Eperlecques

Carta de Lectores 09 de octubre de 2018 Por
Leer mas ...

Sr. Director: 

Corría abril de 2015. El itinerario incluía una visita a un lugar del noroeste francés del que nunca había escuchado hablar. Se trataba de un bunker nazi en Eperlecques, utilizado para el lanzamiento de misiles contra el Reino Unido durante la II Guerra Mundial. Pero no era sólo para recorrer una mole de concreto, sino para conocer la historia trágica de los que, bajo el régimen de trabajo forzado primero, y campo de exterminio después, participaron en la construcción del sitio.
La historia viene a cuento a que en esa visita, además de la infinita tristeza que me invadió, confirmé algo importante que intuía hacía ya muchos años: nada es sostenible sin la colaboración de los “buenos”.
Fue ahí donde nos contaron cómo las empresas que construyeron el bunker aceptaron utilizar la mano de obra de los recluidos.
Y días más tardes, cuando visité por primera vez lo que fuera un campo de concentración en Alemania, también nos contaron cómo afamadas empresas utilizaban como trabajadores baratos a las personas que habían sido confinadas en ellos.
Lo que pensé durante mucho tiempo durante el régimen del gobierno kirchnerista es hoy absolutamente visible a través del escándalo de los cuadernos y toda la catarata de declaraciones de empresarios y funcionarios arrepentidos. ¿Cómo es que tan enorme maraña de asociación ilícita pudo ser? Sólo por la colaboración de los “buenos”.
No sé qué es más triste: si la confirmación del infernal robo o enterarnos de que casi todos estaban involucrados.
Lamentablemente, creo que de alguna forma la colaboración de los “buenos” sigue siendo un obstáculo para que se produzca el CAMBIO que nuestro país necesita. Colaboración que se da, por ejemplo, en no haber señalado desde temprano los tremendos errores y algunas cosas poco claras de la política del gobierno actual e, incluso, criticar al que los señaló, al mejor estilo K.
Eperlecques, mucho más que el nombre de un sitio histórico.

Lilián Koper
Rafaela


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar