Editorial

La Palabra 06 de octubre de 2018 Por
Un espacio amigable

No es tan simple como parece. La maternidad supone una serie de factores que condicionan a la mujer. En el caso de que decida y pueda amamantar, son varios elementos que se suman a su situación. La relación madre-bebé es la más destacada del suceso singular, pero requiere de otros aportes del entorno para que el resultado sea favorable y beneficie al recién nacido. Nuestra entrevistada aporta su historia personal que a pesar de no haber sido favorable como experiencia de vida, le permitió desarrollar un proyecto que desde sus aspectos profesionales y en casos, solidario, puede ofrecer sus conocimientos para que la lactancia ocupe un lugar destacado en las decisiones del género así como permitir que ese derecho sea acompañado por el entorno afectivo. Para que todo sume al resultado esperado cuando se trata de recibir, cuidar, amamantar y criar de la mejor manera al bebé. La sociedad no puede ni debe sentirse ajena a esta realidad favoreciendo y garantizando momentos seguros para que las madres puedan amamantar en escuelas, lugares de trabajo, transporte público, negocios, de visitas, entre otros sitios que permitan se pueda concretar este acontecimiento sublime con la merecida bienvenida. 

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar