Arquitecto viajero: bitácora en papel y lápiz

Hábitat 14 de enero de 2019 Por
El Arq. Gonzalo Guerrero nos cuenta su experiencia de viaje a través de su bitácora en papel y lápiz. "Volver al croquis como técnica, fue también una experiencia renovadora, porque fue volver a las primeras armas del arquitecto y misturarlas con la sensibilidad del pintor."
WhatsApp Image 2018-12-25 at 8.56.51 PM
Arq. Gonzalo Guerrero - Jardines de Luxemburgo - Francia

Antes de sumergirme en el mundo de la arquitectura ya me encontraba experimentando con la pintura y los dibujos,  con lo cual siempre miré todo naturalmente con ojos de boceto. Por ello para mí, cada registro, cada recuerdo, siempre son en colores, con formas, con alguna sensación relacionada a la imagen gráfica.  

Si bien, previo a recibirme de arquitecto había realizado algunos viajes con amigos, después de recibirme, volví a viajar, pero esta vez mi bitácora fue distinta, fue como no podía ser de otra manera, en lápiz y papel. Debo reconocer que haber leído previamente un  libro del arquitecto argentino Ian Dutari, me inspiró para iniciar mi propio registro gráfico, el cual ahora  se trasformó en material artístico que hoy  comparto en mi nueva muestra, en mi galería.

 Las experiencias de viaje fueron diversas, porque cada destino siempre te invita a sentir desde lugares diferentes, y es esa diversidad la que traté de reflejar en mi cuadernillo a través de los croquis. De hecho volver al croquis como técnica, fue también una experiencia renovadora, porque fue volver a las primeras armas del arquitecto y misturarlas con la sensibilidad del pintor. En este nuevo recorrido por Europa lo que me gustó fue poder reflejar las distintivas iconicidades arquitectónicas de cada ciudad, como la Torre Eiffel, el Museo Pompidou, las bicicletas de Holanda, etc. Con las imperfecciones propias del dibujo a mano alzada, pero al mismo tiempo con el detenimiento de elegir ese detalle en el plano y la frescura del momento. Porque si hay algo que caracteriza esta forma de dibujar es su fugacidad, y al mismo tiempo esa exigencia con el paisaje para poder resumir todo en una hojita de cuaderno.

WhatsApp Image 2018-12-19 at 11.25.40 AM
>> Croquis La Fuente Medici - Jardines de Luxemburgo

Tal como lo decía el reconocido arquitecto, Le Corbusier “prefiero dibujar a hablar. Dibujar es más rápido, y deja menos espacio para la mentira.”

Por otro lado, creo que a diferencia de la fotografía, que también es una registro gráfico y que nos da la posibilidad de una reproducción infinita, pero que al mismo tiempo su facilidad hace que perdamos interés a corto plazo, el dibujo te implica, te obliga a tomar una decisión desde el comienzo, a conectarte con el paisaje, te envuelve en un proceso de resumen y de selección. Por lo menos esta es mi forma de vivir cualquier lugar que visito.

Las plazas de las ciudades

En cuestiones de espacios y lugares, me resulta difícil rescatar algún sitio particular de mi viaje porque como bien señale antes, cada lugar es una experiencia, pero si me gustaría destacar las plazas. Este concepto lo tomo del arquitecto italiano, Renzo Piano, quien señalaba que en las plazas se concentra toda la vida de las ciudades. Allí podes observar la diversidad de la gente, las distintas experiencias, edades y eso configura verdaderamente las ciudades.

Y si hablamos de plazas me resulta imposible no mencionar la plaza seca del Centro Cultural George Pompidou en el barrio de Les Halles en París. Una plaza que conforma todo un símbolo, ya que forma parte de unos de los edificios más emblemáticos de París, y donde la gente no solo se sienta a disfrutar del aire libre sino que esta permanentemente implicada en las intervenciones artísticas que se dan en el momento.

A parte, la historia de este edificio me resulta muy interesante. Primero, porque nació de un concurso, a través de dos arquitectos principiantes, desconocidos - Richard Rogers y Renzo Piano. Segundo, por su ubicación, en  un barrio medieval densamente poblado en la ciudad de Paris, una zona deprimida económica y socialmente, que se pretendía revitalizar con el concurso para centro cultural. Y por último, su concepto y simbolismo: el museo fue concebido como un gran container vacío, moldeable según las necesidades de cada evento, y rodeado por una envoltura tecnológica compuesta por los sistemas técnicos que sirven a ese gran espacio: la piel de vidrio con sus vigorosas estructuras metálicas de soporte, los conductos y equipos de acondicionamiento de aire y las escaleras mecánicas que conectan los diversos niveles del edificio. En la actualidad una de las construcciones más famosas de la arquitectura “High Tech”, que paradójicamente, en el momento de su inauguración fue producto de innumerables críticas por parte de historicistas conservadores que repitieron el fenómeno sucedido con la torre Eiffel, pues hoy en día, el Centro Georges Pompidou es un símbolo más de la ciudad.

WhatsApp Image 2018-12-19 at 11.25.56 AM
>> De la bitácora de viaje se trata su nueva muestra en La Galería At.



 

CAPSF

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe
Distrito 5

Te puede interesar