Bonfatti se mostró más interesado en los consensos que en las críticas

Locales 11 de octubre de 2018 Por
Mesurado, el diputado provincial y titular del Partido Socialista lamentó que el modelo del Gobierno nacional deje afuera al que trabaja y produce al mismo tiempo que premia al que especula. Dijo estar dispuesto a "poner el hombro y a sumar". Todavía no se presenta como candidato a gobernador y sostiene que la decisión es del partido.
FOTO TWITTER BONFATTI EN EL SEOM. Bonfatti encabezó un encuentro socialista de los departamentos Castellanos y Las Colonias en el campo de deportes del SEOM.
FOTO TWITTER BONFATTI EN EL SEOM. Bonfatti encabezó un encuentro socialista de los departamentos Castellanos y Las Colonias en el campo de deportes del SEOM.

Antonio Bonfatti, actual presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia y del Partido Socialista nacional, llegó a Rafaela para participar de un encuentro partidario con 150 militantes de los departamentos Castellanos y Las Colonias, entre ellos los diputados Omar Martínez y Rubén Galassi. "Este es un modelo de país que deja afuera al que trabaja y al que produce mientras premia al que especula. Hay que dejar de lado la soberbia y convocar a todos en busca de acuerdos", sostuvo en una visita a LA OPINION en la que evitó, una vez más, definir si será candidato a gobernador en el 2019.  
- ¿Cómo encuentra la Argentina?
- Estoy preocupado como la gran mayoría de los argentinos por la marcha de la economía, por las indefiniciones, por la situación difícil que están viviendo muchas familias, los desocupados, los trabajadores, los pequeños y medianos empresarios, los comerciantes, los industriales y las economías regionales. Siempre que hay un cambio de gobierno hay esperanza. Por eso vota la gente, con el ánimo de que las cosas mejoren. Venimos de un pasado complicado, de corrupción, de desencuentros entre los argentinos. Por eso uno se imaginaba un presente mejor, pero lamentablemente no hay respuestas a los problemas. Estamos hablando de la inflación, de la pérdida de poder adquisitivo, de la falta de certezas para el que produce, no para el que especula. Esto es lamentable. Un país no funciona con tasas del 70 por ciento de interés.
- ¿La Cámara de Diputados es una caja de resonancia de la crisis?
- Todas las semanas ingresan proyectos para el tratamiento sobre tablas que contemplan situaciones que se están viviendo fundamentalmente en sectores de la industria. Aquellos que no están ligados con la exportación, donde se puede balancear la caída del consumo interno. Siempre estamos dispuestos a poner el hombro al país, a dejar de lado la soberbia, a sumar voces, a escucharnos. A convocar a distintos actores institucionales para poder encontrar un rumbo porque de esta crisis no se sale confrontando, se sale consensuando.
- El Presupuesto 2019 está por tratarse en el Congreso. ¿Cómo se defiende el federalismo?
- Todavía está la vieja deuda de la Nación con la Provincia de la que se van a cumplir tres años. Son más de 50 mil millones de pesos pero si se actualiza luego de la devaluación es más. Pero no figura ni un centavo en el Presupuesto nacional del año que viene. Nos preocupa las áreas sociales, lo que vemos en los hospitales, la falta de vacunas, de medicamentos, en ciencia y tecnología, fondos para universidades. Las principales partidas son para el pago de la deuda.
- El Gobierno provincial presenta cada vez que puede las bondades del modelo Santa Fe. 
- Tenemos una provincia maravillosa en cuanto a la diversidad de la producción, al nivel de emprendedorismo que caracterizan a una gran parte de sus habitantes, la capacidad de los trabajadores, el desarrollo territorial de la Provincia. Indudablemente que la macroeconomía nos golpea, pero estamos en mejores condiciones que otras provincias para resistir. Primero porque es una Provincia de bajo nivel de deuda que no representa gran porcentaje del presupuesto provincial, estamos con un número de obras públicas muy elevado que sostiene el empleo en la construcción, hay 40 mil personas trabajando en obra pública. Hay que valorarlo.
- ¿Qué sabor le dejó la imposibilidad de avanzar en la reforma de la Constitución santafesina?
- No está cerrado el capítulo. El proyecto sigue en comisión. Es cierto que dejamos pasar esa posibilidad de tener una decisión este año para evitar que se dilate indefinidamente. Ojalá arribemos a un consenso antes de que termine el actual mandato.
- Miguel Lifschitz descartó un acercamiento al Peronismo Federal. ¿Qué planes tiene el socialismo a nivel nacional?
- En estas semanas vamos a tener reuniones con los espacios que integramos el denominado progresismo, me refiero al GEN, con Ricardo Alfonsín, con Libres del Sur. Vamos a dialogar, lo que no implica un acuerdo electoral. En lugar de estar esperando, hemos decidido tomar la posta y empezar una serie de reuniones con referentes de la política. No significa armar un frente electoral sino discutir 10, 15 ó 20 puntos en los que nos podamos poner de acuerdo los argentinos. El primer encuentro será con Sergio Massa y su equipo de colaboradores, porque participarán especialistas técnicos, economistas, sanitaristas, educadores, sociólogos. Después seguiremos con movimientos sociales, sindicatos. Cada 15 días vamos a abrir una convocatoria al diálogo. ¿Qué puede resultar de esto? No lo sé, pero estoy convencido de que así como hemos logrado armar un frente en Santa Fe también lo podemos hacer a nivel nacional entre todos aquellos que coincidamos en un proyecto de país. Porque lamentablemente en Argentina primero buscamos al candidato y luego vemos los proyectos. Creo que es al revés. Primero acordar políticas de estado que no se caigan sea quien sea el presidente, y luego definir un candidato.
- Entonces ni le pregunto si Lifschitz puede integrar una fórmula presidencial.
- Puede ser cualquiera que exprese una voluntad mayoritaria de un acuerdo.
- En la provincia de Santa Fe usted suena para la reelección.
- Soy un hombre que ya tengo 45 años en la militancia partidaria. Soy un hombre del partido y este es el que toma las decisiones. No tengo ninguna aspiración. Vamos a esperar las reuniones del partido y en función de eso se verá.
- Si le toca ser candidato, ¿cree que el Frente Progresista es competitivo y que puede ganar?
- El Frente lleva muchos años, hay integrantes que se han ido a otro espacio. Pero nuestro Frente tiene contenido, lo cual es clave para sumar voluntades. Recorriendo la Provincia, llevando el mensaje de nuestro partido, veo muchas voluntades que no formaban parte de este equipo y ahora intentan sumarse porque han visto resultados. Han visto los avances en la Provincia respecto al resto del país, como en la educación, en lo social, en la salud, la cultura, la infraestructura como rutas, hospitales, escuelas y acueductos. Los cambios en la Justicia también. Es decir, la gente puede comprobar la transformación en Santa Fe.
- Más allá de si usted estará o no en la boleta única, ¿cómo estima puede ser la elección?
- Mire, hacer proyección en este país es inútil. Y en otros también. En Brasil, ¿alguien lo tenía a Bolsonaro ganando las elecciones hace tres meses? Sin embargo ganó. En Estados Unidos, Trump también fue una sorpresa. En la Argentina, hace cuatro meses todos daban por seguro la reelección de Cambiemos. Es apresurado y arriesgado hablar de las elecciones del año que viene en las condiciones en la que vivimos.
- ¿Cómo ve al Frente Progresista en Rafaela. ¿Fernando Muriel se perfila para la Intendencia?
- Estamos con las puertas abiertas para todos aquellos que se quieran sumar a este proyecto. Se llame Frente Progresista, Cívico y Social o con otro nombre, recibirá a todos aquellos que estén convencidos de nuestras ideas y que compartan un valor tan simple pero básico como la honestidad.
- ¿El tema de la inseguridad es el talón de Aquiles del Gobierno provincial?
- Buscaría algún territorio de la Argentina donde la inseguridad no sea un problema. La gobernadora de Buenos Aires vive en una base militar. Estuve en Montevideo, donde están muy preocupados por el aumento de la violencia. Alguien tiene una fórmula mágica para resolver esto? Es muy fácil la crítica, pero cuando se asume responsabilidades y se gestiona es más complicado. En la cancha se ven los pingos. La seguridad es un terreno complejo, interviene lo social, la pérdida de empleo, la droga que se metió en todos los ámbitos, y qué tipo de respuesta se da.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar