Exportaciones agridulces

Editorial 10 de septiembre de 2018 Por
Leer mas ...
Más allá de todos los riesgos de trabajar en la Argentina, lo cual implica la posibilidad de que cambien las reglas de juego casi todo el tiempo por h o por b, los exportadores rafaelinos celebraron en 2017 un mejor año que el 2016 al aumentar casi un 15 por ciento por sus ventas fronteras afuera. No está mal en un país imprevisible que está demasiado expuesto a sus propios demonios como a las tormentas internacionales. 
La Cámara de Comercio Exterior de Rafaela (Cacex) presentó su balance anual respecto al desempeño de las empresas que colocan parte de su producción en el exterior, demostrando que se mantienen competitivas a pesar las oscilaciones de la macroeconomía, el cambio de los costos internos por la inflación, la falta de financiamiento o el elevado costo de la misma y la cotización del dólar que por momentos se retrasa afectando la rentabilidad. 
De acuerdo al informe elaborado por la cámara, los exportadores de la ciudad lograron ingresos por 306 millones de dólares el año pasado, contra los 266 millones del 2015. Explica en buena medida este incremento el mayor valor de la tonelada exportada, que pasó de los U$S 5.726,42 de 2016 a los U$S 7.415. También ayuda que se registró una leve suba de la cantidad de tonelada exportada, que creció de las 51 mil del 2016 a 53 mil del año pasado. 
Según la Cacex, esta suba hace que Rafaela se diferencie notablemente de lo que ocurrió en Santa Fe en donde bajó casi un 2% (se ubicó en U$S 13.554,20 millones), o en el total del país, en donde la cifra final fue apenas positiva en 0.87% (U$S 58.384 millones). 
También resalta el informe que es la primera vez desde 2012 que se observa un aumento del volumen exportado desde Rafaela, aunque de todos modos aún persiste una enorme diferencia puesto que en aquel año se habían enviado 117.000 tn de productos al exterior desde las industrias locales. 
En el análisis por rubro, se advierte un crecimiento extraordinario de Químicos y plásticos con una suba del 24.48% y de alimentos (+ 22.32%), en cambio otros continúan en el tobogán como el sector metalmecánico, que cayó un 11.30%. Con una performance más tímida se observó al rubro de Autopartes, que evidenció un incremento del 6.99%. Al considerar la participación de cada rubro en el total de las exportaciones desde Rafaela, Alimentos continúa siendo el más importante: el año pasado significó el 59% en tanto que autopartes trepó al 34%, metalmecánico 4% y químicos y plásticos un 3%.
En cuanto al destino de las ventas externas de los productos made in Rafaela, Brasil continúa al tope de ese ránking ya que compró en esta ciudad por U$S 61 millones, Alemania en tanto ocupa el segundo lugar con U$S 26 millones y Estados Unidos el tercero con U$S 25,5 millones. Argelia (25,21 m), México (18,75 m), Rusia (17,44 m), Paraguay (14,08 m), China (13,21 m) y Chile (11,09 m) constituyen otros mercados importantes para las empresas locales, que con sus bienes y servicios llegan a 75 países. Un dato adicional para destacar en tiempos muy revueltos en el mercado internacional a raíz de las tensiones entre chinos y estadounidenses es que Rafaela sumó cinco nuevos destinos el año pasado, en algunos casos llamativos:  República de Yemen, Granada, Tanzania, Honduras y Gabón.
Según estimaciones del presidente de la Cacex, Edmundo López, las exportaciones rafaelinas podrían aumentar alrededor del 10% en este 2018. La sustancial devaluación del peso durante agosto mejoró en gran medida la rentabilidad de los exportadores, un estímulo adicional para intentar mejorar sus colocaciones en el exterior. También es cierto que los saldos exportables aumentarán en volumen teniendo en cuenta la recesión que se instaló en la Argentina y que, según los especialistas, podrá durar hasta dos años. 
El anuncio del gobierno para aplicar derechos de exportación de entre 3 y 4 pesos no es nada simpática para quienes buscan clientes en el exterior, aunque es un importe que bien se puede pagar debido al impacto de la devaluación. No obstante, habrá que esperar el reacomodamiento de los costos internos que deben pagar los exportadores, desde los servicios hasta los insumos y los salarios. Otro problema difícil de resolver se produce a partir de las elevadas tasas de interés que hacen muy difícil financiarse en el país. 
Argentina viene de varios años de rojo en la balanza comercial. Con el nuevo escenario se abre la oportunidad para revertir este déficit y que a través de las exportaciones comiencen a generarse dólares genuinos. Una pena que esta situación sea el resultado de una devaluación salvaje que dolorosos costos sociales y no de políticas de promoción. 








Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar