Sensaciones y sentimientos

Sociales 09 de octubre de 2018 Por
Leer mas ...

CARUSO. LETRA EN CASTELLANO Y MÁS
Este material de lectura está especialmente indicado para comenzar cantando y seguir haciéndolo después del final, por el natural deseo de –por lo menos- entonar la canción “Caruso” cada vez que se la escucha, y siempre en su italiano natal.
¿Qué dice la letra, traducida literalmente?
“Aquí, donde el mar reluce / y sopla fuerte el viento /sobre una vieja terraza / frente al golfo de Sorrento / un hombre abraza a una muchacha / después de haber (él) llorado / luego se aclara la voz y da comienzo al canto / Te quiero mucho / pero mucho, mucho, sabes / es una cadena ahora /que funde la sangre en las venas, sabes / Vio las luces dentro del mar, / pensó en las noches allí en América (Nueva York) /pero solo era el reflejo de algunos barcos / y la blanca estela de una hélice / Sintió el dolor en la música / se levantó del piano / pero cuando vio la luna salir tras una nube / le pareció dulce incluso la muerte / Miró a los ojos a la muchacha /esos ojos tan verdes como el mar / y de repente salió una lágrima / que él creyó podría haber ahogado / Te quiero mucho /pero mucho, mucho, sabes / es una cadena ahora / que funde la sangre en las venas, sabes / Fuerza de la lírica / donde cada drama es un falso / donde con un buen maquillaje y con la mímica / puedes llegar a ser otro / (y) (se) confunden sentimientos / Así todo parece tan pequeño /(como) también las noches allí en América /miras atrás y ves tu vida / como la estela de una hélice / Sí, es la vida que se acaba / sin embargo él (Caruso) no lo pensó tanto /por el contrario se sentía tan feliz /y volvió a comenzar su canto / Te quiero mucho, / pero mucho, mucho, sabes /es una cadena ahora / que funde la sangre en las venas, sabes”
No es tan fácil darse cuenta en una primera lectura a qué alude la canción. Habrá entonces que recordar que “Caruso” fue escrita y cantada en 1986 por el bien dotado Lucio Dalla, quien se había alojado en Sorrento en el mismo hotel en que lo había hecho Caruso; él transcurrió allí los dos últimos meses de su vida. Se conservaban, y pudo ver Lucio Dalla, la habitación que Enrique Caruso había ocupado. Se conservaban intactos sus libros y fotografías, y también su piano.
¿Es real la historia de amor a que refiere “Caruso”?
El cantante daba lecciones de canto a una muchacha de la cual estaba enamorado. A pesar de su cáncer en la garganta no quiso privarse de cantar para ella, que lo miraba con admiración: hizo llevar el piano a la terraza y desde allí le dedicó en canto una apasionada declaración de amor y sufrimiento. Su voz sonaba potente y los pescadores regresaron al puerto para escucharlo, las luces de las barcas parecían estrellas y semejaban también la iluminación de los rascacielos de Nueva York. Caruso cantaba y se sumergía en los ojos de la muchacha, apoyada al piano.
Fue su último concierto. Su público eran el mar, las estrellas, los pescadores… y su amada de ojos verdes en los que Caruso absorbía el color del mar.
Eran detalles más que suficientes para que Lucio Dalla escribiera y cantara “Caruso”, canción originada en Nápoles -igual que Caruso-, un emblema de la lírica que enarboló Luciano Pavarotti dándole la popularidad y difusión que merecían “Caruso” y la dolida historia de amor a que refiere.
Si lo pensamos bien, con nuestro interior, definitivamente el canto y la belleza son las razones que justifican la vida.
Además de los sentimientos, claro.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar