La ordenanza provida a la espera del dictamen de Fiscalía Municipal

Locales 07 de enero de 2019 Por
El jefe de Gabinete Municipal, Marcos Corach, rescató la apertura del diálogo del intendente Castellano en torno a la ordenanza que promueve la protección integral desde el Municipio a las mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad y a los niños por nacer. Y puso como ejemplo lo que ocurre en el equipo de gestión municipal donde hay "diversidad" que se manifiesta con "honestidad intelectual y el respeto por las creencias".
FOTO ARCHIVO CORACH. Destacó al intendente Castellano por su amplitud para aceptar las distintas expresiones en su equipo de trabajo.
FOTO ARCHIVO CORACH. Destacó al intendente Castellano por su amplitud para aceptar las distintas expresiones en su equipo de trabajo.
La ordenanza que busca garantizar la "protección integral de las mujeres embarazadas en estado de vulnerabilidad y a los niños por nacer" que fue aprobada poco antes de la Navidad por el Concejo Municipal ha puesto al intendente, Luis Castellano, en una suerte de incómoda encrucijada. ¿Qué hacer ante dos posturas antagónicas que plantean por un lado Rafaelinos por la Vida, impulsores del proyecto de iniciativa popular avalado con lo justo por los concejales, y por otro por la Asamblea Feminista y otros espacios que cuestionan la constitucionalidad de la norma?
Se trata de dos posturas antagónicas que luego de confrontar en el escenario legislativo de la ciudad, en el sexto piso del edificio municipal, ahora lo hacen un piso más abajo, en el propio despacho del Intendente, quien la semana pasada recibió a representantes de ambos sectores, los autores de la iniciativa y los que se oponen. 
Precisamente esa es la virtud que ahora salió a destacar el jefe de Gabinete Municipal, Marcos Corach: la apertura al diálogo del propio intendente Castellano con todos los actores de esta historia, más allá de sus creencias. A esta altura, la decisión final parece depender más del ala jurídica que de la política del Municipio, pese a que el propio intendente declaró que no vetaría una ordenanza surgida a partir de una iniciativa popular. 
Al poner en valor la pluralidad en la gestión del gobierno local, Corach afirmó que "es parte de nuestras creencias y convicciones como estado municipal, ser defensores de la diversidad y la libertad de expresión". Así se manifestó tras una semana en la que el Intendente recibió a representantes de Rafaelinos por la Vida y de la Asamblea Feminista y otros espacios que rechazan la normativa. "Todos los ciudadanos de Rafaela tienen derecho a expresarse y es nuestra obligación como funcionarios públicos escuchar todas las posiciones", remarcó para no dejar dudas. 
"En el gobierno municipal, como en nuestra ciudad, hay diversidad. Esa diversidad en nuestro gobierno, se expresa con honestidad intelectual, y el respeto por las creencias de cada uno y seriedad con todos los temas. Yo tengo mis propias creencias, que no siempre coinciden con la del Intendente, y de ninguna manera constituyó ni constituye un obstáculo para seguir trabajando juntos, compartir el mismo espacio político desde hace mucho tiempo y nos mueva la misma pasión que es la de construir una mejor Rafaela para todos. Y es parte de nuestras creencias y nuestras convicciones, como estado municipal, ser defensores de la diversidad y la libertad de expresión. Y de ser serios a la hora de gobernar. El nuestro es un espacio que no excluye a las personas por sus creencias", subrayó Corach ante un momento de definición. Es que esta semana el Departamento Ejecutivo deberá resolver si promulga y reglamenta la ordenanza de las controversias, la veta total o parcialmente. Todo parece indicar que el dictamen del área de Fiscalía Municipal que preside el Dr. Daniel Galloppo será clave en la decisión final. Quienes cuestionan la normativa no descartan judicializar el conflicto en caso si es que la misma finalmente tiene luz verde.  
Corach entregó dos elementos clave que juegan en esta balanza. "Por convicción profunda, tal como lo dijera varias veces el Intendente, no va a vetar iniciativas populares" es el primero. "Pero también por convicción y por responsabilidad, el Intendente no puede legitimar ninguna ordenanza que no sea plenamente constitucional" es el segundo. "Por eso va a solicitar un dictamen a la Fiscalía para que se expida al respecto", anticipó.
Por último, Corach deslizó una observación con matiz crítico a "algunos de los concejales de la oposición" porque "en éste, como en muchos otros temas, juega con las expectativas de la gente: vota una norma que probablemente no tenga la solidez necesaria en el ordenamiento jurídico del país para sostenerse, eso lo tienen que decidir otras instancias de gobierno, que no es el poder ejecutivo local". Y pintó otro escenario posible que podría darse a partir de la mirada del área legal del Municipio al señalar que "en el supuesto caso de haber algún aspecto que sea inconstitucional, devolveremos el proyecto al Concejo para que vuelva a debatirlo respetando la Constitución Nacional". 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar