Productor agropecuario argentino es optimista

SUPLEMENTO RURAL 08 de noviembre de 2018 Por
Tiene mentalidad positiva y aporta más del 50 por ciento de los dólares de la Argentina.

El productor agropecuario argentino tiene mentalidad positiva y aporta más del 50 por ciento de los dólares de la Argentina.
Bernardo Piazzardi, especialista del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral resumió así los resultados de la Encuesta sobre Necesidades del Productor Agropecuario realizada por la entidad.
En diálogo con NA, Piazzardi rescató también que el "tomador de agro argentino es más joven que el de Estados Unidos en 10 años y lo supera en optimismo".
Mientras que el estudio se realizó en conjunto con el Centro de Agronegocios de la Universidad de Purdue de Indiana de los Estados Unidos y ya hace una década que trabajan juntos lo que les permiten tener tendencias, desafíos y los hábitos y comportamientos empresariales de los productores agropecuarios de uno y otro país.
"El productor argentino es más joven, emprendedor, más educado y optimista respecto al futuro y el de Estados Unidos 10 años más grande, no tiene demasiadas expectativas de que su negocio cambie mucho", indicó el experto de la Universidad Austral.
En cambio "el argentino tiene competitividad tranqueras adentro que se cae cuando sale afuera y se enfrenta con el marco regulatorio, el sistema fiscal, fletes, trabas a la exportación, y que son todos problemas que los norteamericanos no poseen".
De todos modos, los productores argentinos, según la encuesta de la Austral perciben que los inconvenientes se están solucionando.
"Básicamente el 60 por ciento de las divisas genuinas provienen del sistema agroalimentario argentino que son los commodities, carnes, productos industrializados que surgen de esto. Un caso es el biodiésel que se exporta", acotó Piazzardi.
Destacó que "el 72 por ciento de los encuestados realizará inversiones en su negocio en los próximos cinco años por lo que se trata del sector que va a seguir apostando a futuro, invirtiendo en actividades de agregado de valor".
La muestra representa un 85 % de la producción nacional de trigo, soja, maíz y girasol y fue realizada en cuatro provincias: Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.
Piazzardi destacó que los 818 entrevistados, si bien reconocen que están en una mala situación, no dejarían la actividad ninguno y que sólo uno del total manifestó que tiene más de 80 años y que posiblemente en los próximos cinco años se retire.
"El productor argentino lo es por cultura, lo lleva adentro", consignó y son más optimistas los argentinos porque la actividad es más rentable.
Por su parte, el norteamericano no prevé importantes cambios en su negocio, no tienen grandes riesgos ni oportunidades de cambios significativo: "es un mercado maduro y éste es un mercado de grandes crecimientos y oportunidades", explicó el analista a Noticias Argentinas.
Adelantó que "el productor argentino en los próximos cinco años va a crecer en actividades vinculadas a proteína animal, maíz, carnes porcina y vacuna; en sorgo mucho, está integrándose en cultivos que puede transformar la proteína vegetal en animal y en soja va a decrecer".
Productores de Buenos Aires, Santa Fe Córdoba y Entre Ríos lo que ven es que con sorpresa es que las expectativas de crecimiento futuro están vinculadas a la ganadería.
El sondeo indaga de qué manera compran sus insumos: maquinaria agrícola, fertilizantes, semillas, inoculantes, herbicidas, complejo de material y en los próximos cinco años, el 44% de esos productores quieren hacer esa compra on line.
"Claramente ninguna industria está pensando en hacer sus compras on line y el productor va un pasito adelante", indicó Piazzardi.
Otro dato que surgió es que priorizan la perfomance de los productos que compran sobre el precio; cuando ponen en la balanza eligen el rendimiento que tenga y no que sea barato en rigor, lo que ocurre especialmente en semillas.
La Universidad Austral presentó Ag Barometer: índice de confianza del productor argentino y en el barómetro agropecuario los encuestados reconocen que están en una mala situación financiera y piensan que van a estar mejor en un año y más aún en cinco años. El sondeo fue sólo hace dos semanas.
"Ellos tienen la capacidad para hacer lo que hacen, poseen confianza, indican que tienen control de su negocio, son optimistas, pero reconocen que no pueden controlar el clima y las variables políticas, desafíos a futuro para su negocio", precisó en la evaluación.
En resumen, la primera medición del Ag Barometer arroja que "el 81% de los productores estiman que a cinco años tendrán buenas condiciones para sus negocios". Este dato se observa como contundente y destacable.
No obstante tener en la actualidad un ambiente de negocios hostil, -si se lo compara con los países competidores como Estados Unidos, Canadá, los del Mercosur, Australia, Nueva Zelanda y otros-, el productor argentino es más optimista y estima arriesgarse en nuevos negocios aún en mayor medida que sus colegas de los demás países del "top ten" del agro del mundo.

Te puede interesar