La primera experiencia uruguaya del Cosquín Rock cerró con una multitud

Información General 09 de octubre de 2018 Por
La primera edición del Cosquín Rock Uruguay finalizó el domingo dejando como primera conclusión un pulgar arriba de los hermanos charrúas. Los españoles de Ska-p y Las Pastillas del Abuelo animaron el cierre. Antes hubo fiesta con Agarrate Catalina, Cuatro pesos de propina, Trotsky Vengarán y Miss Bolivia. Una multitud acompañó los dos días en el predio de Landia, en Canelones.
Ver galería FOTO G. SANCHEZ BRASILEÑO. La emblemática figura de Herbert Vianna, líder de Os Paralamas Do Sucesso el sábado por la noche. ESPAÑOLES. Ska-p tuvo a su cargo el cierre de la primera edición del Cosquín Rock Uruguay.
1 / 2 - FOTO G. SANCHEZ BRASILEÑO. La emblemática figura de Herbert Vianna, líder de Os Paralamas Do Sucesso el sábado por la noche. ESPAÑOLES. Ska-p tuvo a su cargo el cierre de la primera edición del Cosquín Rock Uruguay.
(Especial desde Montevideo). - La consigna del primer día era clara. Una programación muy al estilo Cosquín Rock. Un mix de grandes bandas, mucha presencia local y los nuevos valores que van llegando a la gran escena musical. Pasó el sábado con una primera parte de la grilla reservada para los ganadores del Pre Cosquín, algo que se repitió en la jornada del domingo con Origen Alternativo, Aborigen y Etcetera.
El sábado en el segundo tercio de la programación se fueron escalonando varios artistas uruguayos a los que claramente se apostó, porque el público los quería ver y disfrutar de su música. El domingo la tendencia fue la misma. Un tándem infalible fue el que armaron Tabaré Cardozo junto a la reconocida y multicolor banda murguera Agarrate Catalina que tantas veces se dejó ver en Rafaela, para ponerle rock y murga a una jornada dominguera que comenzaba a tomar calor. A ellos se le sumó un rato después Cuatro Pesos de Propina y Trotsky Vengarán, ya bien entrada la noche.
Ahí, el público -mayoría charrúa- estuvo de parabienes. Claro que también disfrutaron el intenso sol primaveral de un domingo espléndido en Canelones, mucho mate y aprovechando las posibilidades gastronómicas que se brindaron en el predio de Landia. Bebidas y comidas para todos los gustos (incluidos menús vegetarianos, veganos y para celíacos). Acaso el único ítem para revisar fue la lentitud para el expendio de tickets, lo que ocasionó ver en todas las cajas larguísimas colas en todo momento.
El “padre de la bestia”, José Palazzo, productor y creador del Cosquín Rock llegó en las primeras horas del domingo a Montevideo proveniente de Chile, donde también desembarcó por primera vez el festival. Y fue testigo presencial de un Landia cubierto, a pleno y disfrutando del fenómeno Cosquín Rock como en Córdoba y, a esta altura, como en gran parte de Latinoamérica.
El domingo el público acompañó aún en mayor número que el sábado, algo que se vio desde muy temprano. Ya antes del atardecer, en la carpa había una multitud que por ejemplo acompañó a Francisco, el hombre y a Miss Bolivia.
El cierre estuvo a cargo de Las Pastillas del Abuelo que fueron muy bien recibidos por el público local y como broche los españoles de Ska-p , una presentación que era muy esperada en estas tierras uruguayas.
Pasó el Cosquín Rock Uruguay, al mismo tiempo que del otro lado de la Cordillera se presentaba en Chile. Una gira que se amplía y que ha llevado el espíritu de rockero argentino a México, Colombia, Perú y Bolivia. Un enorme trabajo de organización y de recursos para hacer realidad estos festivales. Acá en Canelones sacó un aprobado bien grande y hasta se animaron a pensar en la edición 2019.

Te puede interesar