Gaggiotti: "hay un proceso de nuevo equilibrio de los precios"

Locales 11 de febrero de 2019 Por
El 2018 "fue un año muy diverso", dijo Luis Gaggiotti, presidente de la Cámara Inmobiliaria local. Señaló que tanto las operaciones de compra-venta de inmuebles como sus valores en dólares sufrieron una caída del 30%.
FOTO ARCHIVO LUIS GAGGIOTTI./ Titular de Gaggiotti Inmobiliaria y Presidente de la Cámara local.
FOTO ARCHIVO LUIS GAGGIOTTI./ Titular de Gaggiotti Inmobiliaria y Presidente de la Cámara local.
El año pasado fue, sin lugar a dudas, un sacudón para la economía local. No solo por las expectativas que había, sino también por las consecuencias que dejó. Esto alcanzó a todos los rubros. El inmobiliario, también. Por eso, LA OPINION consultó al presidente de la Cámara Inmobiliaria, Luis Gaggiotti, sobre el panorama del sector. 
Con respecto al año pasado, dijo que "fue un año muy diverso. Veníamos de un 2017 que terminó en subida, con muchas operaciones. No solo porque había más dinero dando vueltas, sino favorecidos también por los créditos hipotecarios, que venían saliendo por miles. Así fue hasta marzo o abril, que empezamos con la problemática de la devaluación. Eso complicó la relación de precios".
"El 2018 cerró un proceso de nuevo equilibrio de precios y hoy estamos en un proceso de adecuación del mercado. En forma global, más a principios de 2018 que ahora, hubo una abrupta caída de los precios que se realizaban en dólares. Estamos hablando de un 30% o más. Hoy están en un 10 o 20 por ciento de los valores que veníamos manejando hace un año", señaló y advirtió que "todavía puede haber algunas adecuaciones todavía", en relación a la evolución tanto el dólar como la inflación.
Para Gaggiotti, "este mar de fondo económico hace que la gente replantee las inversiones. Y con tasas elevadas, es difícil igualar el rendimiento financiero al de una inversión. Por eso, la cantidad de operaciones han bajado en un 30%".
En este contexto, "hay dos tipos de vendedor: Por un lado, uno que puede aceptar una oferta agresiva (que no es el dinero que pretende, pero que a lo mejor sostener la oferta le resulta muy caro. Hay otro vendedor, que pretende llegar a los precios de hace un año. Tiene otro soporte, tiene una actividad rentable, que no tiene una necesidad urgente de vender".
"El comprador de la vivienda hoy es el más dañado. No solo porque no hay más créditos, sino porque además, lo lógico es que uno venda una casa más chica para irse a una más grande. Se están haciendo algunas de estas operaciones, pero implica que haya dos en paralelo: la venta para poder realizar la compra. El que pagaba 10 o 15 mil pesos por mes, es el sector que más se resintió", indicó Gaggiotti.
Mientras todo eso sucede, curiosamente, es un buen momento para comenzar a invertir. Es que el valor del metro cuadrado (cotizado en dólares) hoy está un 20% más barato que hace un año. Al igual que en los procesos de compra-venta, habrá que estar atento a la relación devaluación-inflación. "Este nicho de mercado va a estar diversificado en dos puntos clave: el departamento de inversión, con planta baja y primer piso, de un solo dormitorio, que no tenga muchas expensas; y el departamento céntrico, de uno o dos dormitorios, con buenas terminaciones, con ascensor. Tenemos confianza en esto", dijo Gaggiotti.

ALQUILERES: A NEGOCIAR
En cuanto a los alquileres, está claro que hay dos posiciones: el dueño del inmueble pretende recuperar, al menos, la inflación del año pasado. Pero el inquilino no podría llegar a ese porcentaje de entre un 45% o 50%. "Lo que normalmente hacemos es armar acuerdo en base a un 30% de actualización en promedio, que es lo que puede pagar un inquilino. El alquiler es más dinámico, con prórrogas de 6 meses o un año, o acuerdos de montos. Lo que uno trata es de llegar a una solución, porque uno busca un acuerdo entre el propietario y el inquilino", señaló el entrevistado.
Al tiempo que admitió que muchas veces el inquilino termina buscando casas más alejadas para mantener el precio de lo que pagaba de alquiler (o viviendas más chicas, o se va a vivir de un familiar), pidió que no se aplique la ley de alquileres pensada para la ciudad de Buenos Aires. "La vemos con preocupación. Sería nefasto para cualquier inquilino, porque impone condiciones que es costumbre en el interior. Está pensado para un mercado en donde se cometen ciertos excesos y no reflejan las condiciones del interior, que son más respetuosas", mencionó Gaggiotti.
Por último, en relación a los locales comerciales, se da la misma situación que en el sector de viviendas familiares. "En las negociaciones de alquileres también hay un acuerdo de partes, porque cada uno entiende el problema. Como ocurre en las viviendas, ocurre en el local comercial. Porque hay un proceso de negociación en el medio, para dar un proceso de prórroga para ver si más adelante se puede recuperar el valor", dijo y evitó dar un porcentaje de locales vacíos en el centro. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar