Activá, un programa propuesto para alentar la participación de los jóvenes

Suplemento Economía 14 de octubre de 2018 Por
Se trata de un programa de capacitación para despertar el interés de los jóvenes y potenciar su participación en las organizaciones de la sociedad civil (OSC) de la ciudad de Rafaela.
FOTO MAESTRIA UTN RAFAELA EN EQUIPO. Marcia Molina, Patricia Rodríguez y Paula Pagani dedicaron su artículo a una de las políticas públicas del Municipio rafaelino.
FOTO MAESTRIA UTN RAFAELA EN EQUIPO. Marcia Molina, Patricia Rodríguez y Paula Pagani dedicaron su artículo a una de las políticas públicas del Municipio rafaelino.
Por 
Lic. Patricia Rodríguez
Lic. Paula Pagani
Prof. Marcia Molina


Impulsado por la Municipalidad de Rafaela, el Programa Activá surge inicialmente como preocupación a partir de la falta de involucramiento del sector juvenil en organizaciones civiles de la ciudad (OSC). Dichos datos fueron recolectados por el “Mapa Social de la ciudad de Rafaela 2015”, que relevó mediante su estudio que sólo el 20,9% de quienes conforman las OSC de la ciudad son jóvenes de entre 18 y 30 años que participan en 10 instituciones, de un total de 294 relevadas
Teniendo en cuenta este dato tan llamativo, se comienzan a gestionar líneas de trabajo entre lo público- privado con el fin de detectar soluciones conjuntas. Luego varios procesos de análisis, surge el programa Activá destinado a jóvenes de 16 a 18 años, focalizando en la formación de líderes que acompañen y traccionen a las OSC, con el objetivo de incorporar nuevas miradas. Asimismo, que comiencen apropiarse de dichos espacios y participen activamente para la creación de proyectos sociales.
El programa intentó desde un principio hacer que los jóvenes sean protagonistas y no meros receptores. En primera instancia, se llevaron a cabo charlas y encuentros con la población joven, con el fin de conocer sus intereses, indagar sobre sus preferencias y necesidades.
Luego de los diversos encuentros y la información recolectada, se terminó de diseñar el Programa, cumpliendo una serie de requisitos. Para esto se fijaron sus contenidos, así como también los horarios y días en que se desarrollarían los módulos.
Siguiendo con esta línea, no se deben olvidar quienes formaron parte de este proceso, acompañando constantemente cada paso, como es el caso de la participación del ICEDeL y la Secretaria de Gestión y Participación. Asimismo, se cuenta con un coordinador y con un equipo de tutores, cuyo rol consiste en acompañar a los jóvenes en el proceso de formación, durante el diseño y planificación de los proyectos.
A su vez, el desarrollo de módulos está a cargo de capacitadores profesionales especializados en las temáticas que conforman la currícula. Dichos módulos tienen como objetivos: brindar conocimientos acerca de las OSC de Rafaela; generar un espacio de debate y reflexión entre jóvenes y brindar herramientas e instrumentos para el desarrollo personal de cada uno.
La distribución de los contenidos estaba compuesta de diez módulos repartidos para diez encuentros quincenales. Los mismos comprendían diversas temáticas, entre ellas: concepto de
Organizaciones de la Sociedad Civil, la participación ciudadana y sus mecanismos, la importancia del sector social rafaelino a partir de un trabajo con el Mapa Social Rafaela, niveles operativos de la planificación y cómo elaborar un proyecto. Abarcaban además el uso de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación en OSC y metodologías ágiles, la utilización de herramientas para fortalecer las capacidades de liderazgo, comunicación y negociación logrando eficiencia e influencia positiva en las audiencias, a partir de métodos de expresión y del trabajo en la comunicación no verbal.
Se pudo detectar en el desarrollo del programa el perfil de los jóvenes inscriptos en el 2017: el 65% de dichos estudiantes estaban cursando sus estudios superiores, mientras que un 15% no terminó la formación secundaria.
En cuanto a la participación, el 55% de los inscriptos se encuentra involucrado en alguna organización (vecinal, comedor, organización estudiantil, organización política), mientras que un 15% alguna vez participó, pero por diversos motivos al momento de inscripción, ya no lo hacían.
Todos estos datos dan cuenta del grado de heterogeneidad de los participantes del Programa Activá, que es una muestra de un hecho que caracteriza a los jóvenes actualmente y que permite u obliga hablar de juventudes en plural, dejando de lado una concepción homogénea y simplista de los mismos. Esa cantidad de perfiles también se vio reflejada en la diversidad de intereses que aparecieron al momento de comenzar con la formulación de Proyectos.
El número de jóvenes que finaliza el Programa refleja que es necesario pensar en nuevas estrategias, en nuevos contenidos, en distintos horarios y/o días, entre otras cuestiones. Sin embargo, el hecho de que en dos años más de 120 jóvenes se hayan anotado en esta iniciativa, muestra que existe un interés de la juventud por la temática.
Dejando de lado el proceso formal que compone al Programa, los perfiles de los alumnos, el contenido desarrollado, el acompañamiento de los tutores, la formación de los especialistas que aportaron al desarrollo de Activá, los participantes dejaron vislumbrar cuestiones personales significativas que marcaron el proceso de su recorrido por el programa.
Cada cohorte que termina de completar la capacitación, realiza una reflexión individual y grupal del camino realizado .
En sus relatos dejan entrever que no solamente incorporaron nuevos conocimientos, estrategias o herramientas sino que se llevan nuevas amistades, compañeros que fueron pilares fundamentales para terminar el proceso. La articulación generada abrió la puerta a interesantes debates, a conocer las diferentes posturas y a la aceptación de una mirada distinta.
Estos momentos les permitieron abrir sus mentes y llevarse consigo no solamente cuestiones formales sino valorar al otro, conocer al otro, darle la oportunidad y construir con otros, debido a que si trabajamos en la individualidad sería imposible lograr grandes cambios.
Fue de gran importancia transitar por diversas OSC, animarse a generar una nueva mirada a la situación dada como única y crear, para seguir recreando en esa realidad, con una postura fresca y joven, construyendo un mismo camino y aportando desde la participación activa pero siempre desde lo grupal.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar