El Laberinto del Minotauro

Notas de Opinión 05 de febrero de 2019 Por
El gobierno hoy está en un laberinto y no tiene un ovillo de hilo fuerte y eficiente que le permita entrar y salir del mismo.

Esta es una vivencia mitológica, que traspuso el tiempo y la historia. En la isla griega de Creta, la reina Pasifae, esposa del rey Minos, dio a luz a una criatura mitad hombre y mitad toro, “El Minotauro”. El rey, mandó a encerrarlo en un lugar, casi imposible de salir, el laberinto.
Teseo, un ateniense decidió matar al Minotauro y Ariadna, la hija del rey, le dio un ovillo para que no se perdiera dentro del laberinto. Teseo mató al minotauro y salió del laberinto, siguiendo la ruta del hilo dejado. El minotauro, era la parte negativa de todo ser humano y Teseo, la parte positiva que logra vencer a la negativa.
Muchas veces en la vida nos encontramos en situaciones o sentimientos laberínticos que nos hacen olvidar quién realmente somos. Ariadna, es nuestro “yo” interior, nuestra guía en momentos de flaqueza.
Esta leyenda nos indica que siempre habrá una salida, lo que no sabemos cómo, cuándo, dónde y por qué. Nuestro gobierno, hoy está en un laberinto y no tiene un ovillo de hilo fuerte y eficiente que le permita entrar y salir del mismo.
Quién nos conduce, no es Teseo y no ha de ser capaz de dominar y controlar a otro imaginativo “Minotauro”. En este nuevo laberinto de confusiones aparecen términos que no son una leyenda, sino realidades, pobreza, inflación, dólar en ascenso continuo, riesgo país elevado, desempleo, aumentos continuos de los servicios, todo un combo de situaciones
impensadas, tres años atrás.
El rey Minos, construyó el laberinto para cubrir su propia seguridad y hoy la seguridad interna se controla con represión hacia todos aquellos que se manifiesten públicamente para dar a conocer sus tristezas sociales y económicas.
Se ha formado una nueva colonización ideológica y cada presidente que no se ate a esta nueva expresión, a este nuevo sistema, no podrá gobernar. Los países latinoamericanos, van cayendo al igual que buena parte de Europa, en la
nueva expresión política de las derechas corporativas.
Las víctimas van aumentando y son los trabajadores y los pequeños y medianos empresarios, los primeros pierden sus trabajos y los segundos cierran sus emprendimientos. Las altas tasas bancarias, desarticulan junto al dólar y la inflación, toda la economía. 
La realidad actual que se vive, es dura y cada día son más los desvalidos. Ser o no ser, el laberinto del minotauro o Maquiavelo, el tiempo dirá, que caminos se deberán tomar para no perder las esperanzas para todos.



Te puede interesar