El desafío del año

Deportes 07 de enero de 2019 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO NUEVA ETAPA. Lionel Scaloni, junto a una selección renovada, afrontarán la Copa América en Brasil.
FOTO ARCHIVO NUEVA ETAPA. Lionel Scaloni, junto a una selección renovada, afrontarán la Copa América en Brasil.

El fútbol sudamericano tendrá en pocos meses, su fiesta más importante a nivel de Selecciones; la edición nro. 46 de la Copa América se disputará en Brasil del 14 de junio al 7 de julio y su ganador, no solo levantará ese centenario trofeo, sino que además, representara a Conmebol, en la Copa Confederaciones a jugarse en Qatar un año antes de ese Mundial en territorio árabe.
Recordemos que esta itinerante competencia, debió jugarse en ese país en 2015, según el ciclo de las sedes, pero, se acordó trasladarla a Chile, habida cuenta que se acumularían, en consecuencia, 3 eventos de altas exigencias para esa nación, ya que la Copa del Mundo 2014 y los Juegos Olímpicos de mayores en 2016, ya habían sido confirmados con anterioridad, de modo que, trocarle a Chile esa organización, fue recibido como un alivio para las autoridades brasileñas.
La Copa América es el certamen más longevo sobre la faz de la tierra; ha tenido continuidad como ningún otro desde 1916, cuando con un formato de disputa diferente, se jugó la primera edición en Buenos Aires con la presencia de 4 combinados.
Repasar esa historia, nos conecta inexorablemente con un episodio cercano, acaecido el año pasado, también en el marco de una final organizada en nuestro país por la Confederación Sudamericana y que no se disputó en tiempo y forma.
Desde ya que hablamos de la tristemente célebre resolución de la Libertadores entre River y Boca que por desavenencias, se jugó insólitamente en el estadio del Real Madrid, pues bien, un siglo atrás, la final de ese primer certamen de combinados nacionales, tuvo incidentes que impidieron el normal desarrollo.
Cuenta la crónica que cuando se jugaban 5 minutos del primer tiempo entre Argentina y Uruguay, el comportamiento del público fue tan violento que se decidió suspenderlo, trasladando la sede del estadio ubicado en las actuales instalaciones de GEBA, al antiguo enclave de la cancha de Racing, donde finalmente, se jugaron al día siguiente los minutos restantes, consagrándose los charrúas como, los primeros campeones de América.
Un dato de rigor histórico, refrenda ese mote de ser el “campeonato más antiguo del futbol internacional” aún en disputa.
En realidad, el primer certamen de este tipo, fue uno disputado entre Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda que comenzó en 1884 y finalizó en 1984, se llamaba British Home Championship.
Este torneo fue el precursor de todos los demás organizados bajo el paraguas de lo que hoy conocemos como la Federación Internacional, aunque siempre tuvo al seleccionado inglés, como su protagonista casi excluyente.

CHILE, EL MONARCA
DE AMERICA

En la extensa estadística de los campeones, una hegemonía dominada por Argentina, Uruguay y Brasil, nunca se había filtrado otro equipo, para mezclarse a dirimir rivalidades y elevar la vara de esta competencia.
Sin embargo, ese inesperado cambio de sede de la edición 2015, no solo llevó al país trasandino a los mejores jugadores de esta parte del planeta, sino que, levantó de tal manera la autoestima de los anfitriones, que 3 semanas después, la imagen de Alexis Sánchez y Claudio Bravo levantando la copa en el estadio Nacional de Santiago, conmovía al mundo y colocaba la piedra basal de un protagonismo, que se extendería casi en las mismas condiciones a la Copa América Centenario, disputada un año más tarde en Estados Unidos, repitiendo la gesta, en otra tensa definición por penales ante el seleccionado de nuestro país.
Si, Chile es el bicampeón defensor, arrebatándole esos pergaminos de forma consecutiva al futbol argentino, utilizando como paradoja, a dos entrenadores nacidos en nuestra provincia de Santa Fe como Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi.
Chile, que jugó la Copa Confederaciones en Rusia en 2017, pero que luego, no paso el corte clasificatorio de las eliminatorias para llegar a ese Mundial (un hecho insólito), desde mediados de este 2019, se presentará con todos los honores y procurará quedarse en la elite del cono Sur.

JAPON Y QATAR SERAN
LOS INVITADOS

Para poder armar 4 zonas que no alteren la simetría de las llaves siguientes, Conmebol, ha invitado históricamente, a combinados de otros continentes; en general han provenido del resto de las Américas, pero en esta oportunidad habrá una excepción sin otros antecedentes.
Si bien debe recordarse la presencia de Japón en 1999, como país lejano a este territorio, en general los agregados provinieron de los afiliados a Concacaf, siendo Méjico, Costa Rica y Estados Unidos, los más frecuentes.
Para esta ocasión, el ente rector de nuestro fútbol, ha pensado más en el marketing y los petro dólares que en la competencia misma. Qatar y nuevamente Japón (este último, sí puede considerarse un equipo competitivo), cerraran el combo de los doce seleccionados que se reunirán en Brasil, en los próximos meses.
Todavía hay mucho terreno por caminar y varios partidos para evaluarlos a todos ya que en marzo, se jugaran partidos en fecha FIFA y en el caso de los protagonistas de la Copa América, buscarán allí, los ajustes finales.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar