ciudad, ¿por qué siempre parece que siempre faltan efectivos?
-Vamos a suponer que hay cantidad suficiente, aunque yo hoy no sé el número porque no estoy. Y de la calidad no podemos discutir porque cada fuerza tiene su sello particular. Lo que yo te puedo decir es que amontonar gente no es sinónimo de mayor prevención, amontonar autos tampoco, y amontonar tecnología menos. Lo que se necesita es coordinación y la actividad de inteligencia previa para que los hechos no nos ocurran, porque estamos permanentemente con una actitud reactiva y no preventiva. Reaccionamos cuando ya ocurrió y la delincuencia va mutando su forma de actuar, y van mutando sus propias víctimas. Lo que yo pienso es que hay que tener una actitud de prevención, que no es el policía parado en la esquina, sino la actitud de saber qué es lo que puede ocurrir siguiendo indicios. Yo lo dije en su momento, el tema de seguridad es serio, si me pondrían a mí a hablar de salud pública, no podría, debería decir que no lo sé.
-¿La política te deja decir no lo sé?
-La buena política sí, porque la política no es mala. Mala política hacemos los hombres.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar