Superman: Secret Origin va directo al corazón del lector

Información General 13 de septiembre de 2018 Por
Una mirada al comic de este personaje universal según Geoff Johns y Gary Frank.
Por José Briceño

Nada mejor que abrir una sección de recomendaciones con un comic sumamente genial. A mi parecer, es una de las mejores historias del kryptoniano que tanto amamos. Una delicia visual por parte de Gary Frank, y con unos guiones que demuestran excelencia y pasión por Geoff Johns (uno de mis escritores favoritos del tebeo estadounidense). Como muchos ya sabrán, sin necesidad de leer el título, estoy hablando de Superman: Secret Origin.
Este es uno de los tantos comics que demuestran que una historia acompañada de dibujos puede llegar al corazón del lector, y conectar con el mismo como ningún otro medio puede hacer. Para hablar más profundamente de la obra en cuestión, me centraré en dos aspectos fundamentales de la misma: el apartado gráfico y su guionización.
Cabe aclarar que este comic está basado fuertemente en la versión cinematográfica del personaje planteada por Richard Donner (del cual Johns fue colaborador), en donde Superman era interpretado por Christopher Reeve. Sin embargo, a pesar de esto, hablaré del tebeo sin tener en cuenta su parecido con esta película de 1978.

Gary Frank, más que un simple dibujante. ¿Qué se puede decir del apartado gráfico de este comic? Nada, absolutamente nada malo. Hay quienes repetirán: “Es otro dibujante del montón, tratando de ganar dinero y fama”. Pues sinceramente no sabría responder correctamente a esta afirmación, haciéndole justicia al gran trabajo que realiza este artista inglés. Simplemente la negaría diciendo que es un genio y que enaltece las características del noveno arte, volviéndolo algo divertido, lleno de pasión y de una genialidad nunca antes vista. En el caso de Superman: Secret Origin (la cual no fue su única participación con Geoff Johns) te deja sin palabras desde la primera página. La expresividad de los personajes queda plasmada de una forma sin igual. Jon Sibal y Brad Anderson acompañan con sus tintas y colores de una forma magistral, realista y con un toque cinematográfico excelso y digno de Spielberg o Garland.

Geoff Johns, un genio que no necesita presentación. 
Es uno de mis escritores favoritos. Su paso por Aquaman (dentro de los New 52) es digna de recordar como una de las mejores etapas del personaje; además de ser la primera serie guionizada por Geoff Johns que leí. Su estilo narrativo, según mi humilde opinión, es inconfundible. Ágil a la vez que fácil de comprender, con una calidez y pasión que se ven claramente plasmadas en cada página.
Centrándonos en el comic en cuestión, Johns nos narra la adolescencia de Clark Kent y su llegada a Metrópolis, luego de conseguir trabajo como reportero.
En el primer punto expuesto, vemos como nuestro héroe va atravesando la difícil tarea de ser un niño con poderes mas allá de la comprensión humana. Resulta muy interesante observar el desenvolvimiento de Kent en un ambiente donde, con el mínimo descuido, puede causar graves daños a las personas que lo rodean. Lana Lang se roba las escenas donde está presente, demostrando por qué merece estar en la galería de intereses amorosos de nuestro kryptoniano favorito.
En el segundo punto expuesto, tan bien logrado como el primero, vemos a un Clark ya adulto que está a punto de convertirse en reportero del Daily Planet. Su llegada a Metrópolis no es nada fácil, puesto que plantea un desafío personal para Kent pasar de la relativa tranquilidad en Smallville a una ciudad superpoblada y de inmensas magnitudes como la primera mencionada. Se introducen, dentro de esta etapa del comic, a los personajes más conocidos en las historias de Superman: Lois Lane, Jimmy Olsen, Perry Whyte, Vicky Vale, etc. Además, se deja ver como Lex Luthor se va convirtiendo en el villano principal de nuestro héroe, presentándonos al mismo como un ser autoritario, malvado en todos los sentidos y ansioso por fama y poder.
Todo lo anterior, mezclado con grandes dosis de acción, tensión amorosa, drama y una pizca de misterio, convierten a esta obra en algo único, digno de valorar y lleno de momentos icónicos que perdurarán en nuestras mentes por siempre.

(*) Es estudiante de la E.E.S.O. Nº 204 “Domingo de Oro” (actualmente cursando 5to año en la misma).





Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar