Miliki se recibió de DT campeón

Deportes 10 de enero de 2019 Por
El rafaelino Daniel Jiménez logró en el cierre de 2018 consagrarse con Independiente de Toledo, equipo de una Liga del interior cordobés.
FOTO LA OPINION SE ENGANCHA OTRA VEZ./ Miliki, en la foto junto a su sobrino Tiago, reconoció que de a poco está volviendo a tener intención de dirigir profesionalmente.
FOTO LA OPINION SE ENGANCHA OTRA VEZ./ Miliki, en la foto junto a su sobrino Tiago, reconoció que de a poco está volviendo a tener intención de dirigir profesionalmente.
Rafaela y Córdoba han sido las ciudades con las que se ha identificado Daniel Jiménez desde su carrera como jugador de fútbol, y luego pasando por la dirección técnica o cuestiones relacionadas con este deporte. Desde hace casi cinco años está radicado en la Docta, pero cuando puede se hace una escapada para estar junto a su familia y amigos en la Perla del Oeste.
En estos días lo encontramos de paso y aprovechamos para charlar un rato de fútbol, en un momento de alegría para Miliki en la provincia mediterránea. Es que viene de lograr su primer campeonato como entrenador, con Independiente de Toledo en la Liga Independiente, una de las tantas del interior cordobés. Y a decir verdad, quedó en la historia del club porque por primera vez pudo gritar campeón, siendo una pequeña localidad de 8.000 habitantes.
"Estoy tranquilo, luego del paso por Instituto, donde perdimos el ascenso con Independiente (temporada 2013/14 de la B Nacional), me quedé unos meses mas y me despidieron. Tuve chances de irme a dirigir a Sarmiento de Resistencia, Sarmiento de Junín, a Quilmes, que fue el equipo que me arrepentí de no haber agarrado. Quizás podía hacer carrera en primera, pero ya está, la vida te lleva a esto", nos contó sobre lo que siguió a aquellos tiempos donde le faltó poco para subir a Primera con la Gloria.
El dato importante de su actualidad es que no vive de la profesión de entrenador y eso le permite disfrutar de otra manera. "Tengo trabajo gracias a Dios, concesiono un complejo de canchas de césped sintético de la Liga Cordobesa, además del trabajo como técnico. Agarré a Independiente de Toledo, a 30 km. de la capital, donde salimos campeones este año, la primera vez en 53 años del club. Fue mi primer título, en una Liga competitiva donde están jugadores que han pasado por el fútbol profesional (Nadaya, Lázaro, el Negro Reartes). Armé un equipo lindo y pudimos salir campeones", describió satisfecho con el logro alcanzado.
Como sucedió en otras provincias o Ligas, por cuestiones económicas Independiente de Toledo no disputará el torneo que se iniciará el 27 de enero organizado por el Consejo Federal. "Clasificamos al Regional Amateur, pero no vamos a entrar porque la cancha no tiene tribuna. Tenemos el apoyo del intendente y la Municipalidad, van a invertir en la tribuna, también está haciendo los vestuarios nuevos. Yo prefiero que me hagan bien la cancha y que tengan una buena infraestructura, para que los jugadores vuelvan y estén mejor", puntualizó conforme con el proyecto que seguramente lo tendrá al frente también en esta temporada. Claro, salvo que se le abra alguna puerta otra vez en un nivel superior.

"ME VOLVIERON LAS GANAS"
"Siempre que se va un técnico de Instituto me nombran a mi, pero no me llevo con los dirigentes actuales. Pero digo siempre, tengo 48 años, soy joven, y ahora me volvieron las ganas de dirigir. Antes se me habían ido porque pensaba mas en la familia y en el trabajo. Tengo chicos que van al colegio, es medio complicado. Pero estoy tranquilo, sigo haciendo armas y ya va a salir algo", señaló Miliki transmitiendo serenidad sobre sus pasos.
Ante el recuerdo de esa última etapa por la Gloria en la B Nacional, cuando se esfumaron por poco las chances de ascender, reconoce un error que costó caro. "Llegamos primeros faltando tres fechas. Yo creo que fue una equivocación mía, me la reprocho siempre como técnico que cambié el esquema en un partido de visitante contra Ferro, cuando en el partido anterior contra San Juan habíamos ganado 3 a 0. Cambié porque el rival tenía los centrales grandotes y perdimos. Ese fue el resultado clave, que si ganábamos se daba el ascenso".
Sobre el Instituto de hoy, expresó que "no lo veo tan bien. Pensé que tenía buen plantel, pero me equivoqué. No entiendo, tienen cinco arqueros. Ahora vino Cagna, uno espera que le vaya bien".



Te puede interesar