¿Posible cuento del tío o mala suerte?

Policiales 13 de enero de 2019 Por
Leer mas ...
Por Sergio Boschetto. - Se dio, en por lo menos tres barrios de la ciudad, 9 de Julio, Sarmiento y el último, en la noche del viernes, en barrio 30 de Octubre, Lavalle y Sarmiento.

LA HISTORIA
Se acerca una persona, bien vestida con un nene en brazos (4 años) y le dice a la persona que tuvo un problema con la cerradura, que se le trabó y quedó afuera, que llamó a un cerrajero, que está llegando a su casa y le que cobra una suma de dinero y como él no puede entrar a su domicilio, le faltan $ 300 para pagar el trabajo. Mientras le cuenta esta historia a las personas que contacta en la calle, siempre con buenos modales le habla al hijo, con palabras muy suaves.
Cuenta que junto a su señora hacen pizzas y empanadas y que la suma solicitada se le devolverá con esa mercadería, hasta aquí lo que se contó en los casos detectados en barrio 9 de Julio y Sarmiento. 
En tanto, el viernes alrededor de las 22 hs. fue la misma historia, dando un domicilio en calle Almafuerte al 300, solo que la gente interceptada en la calle (madre e hijo) le dijeron que hablara a la GUR, respondiendo "que había llamado, pero que el cerrajero que ellos tenían para estas situaciones, no podía ir en ese momento", también la señora le dijo que fuera al Diario LA OPINION "ya fui pero me dijeron que no me podían ayudar", mientras tanto el joven que estaba con su madre, llamó a la GUR para darle los datos (al que efectuó la llamada, desde la central le preguntaron datos, y más datos, solo faltó que le consultaran por el grupo sanguíneo). Esto surtió efecto porque al rato apareció un móvil, el padre con el pequeño ya habían seguido su marcha.
Si esto no es raro o sospechoso, lo es aún más que mientras agentes de la Guardia Urbana, que lo habían encontrado no muy lejos de la esquina citada y cuando le estaban haciendo distintas preguntas, apareció un auto, en buen estado de conservación, conducido por una mujer, paró, y le dice al hombre "ya está, pude encontrar a un cerrajero y solucioné el problema, vamos" con el que señor junto al menor se suben al auto y se marchan.
La pregunta del millón ¿cómo sabía la mujer dónde estaba el señor con el pequeño? ¿cómo lo encontró? ¿es cierta la historia? Los casos en los distintos barrios existieron y se trabaron distintas cerraduras en pocos días o se podría tratar de un posible hecho delictivo.
La GUR y la Unidad Regional V de Policía están sobre aviso. La población tiene que estar alerta y ante otro caso similar, no debe entregar plata y dar aviso a las autoridades.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar