Volkswagen Polo GTI, pequeño y matón

Automotores 04 de diciembre de 2018 Por
Leer mas ...
Las siglas GTI son sinónimo de coches rápidos, compactos y algo exclusivos. Es así desde que Volkswagen se inventó el concepto con el primer Golf GTI en 1976. Desde entonces Volkswagen no ha parado de evolucionar la idea, cuyo origen son unas siglas que en su momento significaban Gran Turismo Inyección. Pero el concepto GTI se ha extendido con los años a otros fabricantes, y también en la propia marca que lo creó. Así, hoy Volkswagen tiene en su gama un Up! GTI, un Polo GTI y un Golf GTI, aunque el Up! no se vende en España. De este modo, con la carrocería del nuevo Polo, Volkswagen ha desarrollado un nuevo GTI, esta vez con el motor 2.0 TSI de 200 CV. No está nada mal para un coche de cuatro metros escasos y 1.355 kg de peso.
Está a la venta en nuestro mercado con un precio base de 26.324 euros. Pero con las campañas y descuentos baja hasta los 23.000 euros. Para ser un GTI con esta potencia el precio es, ciertamente, bastante razonable. Destaca del resto de la gama Polo por una única entrada de aire de gran formato que recorre de lado a lado la parte inferior del parachoques. Equipa, también, llantas de 18 pulgadas con un diseño que recuerda bastante a las del Golf GTI Performance.
Los neumáticos Michelin Pilot Sport 4, con buen compromiso entre confort en carretera y efectividad en conducción deportiva, son una excelente garantía de comportamiento dinámico. Las siglas GTI, una franja roja en la calandra, el alerón trasero y el escape doble redondean la estética exterior de un deportivo, dicho sea de paso, bastante discreto para sus prestaciones. En el interior, destaca el Digital Cockpit del conductor, una pantalla táctil de 8” y conectividad MirrorLink, Android Auto y CarPlay. Todo al día. Los pedales de aluminio, el volante cortado con levas y la tapicería de cuadros que recuerda al primer GTI completan un acabado muy correcto y de calidad.
Bajo del capó, el motor 2.0 TSI de 200 CV se muestra realmente completo. Suena muy bien y empuja con fuerza desde abajo. Da la sensación de que el chasis podría asumir más potencia incluso; es realmente estable y noble de reacciones. Es un coche francamente divertido, va sobrado de prestaciones y conducirlo con el cambio DSG de doble embrague es una delicia para los sentidos: rápido en modo manual y sumamente cómodo en modo automático. Y además de deportivo, este Polo GTI es perfectamente utilizable a diario. Sobre todo con el modo de conducción Comfort, dejando el modo Sport para cuando nos apetezcan unas cuantas curvas.
Por lo que se refiere a tecnologías de seguridad y asistencia a la conducción, el Polo GTI incorpora los dispositivos y soluciones más avanzadas: sistema de vigilancia Front Assist con frenada de emergencia en ciudad y detección de peatones, sensor de ángulo muerto, protección de ocupantes proactiva, Control de Crucero Adaptativo (ACC) hasta 210 km/h o función Park Assist.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar