Viajar, la mejor inversión

Suplemento Economía 10 de febrero de 2019 Por
La educación financiera es necesaria para una mejor economía de las personas. Y también de un país. Si enseñamos cómo proteger los ingresos desde las escuelas, estaremos formando ciudadanos felices en el futuro.
FOTO ARCHIVO
FOTO ARCHIVO
¡Qué lindo que es viajar! Pero lamento decirles que viajar es un gasto y no una inversión, salvo que seas una agencia de turismo y viajes por negocios, en cuyo caso podremos contabilizar los gastos como generadores de futuros ingresos.
En realidad viajar es apasionante, conocer lugares, culturas, religiones, creencias populares diferentes y los hermosos rincones de nuestro extenso y diverso país es una de las cosas más bonitas y gratificantes que podemos realizar. Pero desde el punto de vista financiero, tenemos que ser certeros y decir que es dinero gastado y por lo tanto tenemos que generarlo o producirlo antes de consumirlo. Acá es donde la nota se vuelve antipática, ja!
Desde dicho enfoque recomendamos ahorrar o invertir y luego viajar. Hace tiempo que en el país no se habla de ahorro, y claro con una inflación cercana al 50% es difícil hacerlo, pero nosotros decimos que es mucho más apasionante abordar el tema en estas condiciones. Es más, se vuelve indispensable.
Si utilizamos las Cuentas Nacionales, que vienen a ser el sistema contable de un país, el Ahorro es igual a Inversión. Es decir son cuentas contables que son iguales, si tenemos más ahorro tendremos mayor inversión. Por eso, un país, no puede crecer sin ahorro propio, debiendo en este caso recurrir al endeudamiento externo.
Si tuviéramos un mercado doméstico de capitales bien desarrollado, se hubiese evitado ir al Fondo Monetario, a pedir prestado ese capital que no supimos ahorrar, y aceptar con ello, las políticas que nos dictan, las cuales no son solo económicas y financieras. Además, con una mayor participación de ahorro doméstico en nuestro mercado de capitales, nuestra moneda sería más independiente de las coyunturas internacionales y las devaluaciones a la que nos acostumbran nuestros dirigentes, tendrían mejores resultados y no serían tan repetitivas, con todo lo penoso que esto es para la sociedad, en especial para los que menos herramientas tienen para defenderse de estos embates. Debería ser prioridad del gobierno generar este mercado.
El ahorro debe enseñarse desde los primeros años de vida, piensen en cuáles son las fuente de ingresos de los pequeños, los tíos regalones, los abuelos, los cumpleaños, el Ratón Pérez, entre otros. Al no ser ingresos repetitivos o previsibles, cumple un papel indispensable el ahorro para alcanzar diferentes objetivos que estos se planteen. El enseñar cómo proteger los ingresos desde las escuelas, estaremos formando ciudadanos felices en el futuro. Si solo enseñamos a consumir, estaremos formando ciudadanos que desean eso, consumir y relacionaran la felicidad con esto. De más está decir que como para gastar hay que ahorrar, para consumir, hay que producir primero y no al revés como proponen algunos en campaña.
Tengan presente que muchas veces se usa como sinónimo de ahorro la palabra economía. Hagamos economía. Tengamos presente entonces que podemos hacer economía en muchos rubros y como ejemplo daremos solo uno, apagar las luces de la casa o de la empresa donde trabajo, cuando este ambiente no se usa. No porque no se pueda pagar la boleta de la luz, o porque la empresa necesite de ese ahorro para sobrevivir, sino porque es un desperdicio de recursos, iluminar donde nadie mira. Muchas veces existen costos no reflejados en el precio, pero que tarde o temprano la sociedad (Ud. o sus descendientes) deberá pagar. La generación de electricidad, subsidiada o no, genera desechos y contamina, por importes que pueden estar reflejados o no en el precio. Esto es válido para muchos ejemplos más (servilletas, jabones, detergentes, agua…)
Economicemos y enseñemos a ahorrar y tendremos una buena salud financiera.

@ElcontadorB @GuilleBriggiler
#BuenaSaludFinanciera #HaciendoNuevasTodasLasCosas

Te puede interesar