Una muy perversa inflación

Editorial 09 de noviembre de 2018 Por
Leer mas ...
Con la angustia de las familias porque la plata no alcanza para pagar los gastos, desde las compras de alimentos en el supermercado hasta los de movilidad y educación, la inflación se ha convertido en un drama. Todos se toman más tiempo para hacer las compras, se comparan precios, se aprovechan las ofertas y no se lleva nada de lo que no se necesite. Al pasar por la caja del supermercado se sugiere respirar profundo y pensar en las cosas buenas de la vida para evitar un mayor estrés. 
Una sana o quizás no tan sana envidia provocan los registros inflacionarios de países de la región, como el de Brasil donde la inflación mensual se desaceleró de 0,48% en septiembre a 0,45% en octubre, datos que podrían llevar al Banco Central, tranquilizado por la victoria electoral de Jair Bolsonaro, a dar señales de reanudación del ciclo de recortes de su tasa básica. La expectativa promedio de 35 instituciones y analistas consultados por el diario Valor era de una inflación (índice IPCA) de 0,56%.
En octubre de 2017, el alza mensual de precios había sido de 0,42%. En el acumulado de doce meses, el IPCA  brasileño llega a 4,56%, algo por encima del centro de la meta oficial de 4,50% (con un margen de tolerancia de +/- 1,5 puntos porcentuales). Muy lejos de lo que sucede en la Argentina. 
En Brasil, la previsión del mercado es de una inflación de 4,40% en 2018 y de 4,22% en 2019, primer año de la gestión del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, electo el mes pasado con un programa de reducción de los gastos públicos mediante privatizaciones y una reforma del régimen de jubilaciones. El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central indicó esta semana que después de las elecciones en las cuales Bolsonaro derrotó al izquierdista Fernando Haddad hubo "una disminución de las incertidumbres en el plano interno".
Aún así, el Copom mantuvo la prudencia respecto a la posibilidad de reanudar el ciclo de reducción de la tasa básica Selic, que desde marzo se encuentra en su mínimo histórico de 6,5%. En sus últimas actas, la institución indicó que "la actual coyuntura recomienda el mantenimiento de una mayor flexibilidad en la conducción de la política monetaria, lo que implica abstenerse de dar indicaciones sobre sus próximos pasos".
Uno de los principales desafíos del próximo gobierno será el de reactivar la economía, que vivió dos años de recesión (2015 y 2016) seguidos de otros dos de débil crecimiento. Como Brasil es el principal socio comercial de la Argentina, una recuperación consistente de su economía ayudará a los exportadores argentinos a vender más y generar dólares genuinos para restar presión en la plaza cambiaria que vive un 2018 demasiado turbulento. 
En tanto, el INDEC revelará la inflación de octubre durante la próxima semana, aunque las distintas consultoras estiman que rondará el 6%, quizás algo menos. El bono de fin de año que negocian el Gobierno, la CGT y las cámaras empresarias es apenas un consuelo que ni cerca está de revertir la pérdida del poder adquisitivo que sufrió el salario a lo largo de este año. 
Según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), el costo de vida para los asalariados registrados de la Argentina aumentó 6,1% mensual en octubre, la segunda cifra más alta desde abril de 2002, con lo que acumuló un incremento del 47,2% en los últimos doce meses. 
El estudio, que refleja el incremento de precios y el impacto específico en los ingresos de trabajadores registrados, puntualiza que la inflación del 6,1% de octubre más el 6,7% de septiembre (que fue la marca más alta del año), arrojó un acumulado de 13,2% en el bimestre. Para dimensionar este dato, compara con lo que sucede en otros países de la región: la inflación del último bimestre en la Argentina fue más alta que la registrada por Chile o Perú en los últimos cuatro años.  
El reporte del IET considera que en los primeros diez meses de 2018, la inflación sobre los salarios registrados llegó al 40,9%, en tanto que en los últimos doce meses se ubicó en el 47,2%. De esta manera, el 2018 será el año más inflacionario desde 1991, superando a 2002, 2014 y 2016. En tanto, en octubre de 2018, el poder adquisitivo fue 18% inferior al de noviembre de 2015, dice el informe mensual el IET, que cuenta con apoyo logístico de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), y respaldo de 45 gremios de la CGT y la CTA.  
De acuerdo al informe, el 2018 será recordado como el año de mayor caída del poder adquisitivo de los últimos 30, sólo por detrás de 1989 y 2002. Mientras tanto, los funcionarios, los expertos argentinos e internacionales tienen excelentes diagnósticos de los que sucede en la Argentina, pero nadie parece tener la solución. 




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar