Una alternativa sin límites de escalas ni de producción

SUPLEMENTO RURAL 08 de noviembre de 2018 Por
“La agroecología es un modo de mirar la producción que incluye la nutrición, la salud y la perdurabilidad de nuestros productores”, destacó el ingeniero César Gramaglia, del INTA Villa Dolores. Mario Gallo, productor de María Juana, contó cómo cambió completamente el sistema productivo de "El Milagro". El presidente comunal de Vila Claudio Gramaglia comentó el trabajo que están comenzando a realizar.
FOTO INTA RAFAELA PARTICIPANTES./ La jornada se realizó en la Agencia Castellanos del INTA Rafaela.
FOTO INTA RAFAELA PARTICIPANTES./ La jornada se realizó en la Agencia Castellanos del INTA Rafaela.

“Se trata del sistema agroalimentario”, dijo el ingeniero César Gramaglia, del INTA Villa Dolores, que ayer estuvo en la Agencia Castellanos del INTA Rafaela. Compartió con los profesionales, funcionarios y políticos de diversas localidades de la zona, los fundamentos de un cambio de paradigma que requiere una mirada integral para ser evaluado en sus bondades y resultados. También estuvo Mario Gallo, productor de María Juana, contando cómo cambiaron completamente el sistema productivo de "El Milagro", su campo, en poco más de un año.
“La agroecología es un modo de mirar la producción que incluye la nutrición, la salud y la perdurabilidad de nuestros productores”, expresó Gramaglia. Desde la obtención de los insumos hasta las formas de comercializar y producir los alimentos. Así, nuevas preguntas ingresan a los planteos: cuánto vale la salud, cuál es la calidad nutricional de los alimentos que consumimos, entre otras.
Frente a un sistema productivo de intensificación constante, que se encarece, los números no cierran y la única salida parece ser el aumento de la escala, la agroecología representa una alternativa sin límites de escalas ni de tipo de producción.
El productor Mario Gallo, daría fe de ello, en su charla posterior, en la que compartió su transformación en productor agroecológico en un sistema de pastoreo rotativo en suelos de clase I en la zona de María Juana.
Gramaglia sostuvo que “son cada vez más los municipios interesados en la perspectiva” y en este sentido, remarcó que “las alianzas en el territorio, son fundamentales”. Allí mismo, el presidente comunal de Vila Claudio Gramaglia comentó el trabajo que están comenzando a realizar.
Entre el público presente, estuvieron los concejales Raúl Bonino (presidente del cuerpo legislativo) Jorge Muriel, Lisandro Mársico, Hugo Menossi, Evangelina Garrappa; la directora del Instituto de Desarrollo Sustentable de Rafaela María Paz Caruso; entre otros.

RECUPERACIONES, TIEMPOS
Y ACOMPAÑAMIENTO

Se trata de un sistema que recupera saberes que existen en la sociedad, las rotaciones de pasturas y la integración animal-vegetal son aspectos clave y la sustitución de insumos, una realidad en los casos a los que se referiría.
En este marco, en un planteo de transición agroecológica, las buenas prácticas agrícolas son contempladas con rigurosidad como parte del proceso.
La pregunta por los tiempos que lleva poner en funcionamiento un sistema de estas características fue una de las que rondó la conversación, y si bien este paradigma implica desde el vamos un diagnóstico no extrapolable y situado, coincidieron en que entre los dos y tres años se empiezan a ver cambios en el suelo y las pasturas, que son la base de todos los planteos presentados.
Tanto Gramaglia como del jefe de la AER Castellanos, Carlos Callaci, ofrecieron al INTA como un lugar al que ir a buscar información, metodologías para realizar los diagnósticos y acompañamiento en los diferentes pasos que implica la decisión de introducirse en un sistema de este tipo.
“Pasamos de pensar en alimentar animales a pensar en alimentar el suelo”, destacó Gallo en un momento de su charla, después de incluir entre los objetivos que llevaron a la familia al cambio de planteo, la sustentabilidad económica, financiera y el equilibrio emocional. Arrancaron en mayo de 2017 con un cambio de modelo productivo -que compartió detalladamente en sus prácticas cotidianas, números y características- con el que están muy tranquilos y orgullosos. Y cerró su presentación con la frase “yo creo en un mundo mejor”, para pasar a retirar la palabra en de la diapositiva, quedando: “Yo creo un mundo mejor”, añadió. Parece que de eso se trata El Milagro.

EL MATE
Antes de escuchar a Gallo, compartieron un video del caso que resultó inspirador para él. El de el establecimiento "El mate", de la familia Vasqueto de Adelia María, Córdoba, que aplica un modelo agroecológico en 320 hectáreas.
Este caso y otros registrados por la Universidad Nacional de Río Cuarto, pueden verse en https://www.youtube.com/watch?v=ijHzJGa19Io.

ORGÁNICO Y
AGROECOLÓGICO

En un momento de la charla, y desde esta concepción multidimensional de la agroecología, Gramaglia marcó la diferencia entre una certificación orgánica y un sistema agroecológico que rebasa la forma de producción registrada, incluyendo la comercialización y la ampliación del acceso al alimento. “Se trata de la soberanía alimentaria”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar