La tarea de alimentar a nuestras queridas plantas

SUPLEMENTO RURAL 11 de octubre de 2018 Por
Es tiempo de incorporar el abono orgánico para fortalecer nuestro jardín. Un recordatorio para tener en cuenta sobre las distintas opciones.
FOTO ARCHIVO P. BERTA ESTRATEGIA. Ahora es momento de darle más nutrientes a las plantas para que vivan con plenitud la primavera.
FOTO ARCHIVO P. BERTA ESTRATEGIA. Ahora es momento de darle más nutrientes a las plantas para que vivan con plenitud la primavera.
Ya está con nosotros la primavera y con ella los días más largos y más calurosos. Nuestras plantas ya comenzaron a brotar y por ello necesitan que le demos más de comer y beber. No olvidar, siempre que alimentamos damos de beber.
En esta etapa, por tanto, necesitan más abonos orgánicos, que son aquellos elementos derivados de seres vivos que (descompuestos) se integran al suelo para mejorar su estructura y vigorizar las plantas. Se utilizan para nutrir a las plantas y, a diferencia de los fertilizantes de origen mineral, recuperan la constitución del suelo, lo airean, lo tornan esponjoso y con mejor capacidad para recibir agua. Cabe señalar que, si bien los fertilizantes inorgánicos no mejoran las condiciones del suelo, sus aportes de nutrientes son absorbidos más rápidamente que los abonos orgánicos. Estos últimos, por su parte, merecen una consideración especial.
Un abono orgánico es aquel elemento derivado de seres vivos (hojas, estiércol animal, huesos calcinados y residuos de cocina como cáscara de huevo, borra de café, yerba, etc.).
Los abonos más utilizados y fácil de conseguir en los viveros son:
* Resaca: Es un material que se encuentra a la orilla de los ríos como producto del arrastre de materia orgánica que produce la corriente de agua. Conviene leer el envase que contiene cual es su lugar de procedencia, esto ayudará a distinguir el material que proviene de zonas contaminadas y pueden, eventualmente, provocar enfermedades a la planta.
* Humus de lombriz: Es producido por la lombriz roja californiana que consume materia orgánica con voracidad y la degrada rápidamente. El resultado es un abono de consistencia similar a la tierra negra, muy oscuro y rico en todos los nutrientes. Resulta ideal tanto para las plantas de interior como las de exterior. También para agregar a los canteros florales.
* Harina de huesos: Es un abono de origen animal rico en fósforo. Es muy necesario en caso de plantas con flores, porque fija el color de las mismas, fortalece los tallos y produce el crecimiento adecuado de la raíz. Proviene de la calcinación de los huesos.
* Harina de sangre: Es de origen animal y deriva de la depuración de sangre de vaca. Está indicado para plantas florales y de interior porque favorece al crecimiento, y aumenta las defensas contra las enfermedades. Para aplicarlo se deben espolvorear los canteros con el producto regando después en abundancia, de manera de acelerar la integración del abono del suelo. Cuidado con los perros que escarban para comerlo porque les atrae su olor.
* Líquidos humicos: Este abono orgánico se comercializa en forma líquida y es un derivado de las camas de criaderos de pollos. Se utiliza mezclado con agua, tanto para plantas de exterior como de interior. Antes de su aplicación conviene remover muy bien la tierra.

OTRAS VARIEDADES
DE TIPO CASERA
-El estiércol es otro abono que se obtiene en caballerizas o establos y resulta muy beneficioso para las plantas. Debe aplicárselo en estado completo de descomposición, su olor y su consistencia son similares a los de la tierra negra.
-Las malezas extraídas de las macetas también pueden constituirse en un aporte nutritivo si se cortan en trozos pequeños y se las incorporan al suelo para que sirvan como abono verde.
-Las cáscaras de huevo molidas resultan ideales para abonar bulbosas y plantas como el ciboullete.
-La borra de té, café y yerba pueden servir de abono siempre y cuando haya fermentado. Se la incorpora a la tierra directamente, puede formar hongos, atraer mosquitas y exhalar un aroma desagradable.
Para poder utilizar cualquiera de estos elementos sin problemas, mezclelos con tierra negra en un recipiente que tenga ranuras (caja de dulce, lata agujereada) y déjelos allí, por lo menos durante 2 meses. Al cabo de este tiempo su nuevo abono estará en condiciones de ser aplicado.
Durante los últimos días he asistido a dos cursos y en ambos se hace mucho hincapié en la composición de la tierra donde vamos a plantar nuestras amigas las plantitas. Por eso hoy les escribo sobre este tema para que lo tengan particularmente muy en cuenta en el momento de armar algún cantero, en la huerta, en las plantas de interior y en todos los sectores donde les parezca que hace falta… recuerden: lo que abunda no sobra….
Sus plantas le agradecerán con hermosos frutos y flores que podrán disfrutar por un largo tiempo. SUERTE

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar