Romero, el final de un reinado

Deportes 11 de febrero de 2019 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO “CHIQUITO”. Sergio Romero, el arquero con más presencia en el seleccionado mayor.
FOTO ARCHIVO “CHIQUITO”. Sergio Romero, el arquero con más presencia en el seleccionado mayor.

Se aproximan los nuevos exámenes para la Selección Mayor y va creciendo la expectativa sobre las decisiones que Lionel Scaloni, tomará para definir la lista que presentará de cara a la Copa América.
Antes, deberá atender los compromisos del próximo mes de marzo, donde por fecha FIFA, el equipo nacional jugará en Europa ante Venezuela y Marruecos, rivales con los que intentará, redondear esa idea, que por falta de contactos frecuentes con los jugadores y de competencia a este nivel de selecciones, nunca termina de fraguar, atenuantes, que llevan décadas de debates y porque no, de frustraciones deportivas.
La falta de figuras rotundas en las principales ligas, en parte, le ha despejado el camino al nuevo técnico para que lo recorra sin grandes polémicas, frente a las omisiones que seguramente, esa convocatoria, ofrecerá como síntesis de sus criterios.
Las excepciones, son la confirmación de este panorama, que desde mi punto de vista, le quita presión a un ciclo, que ya está condicionado en sí mismo, pero que por otro lado, mejora la base de sustentación, ante el inexorable vencimiento de prestación, de la mayoría de lo que podemos llamar, la generación dorada.
Scaloni, como ya confirmara Claudio Tapia, volverá a llamar a Lionel Messi y con ello, se quitará de encima todas las miradas, que el gran genio del fútbol de estos tiempos, acaparará, con su sobria naturalidad.
Esta pieza clave para cualquier equipo, aceptará el nuevo desafío y su reincidencia, terminará (al menos es deseable que así fuere), con toda absurda polémica en relación al sentido de pertenencia para con los colores albicelestes; por otra parte, la AFA, pondrá en valor nuevamente a su producto mejor cotizado, ya que la Selección Mayor va a recibir un plus de un millón de dólares, por la sola presencia de rosarino, en ese par de encuentros amistosos.
El listado de aquellos jugadores emblemáticos que en la última década se tornaron, una debilidad para los anteriores entrenadores, no se extenderá demasiado en éste caso. Todo se encamina para que veamos un nuevo equipo, ya diseñado en los partidos anteriores, con el estelar aditamento de Messi y acaso, de un par de guerreros que todavía saludan desde las ligas más competitivas del planeta, con goles y vigencia, los casos de Ángel Di María y Sergio Agüero.
Esta especulación fundada en la preponderancia que las prestaciones de estos futbolistas, adquieren en cada capítulo en los torneos en Francia e Inglaterra, no implica una confirmación; el interés que Scaloni ha manifestado por el rendimiento de ciertas figuras del fútbol doméstico, nos advierte, por ejemplo, que la súper estrella del Manchester City, perdería terreno con Darío Benedetto, un jugador que el entrenador imagina, no solo para los partidos de marzo, sino también, entre los titulares que van a jugar el centenario torneo en Brasil.
El caso Di María, ya estaría resuelto en la cabeza del cuerpo técnico y su incorporación, terminaría con otras especulaciones, por ejemplo, nuevas oportunidades para Gonzalo Higuain, Nicolás Otamendi y Chiquito Romero, este último, ligado a un ciclo récord para nuestra selección.

El ARCO ABIERTO
La curiosa historia de Sergio Romero, pope del arco Nacional (96 partidos con el equipo mayor y record, para el puesto, en las historia de nuestro combinado), exige una análisis que probablemente, exceda, el marco de la competencia. En las ultimas 5 temporadas, el misionero arquero del Manchester United, disputo más partidos con Argentina, que en la Premier League, un dato que no encuentra parangón y que en alguna medida, lo sigue exponiendo al dilema de los entrenadores.
Scaloni, al igual que Sampaoli, heredaron ese registro tan ambiguo y ante la falta de alternativas convincentes, se refugiaron en un lugar común sin que ello, le generara grandes reproches. Romero ha sido un arquero confiable para la Selección en la última década, un hombre hecho a la medida de esa responsabilidad y de ese arco que consagrara como campeones del mundo al Pato Fillol y Nery Pumpido.
La sugestiva decisión de no confirmarlo entre los 23 para el Mundial de Rusia por una molestia física producida semanas antes de esa competencia, abrió una herida y rompió esa hegemonía.
En tiempos de Scaloni, y con la aparición de arqueros potentes, con gran continuidad y títulos en nuestro medio, ese voto de confianza “eterno”, parece quebrarse. La buena consideración que se formó alrededor de Franco Armani y Esteban Andrada, han comenzado a socavar lo incuestionable y ese gran atleta nacido hace 31 años en Bernardo de Irigoyen, dueño del arco argentino por estadísticas y aprobación popular, comienza armar su equipaje para emprender el retiro.
La nueva convocatoria será un adelanto de ello, a pesar que la decisión todavía está a la firma y mil contingencias, pueden modificarla; según los apuntes de Scaloni y ciertas señales en este incipiente ciclo, el arco de la Selección Argentina, tendrá otros nombres y otros sueños, aunque siempre debamos inclinarnos, cuando escuchemos ese nombre, el del gran Sergio Chiquito Romero.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar