Nuevas adicciones en la sociedad tecnológica: pornografía online

Información General 16 de septiembre de 2018 Por
Leer mas ...
Nota IV

Por Luis Marinaro. - En las tres notas anteriores, publicadas los días 28 de julio, 15 y 27 de agosto pasados, presentamos resumidamente el marco histórico, filosófico y cultural que permite el desarrollo de esta problemática en la actualidad y que la convierte en una verdadera adicción cuando se traspasan algunos límites en el uso inapropiado de la tecnología.
Nos preguntamos ahora ¿cuáles son los efectos perniciosos que provoca este tipo de adicción en las personas afectadas por este flagelo, en su entorno inmediato y en la sociedad?
Uno de los aspectos más novedosos de este tipo de adicción es que la persona puede llevar en apariencia una vida social y laboral normal. La mayoría de las veces es su propia familia la que empieza a notar conductas o actitudes extrañas. Por ello es importante conocer aquellos indicadores que pueden representar señales de alerta de que algo está ocurriendo y que describiremos a continuación.
La pornografía afecta al cerebro.
* Es como una droga altamente adictiva: recientes estudios, elaborados especialmente desde las neurociencias, han constatado que la pornografía puede ser altamente adictiva, ya que involucra los mismos patrones neurológicos que la dependencia a cualquier sustancia tóxica, y provoca en el cerebro del consumidor reacciones químicas -especialmente la secreción de dopamina- que inducen sensaciones placenteras.
* Produce cambios en el cerebro: al igual que un adicto a la cocaína, quienes comienzan a consumir imágenes y videos pornográficos en exceso necesitan dosis cada vez mayores y formas cada vez más extremas para lograr más placer y el problema tiende a incrementarse (es lo que algunos investigadores coinciden en denominar “el fenómeno de la pendiente resbaladiza”). Las imágenes tienen efectos más duraderos en el cerebro y la hacen más adictiva. Lo que al principio puede tomarse como un entretenimiento inocuo o puede llegar a despertar sentimientos de culpa o vergüenza, luego suele transformarse en una trampa de la que resulta muy difícil salir por uno mismo.
* Afecta el comportamiento: muchos consumidores de pornografía buscan excitarse a través de cosas que antes les darían asco o por actos que consideraban ética o moralmente incorrectos. Al ver actos sexuales extremos o peligrosos, con el paso del tiempo su cerebro empieza a “normalizar” esos actos considerándolos como comunes o sin mayor relevancia en aspectos morales.
La pornografía daña a las relaciones y al amor.
* Mata al amor: la pornografía falsifica el verdadero amor. En la vida real el amor requiere de una persona real. Estudios recientes demuestran que el individuo expuesto a la pornografía se califica con menor capacidad de amor que quienes no accedieron a ella. Por ejemplo, estas personas tienden a criticar la apariencia física de su pareja.
* Es una mentira: en este tipo de material todo es mentira; desde las miradas y las supuestas razones del acto sexual. Los consumidores de pornografía están obsesionados de perseguir algo que no es real.
* Daña a la pareja: las parejas de los consumidores de pornografía reportan a menudo pérdida del sentimiento y del interés en el encuentro sexual con el cónyuge; mayor desconfianza, devastación e incluso síntomas físicos de ansiedad y depresión. Hay un aumento de las discusiones y conflictos en la pareja. Existe una tendencia a reaccionar con ira, en actitud defensiva.
* Convierte al adicto en un solitario: con el aumento de consumo se hace más difícil entablar relaciones sociales reales. El adicto empieza a sentirse aislado de su entorno familiar y social.
* Cansancio, abandono de vida social y repercusiones en el trabajo y estudio: el adicto registra un progresivo cansancio crónico, disminución del rendimiento físico e intelectual; abandono de actividades habituales placenteras y problemas laborales, de estudio o de actividades productivas en general, por la escasa capacidad de concentración.
La pornografía afecta a la sociedad y al mundo.
* El sucio secreto de la pornografía: ante los espectadores parece un mundo de fantasía, placer y emociones. Sin embargo, para los que son partícipes y protagonistas en la producción del mundo pornográfico, sus experiencias narran todo lo contrario: a menudo se ven envueltos en la droga, la enfermedad, la esclavitud, la trata, la violación y el abuso.
* Conduce a la violencia: la pornografía es violenta, incluso hasta la más corriente está llena de mujeres y personas de condición homosexual que son física y verbalmente maltratadas.
* Genera ideas torcidas sobre el sexo: aunque no se quiera creer, los adolescentes están recibiendo “educación sexual” a través de la pornografía. Investigadores han encontrado repetidamente que los jóvenes que han visto una gran cantidad de pornografía son más propensos a comenzar a tener relaciones sexuales antes del matrimonio y con una diversidad de personas, trayendo como consecuencia enfermedades contagiosas de transmisión sexual, embarazos no deseados, abortos y métodos anticonceptivos que ponen en riesgo su vida.
* Da origen, en redes sociales, a nuevos fenómenos perjudiciales: algunos de ellos son el sexting (envío de mensajes sexuales -eróticos o pornográficos- por medio de teléfonos móviles); grooming (engaño pederasta, serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objeto de ganarse la amistad de un menor de edad, con el objetivo de obtener beneficios sexuales); sextorsion (realización de un chantaje bajo la amenaza de publicar o enviar imágenes en las que la víctima se muestra en actitud erótica, pornográfica o manteniendo relaciones sexuales).
* El daño de la pornografía está cambiando rápidamente: existen datos que reflejan que la pornografía ha existido siempre. Los cavernícolas han dibujado imágenes sexuales en sus muros de piedra y los antiguos griegos pintaban esas imágenes en cerámicas. Sin embargo, al comparar esas imágenes con lo que se observa en la actualidad caemos en la cuenta de que hoy en día existen millones de sitios y videos disponibles las 24 horas los 365 días del año, a disposición de cualquiera que los busque.
* Aborrece, odia a las familias: la pornografía aborrece el ámbito familiar ya que es una institución que protege a sus integrantes de muchos errores que existen y se divulgan por distintos medios en la sociedad, y encuentra tierra fértil en familias disgregadas, que muchas veces la utilizan como vía de escape a la situación que viven.
* Es una industria altamente rentable: el negocio detrás de la pornografía genera altísimos ingresos, solo en Estados Unidos 3 millones de usuarios pagan una media de 60 dólares mensuales para acceder a sitios de sexo duro, violento, con contenido sumamente perverso.
Existen excelentes páginas web que citan datos, información y estudios sobre los efectos dañinos de esta droga dura, como por ejemplo, www.daleunavuelta.org (que a su vez invita a acceder a otras páginas muy interesantes y actualizadas como www.fightthenewdrug.org y www.yourbrainonporn.com que recomiendo en su lectura (se pueden traducir) y muy buenos videos en youtube como “Los tres daños de la pornografía” (que utilicé como fuente para la elaboración de gran parte de esta nota) o el TEDx de Gary, titulado “The great porn experiment”.
En la próxima entrega haremos mención a las consecuencias que esta droga tiene sobre los jóvenes y adolescentes.

El autor vive en la ciudad de Santa Fe, es Contador Público Nacional por la Universidad Nacional del Litoral y Magister en Dirección de Empresas por la Universidad Católica de Santa Fe y la Universidad Católica de Córdoba; [email protected]

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar